Tyson Fury retiene el título del peso pesado tras noquear a Deontay Wilder en el undécimo asalto

El boxeador británico cayó dos veces a la lona antes de ganar por K.O.

Libertad Digital

El boxeador británico Tyson Fury mantiene el título del peso pesado del Consejo Mundial de Boxeo, tras noquear al estadounidense Deontay Wilder en un combate en el que se levantó de la lona dos veces antes de ganar, en el undécimo asalto, de una fascinante velada en el T-Mobile Arena de Las Vegas.

Esta tercera pelea entre los dos púgiles fue sin duda la más intensa y emocionante con un total de cinco caídas entre ambos. Wilder fue el primero en recuperarse después de desplomarse ante algunos golpes de castigo del ‘Rey Gitano’.

Wilder no solo sobrevivió al tercer asalto, sino que dio la vuelta a la pelea en la siguiente sesión con su famoso derechazo atacando a Fury por partida doble. Y pasó a ser el británico el que resistió para retener su récord invicto. Pero los esfuerzos pasaron factura a Wilder y Fury recuperó su posición de dominador para tomar la ventaja en la etapa intermedia, igualando las caídas en el décimo asalto antes de que una ráfaga imparable en el penúltimo pusiera fin a la pelea.

"Fue una gran pelea, digna de las mejores trilogías. No pondré ninguna excusa, Wilder es un gran luchador; siempre digo que soy el mejor luchador en el mundo y él es el segundo. No dudes nunca de mí. Cuando las cosas van mal, siempre puedo cumplir", dijo Fury tras el combate.

Wilder tenía pocas posibilidades de darle la vuelta al resultado y recuperar el título que perdió hace 20 meses, cuando quedó ensangrentado después de una salvaje paliza de Fury, que estaba haciendo la primera defensa de esa corona. Algunos expertos esperaban que la trama del segundo combate fuese similar al primero en diciembre de 2018, que terminó en un polémico empate, pero la exhibición de Wilder, aliada con su fortaleza, lo marcó como uno de los combates que pasarán a la historia del deporte.

Wilder con una marca de 42 victorias (41 KOs), 2 derrotas y 1 empate, había ejercido su derecho a un tercer encuentro con Fury (31-0-1, 22KOs) con un árbitro, esta vez, estadounidense, frustrando las esperanzas del británico de un enfrentamiento doméstico contra Anthony Joshua este verano.

Fury acortó notablemente la distancia antes de poner a su oponente contra las cuerdas en el tercer asalto con un golpe en la sien, un par de golpes fuertes y Wilder se desplomó al suelo. El americano pareció ser salvado por la campana cuando mejor estaba Fury pero, sorprendentemente, el excampeón cambió el rumbo con una derecha recta que ha noqueado a muchos de sus antiguos enemigos pero que solo acabó con Fury en el suelo, para que posteriormente acabara levantándose

Fury, que pesaba 39 libras más en el pesaje del viernes, cayó al suelo nuevamente pero regresó con fuerza en el quinto asalto, con un doble jab y un derechazo que obligó a Wilder a aguantar las embestidas. En las rondas seis, siete y ocho, los tiros más duros y la mayor tasa de trabajo vinieron de Fury, recuperado por completo de sus caídas. Wilder, sangrando, cayó de rodillas en el décimo asalto después de otro derechazo.

Una brutal ráfaga de Fury y un tremendo derechazo final enviaron a Wilder de cara a la lona. Fue la novena y última caída en su trilogía de peleas y la más decisiva, ya que el árbitro Russell Mora inmediatamente señaló la interrupción del combate al minuto y 10 segundos del penúltimo asalto.

A continuación