El Atlético de Simeone naufraga en Leverkusen (2-1)

El conjunto rojiblanco y su entrenador volvieron a cometer los mismos errores de siempre y su mala primera parte les condenó a una dura derrota.

David Vinuesa

El Atlético de Madrid tiene un problema muy serio y mal harían dirigentes y aficionados si al mirar al barco rojiblanco solo centran sus críticas en la figura del capitán del navío. Es evidente que la persona que maneja el timón está teniendo un mal año y que algunas de sus decisiones son muy discutibles, pero el once del Atlético de Madrid que Simeone dispuso en Leverkusen ante el Bayer no se puede permitir una actuación como la que tuvo en Alemania.

Está claro que Simeone se está equivocando a la hora de elegir a los hombres que deben coger los remos en el barco, pero es que los remeros solo empiezan a mover los brazos cuando reciben un golpe de mar o cuando ven que el reloj del partido supera el minuto 45. En un equipo en el que el principal lema es "el trabajo no se negocia", no puede haber en el once de cada partido un jugador oculto llamado 'Caraja' y apellidado 'Permanente'.

Simeone ha probado esta temporada con diferentes combinaciones llegando a poner en Vitoria a Marcos Llorente y Héctor Herrera, una pareja inédita que lo pasó igual de mal que la formada en otros partidos por Thomas-Koke, Koke-Saúl, Thomas-Saúl, etc. ¿Y por qué pasa esto? Porque el Atlético de Madrid sistemáticamente regala la primera parte de sus partidos, algo que una vez terminado el encuentro se encargan de recordar ante los medios para después olvidarlo y cometer el mismo error en el siguiente partido.

En Leverkusen falló Simeone y fallaron todos, porque parece poco probable que el argentino al colocar el nuevo 4-3-1-2 con el que saltó al campo les dijese a sus jugadores órdenes como "si te llega el balón controla mal para defender todo el rato" o "si puedes llegar tarde a cada segunda jugada mejor porque me apetece que hoy no marquemos tampoco". Es improbable que el Cholo marque esas directrices, pero quizá debería empezar a sacar el látigo deportivo para eliminar a 'Caraja' del césped.

Con todo lo dicho anteriormente se pueden imaginar cómo fue el partido. Si al inicio hubo buenas sensaciones con Correa jugando por detrás de Morata y Costa, todo cambió en cuanto el Bayer se empezó a comer de cabo a rabo al Atlético de Madrid. Y eso fue muy pronto, para variar. Da igual si juegas con un 4-3-1-2 con un 4-3-3 o con cualquier sistema imaginable porque si tu rival te pasa por los lados como aviones solo hay dos maneras de actuar. Una es coger los remos y remar todos juntos aunque sea a la desesperada y la otra es esperar a ver si esa ola de 15 metros llamada Bayer Leverkusen que te lleva avisando media hora del impacto no destroza el barco en alguna de sus embestidas. El Atlético eligió lo segundo y tiene su navío muy tocado.

Thomas y Hermoso, fallos clamorosos

Thomas y Hermoso se van a llevar muchas críticas porque uno se metió el primer gol en propia puerta en la primera parte y el otro, ya en la segunda, se comió un centro desde la derecha que Volland transformó en el 2-0 a los 55 minutos de partido. Son responsables directos de los goles, pero la verdad es que si no hubiese sido por una cosa, los goles y la derrota hubiesen llegado por otra igual o diferente. El Atlético se mereció el 2-0 inicial, la derrota y el bochorno. Punto.

Sin hacer un partido de sobresaliente, el Bayer sacó los colores a la defensa madrileña, volvió a evidenciar que Koke y Saúl no han dado aún el golpe sobre la mesa que se espera de ellos y también que Diego Costa de titular no aporta a día de hoy absolutamente nada. Estuvo mal hasta Oblak, y con eso lo digo todo sin decir nada más.

Con todo y eso y pese a que parezca una broma, el Atlético estuvo cerca del 2-2 tras quedarse el Bayer con uno menos. Morata marcó el 2-1 en el descuento y en el 94 tuvo un mano a mano con el portero que como pasó en Sevilla y Vitoria falló. Increíble pero cierto. La cara de Simeone en el banquillo lo decía todo. Eso sí, la cara del Cholo también tiene que empezar a ver con sus dos ojos cosas muy evidentes, porque en Alemania volvió a equivocarse en el plan inicial, en algunos cambios y en mantener dentro y fuera del campo a gente que merece cambiar de rol. Si 'Caraja Permanente' debe salir del campo quizá Vitolo podría entrar a ver qué pasa. No pasaría nada por intentarlo, ¿no?

Y poco más se puede decir de Leverkusen. Ante el Espanyol en Liga, nueva prueba y esta vez si los remeros no reman y si el capitán no coge bien el timón puede haber motín social en el Metropolitano.


Ficha técnica

Bayer Leverkusen, 2: Hradecky; Weiser, Tah, Sven Bender, Wendell (Retsos, m.81); Bellarabi, Aránguiz (Baumgartlinger, m.64), Demirbay, Amiri; Havertz y Volland
Atlético de Madrid, 1: Oblak; Arias, Felipe, Hermoso, Lodi (Lemar, m.52); Koke, Thomas, Saúl; Correa (Héctor Herrera, m.70); Diego Costa (Vitolo, m.60) y Morata

Goles: 1-0, m.41: Thomas, en propia puerta; 2-0, m.55: Volland; 2-1, m.93: Morata
Árbitro: Damir Skomina (Eslovenia). Expulsó con roja directa a Amiri (m.85). Amonestó a Weiser (m.50), Tah (m.78) y Bellarabi (m.78), del Bayer Leverkusen; y a Oblak (m.78) y Morata (m.78), del Atlético
Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada del grupo D de la Liga de Campeones, disputado en el Bay Arena de Leverkusen (Alemania) ante cerca de 30.000 espectadores

A continuación