Los equipos españoles se juegan mucho dinero en la Champions

Ganar la Champions significa 10,5 millones, más todo lo conseguido previamente. El Athletic tratará de jugar la Europa League.

Dani Ortín

Cerca de finalizar la fase de grupos y todavía queda mucho en juego. No sólo en términos deportivos, sino también económicos. Aunque en la mayoría de los casos, lo uno va ligado con lo otro. En algunos casos, deportivamente no hay nada en juego, más allá del honor del equipo. En otros, además del dinero, están los objetivos puramente deportivos, ya sea pasar como primero de grupo o hacerlo como tercero e ir a la Europa League. Antes de que llegue esa última jornada, en Libertad Digital queremos analizar lo que tiene en juego cada uno de los cuatro equipos españoles.

El Madrid quiere romper el mal fario del pleno

Ya está clasificado para octavos, y además, como primero de grupo. Lo ha ganado todo y tiene a Cristiano Ronaldo en sus filas amenazando a Messi como máximo goleador histórico del torneo. Como primero de grupo que es se asegura, en teoría, un cruce asequible en la siguiente ronda. Y a todo ello, hay que añadir las ganancias cosechadas según lo que informó la UEFA el pasado mes de septiembre. Sólo por participar en la fase de grupos, en concepto de derechos televisivos, patrocinios y demás, el máximo organismo europeo otorga 11 millones fijos a cada equipo. A esos 11 habría que sumar uno más por cada victoria, es decir, que el conjunto blanco ya lleva otros cinco más.

Por tanto, no es cuestión baladí querer cerrar la fase de grupos con pleno de victorias, es decir, con seis millones más en las arcas blancas, que se unirían a los 3,5 que otorgan por pasar a octavos. Sería el equipo con mayores ingresos a estas alturas de Champions, llegando, en caso de ganar al Ludogorets en casa, a los 20,5 millones de euros en tan sólo cuatro meses de competición.

Sin embargo, viendo los precedentes, es posible que el Real Madrid prefiera no ganar este martes al Ludogorets. En caso de hacerlo se convertiría en el sexto equipo que hace pleno de victorias en la fase de grupos. Anteriormente lo hicieron el Milan (92-93), PSG (94-95), Spartak de Moscú (95-96), Barcelona (2002-03) y el propio Real Madrid (dirigido por Mourinho hace tres temporadas). ¿Y qué tienen en común estos cinco equipos? Que tras haber ganado los seis encuentros de la fase previa, y sus correspondientes premios, cayeron eliminados poco después. El Madrid puede romper ese mal fario. O tener en cuenta los precedentes.

El Atlético quiere evitar al Bayern y al Chelsea

El Atlético y el Barcelona están en el mismo camino, aunque los rojiblancos lo tienen algo más sencillo, por cuanto ellos ya son primeros de grupo. Sin embargo, se miden a la Juventus en Turín. El campeón italiano es un rival complicado, aunque puede que un momento dado el empate les valga a los dos. De esa forma, el Atlético sería primero de grupo y la Juve pasaría como segunda. Ganar, un empate e incluso una derrota por la mínima, le vale al cuadro rojiblanco.

Porque entre ser primero y ser segundo de grupo hay una diferencia ostensible. De salida, el dinero, que oscila de no ganar nada en caso de perder, al medio millón por empatar o un millón por ganar. Y luego, la parte deportiva, la que más debería repercutir hoy día en un equipo de fútbol. Ser primero significa evitar a equipos como el Bayern de Múnich, el Chelsea o el Oporto, así como jugar la vuelta en casa. En juego, no sólo los 3'5 millones por pasar a octavos. Después llegarían 3'9 por alcanzar los cuartos, y un rival más sencillo ayudaría a esa causa.

El Barça busca el primer puesto

Gran parte de la temporada de un equipo de champions se apoya en lo que ocurre en la fase de grupos. Ser primero o ser segundo puede significar luchar por la orejona o decir adiós. Esos mismos rivales que evita el Madrid y quiere evitar el Atlético son los que tampoco quiere ver el cuadro azulgrana. Para ello, necesitan ganar sí o sí al Paris Saint Germain, el primer equipo que desvistió al Barcelona esta temporada. Los culés llevan recaudados cuatro millones merced a cuatro victorias.

Y para conseguir el quinto triunfo, el pase a octavos y soñar con regresar a semifinales, ronda que, hasta el año pasado, habían alcanzado en las seis últimas ocasiones consecutivas, los azulgrana se apoyaran en un Messi que sigue engordando sus cifras goleadoras. Es el máximo goleador histórico de la competición, y segundo en la tabla actual con siete tantos, a dos del pichichi, Luiz Adriano (Shakhtar). Otra brava actuación suya el miércoles conduciría a los de Luis Enrique a su primer gran objetivo.

Al Athletic le queda la Europa League

Los leones consiguieron su objetivo a final de agosto cuando pasaron la ronda previa y accedieron a la fase de grupos. Desde entonces, sólo malas noticias hasta que por fin ganaron en la última jornada. Ya, sin opciones, los de Valverde ponen sus miras en el segundo torneo, en la Europa League.

Allí, los premios no son tan suculentos. Aunque sí hay un gran aliciente final, pues ganar la Europa League significa jugar la Champions la temporada siguiente. Ése es el gran premio, el gran incentivo que ha puesto la UEFA este año, y al que el Athletic puede llegar si no pierde su último partido ante el BATE Borisov bielorruso. Así se aseguraría el tercer puesto.

Gran diferencia económica

Si el cuadro vasco acaba tercero jugaría la Europa League entrando directamente en dieciseisavos. Si pasa a octavos ganaría 350.000 euros; 450.000 si llega a cuarto. Un millón por entrar en semifinales, y 2,5 por jugar la final. Cinco si gana.

Económicamente, claro está, muy lejos de los 4,9 que da la UEFA a los que lleguen a semifinales en Champions; que serían 6,5 si llega a la final y 10'5 si la gana. Ahora mismo, al premio máximo sólo aspira el Real Madrid en toda Europa, que sería de un total de 37,4 millones. La Champions es un premio tan importante en lo deportivo como en lo económico. Y ser primero o segundo en tu grupo puede marcar el camino.

A continuación