El París Saint-Germain aplasta a un inoperante Real Madrid en la Champions (3-0)

El Fideo firmó un doblete antes del descanso y Meunier hizo el tercero en el descuento. Pobre imagen del Madrid y Courtois, de nuevo en la picota.

Guillermo Domínguez

Serio correctivo del París Saint-Germain al Real Madrid en el Parque de los Príncipes, en el estreno de la fase de grupos de la Liga de Campeones. En un duelo marcado por las numerosas ausencias en unos y otros, una versión light del PSG aplastó a un triste Madrid, que no remató ni una sola vez entre los tres palos (3-0). Un dato sencillamente abrumador. Como lo fue también la imagen que se vio en una y otra portería: mientras Keylor Navas nunca tuvo trabajo, Thibaut Courtois pudo haber hecho más en el primero de los dos goles de Ángel Di María.

Ante las ausencias de Neymar, Edinson Cavani y Kylian Mbappé, el héroe de la noche para los parisinos fue esta vez el Fideo, un ex del Madrid que celebró como nunca su doblete ante los blancos, mientras que Meunier firmaba el tercero ya en el tiempo de descuento, culminando una contra de libro iniciada precisamente por Di María y en la que también participó el otro lateral del equipo, Juan Bernat.

El Parque de los Príncipes era el primer examen serio para el Real Madrid, pero los blancos lo han suspendido con rotundidad. Ni tan siquiera consiguió darle algo de emoción a un partido que evidenció las carencias defensivas del trece veces campeón de Europa. La defensa hizo aguas en todo momento frente a un PSG que fue muy superior en todo momento. Se notaron las ausencias en el conjunto blanco, hasta siete: a las de los sancionados Sergio Ramos y Nacho hay que añadir las de los lesionados Modric, Isco, Asensio, Fede Valverde y Marcelo, el último en caer. Hay un dato que habla por sí solo: el Madrid sigue sufriendo cada vez que falta Ramos porque, las últimas cinco veces que ha faltado el sevillano, el conjunto blanco siempre ha perdido.

Primera derrota para el equipo de Zidane esta temporada. Tras los empates frente al Villarreal y Levante, el Madrid ha hincado la rodilla en su quinto envite del curso, el primero en Champions y también el primero con entidad, antes de las visitas al Sánchez Pizjuán y al Wanda Metropolitano, con el duelo liguero del Santiago Bernabéu ante Osasuna entre medias. Zidane no supo tocar la tecla que cambiase el decorado con el marcador en contra. Sacó el técnico francés el once esperado, con un tridente ofensivo formado por Benzema, Bale y Hazard, que se estrenaba en Copa de Europa con la camiseta blanca, y con James manteniéndose en el once junto a Casemiro y Kroos, que mostraron signos de debilidad en todo momento. Los mismos jugadores que ganaron trece Champions consecutivas, pero más viejos. Y encima sin el lesionado Modric.

Los blancos jugaron con una desesperación tremenda. Entre Pablo Sarabia y Gana Gueye, acompañados por Marquinhos en el medio centro, el dominio del PSG fue total en la sala de máquinas. El Madrid sufría atrás con Militao, demostrando que este traje todavía le queda muy grande, y el PSG no tardó en ponerse por delante en el marcador. Poco antes del cuarto de hora, Di María ajustició a sus excompañeros con un violento zurdazo tras recibir un pase de Bernat. Courtois podría haber hecho más porque la pelota iba a su palo.

Un disparo de Hazard, que lo intentó sin suerte, y una falta de Bale, que acarició el larguero, fueron las únicas ocasiones del Madrid antes del 2-0, de nuevo con la firma de Di María. El Fideo conectó un zurdazo desde la frontal del área y castigó a su rival sin ningún temor a celebrar su doblete pese a su pasado blanco. Sólo un minuto después, el Madrid pudo haber acortado distancias gracias a una gran vaselina de Gareth Bale: sin embargo, el galés había controlado el balón con la mano y el gol fue anulado tras la revisión del VAR. Esa jugada quizá podría haber cambiado el desenlace para los de Zidane. A partir de ahí, Bale fue el único jugador que dio el tipo en el Real Madrid. Pero las apariciones del británico, que está siendo de lo único potable junto a Benzema en las últimas semanas, no fueron suficientes.

No cambió el panorama tras el descanso. Los blancos parecieron salir de vestuarios con algo más de intensidad, pero fue un mero espejismo. En cuanto el PSG se ajustó, volvió a arrinconar al cuadro visitante, incapaz de sacar la cabeza ante la inoperancia general. La sensación era que el PSG podía golear tranquilamente al Madrid.

Di María rozó el hat-trick con una vaselina que se marchó por encima del larguero y Courtois evitó que Sarabia, otro ex del conjunto blanco, marcara el tercero. Tampoco los cambios reactivaron al Real Madrid. Lucas Vázquez sustituyó a un desaparecido Hazard, mientras que Luka Jovic entró por James. El colombiano empezó bien pero se acabaría perdiendo ante la superioridad parisina en el centro del campo.

Cuando el encuentro ya agonizaba, con el Madrid totalmente entregado, los dos laterales del París Saint-Germain firmaron el tercero, tras un contragolpe lanzado magistralmente por Di María que dejó a Meunier y a Bernat en un dos contra dos que el belga acabó transformando, con Courtois ya totalmente vencido. Era la puntilla a un triste Real Madrid, que se vuelve de la capital francesa con el rabo entre las piernas y con muchos deberes por delante.


Ficha técnica

París Saint-Germain, 3: Keylor Navas; Meunier, Thiago Silva, Kimpembe, Bernat; Verratti, Marquinhos (Herrera, m.70), Gueye; Sarabia (Diallo, m.89), Icardi (Choupo-Moting, m.60) y Di María
Real Madrid, 0: Courtois; Carvajal, Varane, Militao, Mendy; James (Jovic, m.70), Casemiro, Kroos; Hazard (Lucas Vázquez, m.70), Benzema y Bale (Vinicius, m.79)

Goles: 1-0, m.14: Di María; 2-0, m.33: Di María; 3-0, m.91: Meunier
Árbitro: Anthony Taylor (Inglaterra). Amonestó a Di María y Bernat, del París Saint-Germain; y a Carvajal y Vinicius, del Real Madrid
Incidencias: Partido de la primera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, grupo A, disputado en el Parque de los Príncipes de París ante unos 40.000 espectadores.

A continuación