Luis Enrique, Messi y el cambio pactado antes del clásico

El entrenador y el delantero se mostraron molestos por la polémica surgida tras la negativa del argentino a ser sustituido.

Libertad Digital

Fue la escenificación de algo pactado previamente en el vestuario del Barcelona. Después de que se negase a hacerlo ante el Eibar en Liga, Leo Messi fue sustituido por Luis Enrique en el encuentro de Liga de Campeones ante el Ajax. De esta manera, técnico y jugador trataban de poner fin con un cambio escenificado a la polémica surgida por el poder del argentino dentro del vestuario.

"Tenia previsto cambiar a los jugadores, siempre y cuando el resultado fuera el deseado. Intento tomar decisiones positivas para el equipo", afirmó el entrenador asturiano, molesto con la interpretación de lo sucedido por parte de la prensa.

En una de las preguntas, le comentaron que esta semana tendría que escuchar frases como "los cambios casi cuestan la derrota a Luis Enrique". El técnico respondió con cierta ironía: "Las malas interpretaciones siempre aparecen cuando llega el clásico ¡Qué casualidad", ha concluido.

En este sentido, negó rotundamente que en el último tramo del partido sus jugadores ya tuvieran la cabeza en el Real Madrid: "No han pensado antes de hora en Madrid. Los partidos van y vienen. Hemos perdido demasiados balones que han dado a lugar al descontrol. Podríamos haber mejorado la presión en la segunda parte, pero el rival también te puede generar alguna que otra ocasión".

Quedaba por hablar Messi. Poco acostumbrado a hacerlo, esta vez decidió responder a las preguntas de los periodistas para dar su apoyo a Luis Enrique. "Se dijeron muchas cosas estos días, pero Luis Enrique es el técnico y me puede quitar cuando quiera". En cuanto al récord de goles de Zarra, el argentino le restó importancia y reconoció que "eso es lo menos importante, lo que importa es hacer un buen partido", aunque destacó que "queda mucha Liga todavía".

A continuación