El Atlético sueña en Europa

Diego Costa, en dos ocasiones, Arda Turan y Raúl García completaron un partido histórico para estar en los cuartos de final de la Champions.

José Miguel de Pedro

17 años después, el Atlético de Madrid vivió la gloria de entrar en el Olimpo de los ocho mejores equipos europeos, abrazado a su enorme compromiso y una convicción es sí mismo, que borró del mapa a un decadente AC Milan (4-1). El conjunto colchonero vivió una de esas noches que siempre se recordarán, la noche que escribió su nombre con mayúsculas en Europa arrasando a uno de los equipos más legendarios del torneo.

Tenía dos opciones el Atlético. Podía haber comenzado el partido especulativo, consciente de la ventaja de la ida, dejando hacer al Milan. Sin embargo, eligió la segunda opción. Arropados por el empuje del Calderón de las mejores noches, los colchoneros entraron al choque con el mazo y una superioridad atosigadora. Tres minutos habían transcurrido cuando Koke recogió el balón en la esquina del área y colocó un centro perfecto ante el despiste de Ramí. Lo difícil fue lo que hizo Diego Costa, que mostró otro de sus múltiples recursos con un remate en un escorzo monumental que adelantó a su equipo.

Fueron los minutos del delantero colchonero, que movió a su antojo a los defensores italianos y provocó el pánico cada vez que caía a banda. Parecía que el examen se iba a aprobar con sobresaliente. Pero este Atlético necesita a menudo agarrase a la épica para no salirse del partido. Porque lo que vino después fue un imprudente paso atrás rojiblanco, con vistas a machacar al contragolpe. El Milan, ese equipo completamente alejado de la excelencia que refleja su historia, vio un rayo de luz donde hasta entonces solo había nubarrones. Creyó que podía intimidar y, en un despiste defensivo del Atlético, Poli asistió a Kaká - en su enésima resurrección- para que el brasileño ganase la posición a Juanfran y cabecease a la red de Courtois.

Por primera vez, los de Simeone parecieron sentir todo el vértigo y la tensión de verse a las puertas de los cuartos de final. Creció el Milan y asustó. Porque en pleno golpe del Atlético, Kaká tuvo un cabezazo solo dentro del área para dar la vuelta al marcador. Pero hablar de este Atlético es hacerlo de su carácter y el enorme compromiso con su idea futbolística. Tardó en responder, pero fue demoledor cuando lo hizo. Raúl García hizo una espectacular dejada para el disparo de Arda Turan que, tras golpear en Ramí, se coló en la meta visitante.

Control, dominio y vendaval

La segunda mitad fue un ejercicio de control, de dominio y de autoridad, reflejados en la enorme labor de Gabi y Raúl García. El capitán volvió a tirar de su equipo cuando llegaron las dudas, dominó a su antojo en centro del campo frente a los carentes de creatividad De Jong y Essien. Y el navarro fue el eje perfecto para la presión, para dar equilibrio a su equipo y para machacar en cuanto se presentó la ocasión. Pudo el propio Gabi marcar el tercero en un contragolpe pero su disparo se estrelló en el poste. Quien no falló fue Raúl García. Otra asistencia de Koke en una falta lateral permitió al navarro cabecear picado a la red.

Poco más se pudo decir del Milán, solo que el peso de esa camiseta pareció no herir su orgullo. Rendidos ante lo evidente, permitieron que Diego Costa desatase el delirio del Calderón con un disparo cruzado dentro del área. Y la noche se cerró con el sello de ese recuerdo imborrable, de esa fiesta en el día en el que el Atlético empezó a soñar en Europa agarrado a una ilusión inquebrantable.

Ficha técnica

Atlético de Madrid, 4: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe; Arda (Cristian Rodríguez, m. 78), Gabi, Mario, Koke (Diego Ribas, m. 82); Raúl García (Sosa, m. 72) y Diego Costa.
Milan, 1: Abbiati; Abate, Rami, Bonera, Emanuelson; Essien (Pazzini, m. 69), De Jong (Muntari, m. 79); Poli, Kaká, Taarabt (Robinho, m. 46); y Balotelli

Goles: 1-0, m. 3: Diego Costa remata de forma acrobática un pase fenomenal de Koke. 1-1, m. 27: Kaká cabecea un centro desde la banda derecha. 2-1, m. 40: Arda Turan, con un tiro desde fuera del área desviado al tocar en Rami. 3-1, m. 70: Raúl García cabecea una falta lanzada por Gabi. 4-1, m. 86: Diego Costa culmina una jugada individual con un tiro cruzado.
Árbitro: Mark Clattenburg (Inglaterra). Amonestó al local Raúl García (m. 4) y a los visitantes Rami (m. 7), Balotelli (m. 47+) y Bonera (m. 70).
Incidencias: partido de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 53.000 espectadores. Ambos equipos lucieron brazaletes negros en memoria de las víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

A continuación