Dejan Tomasevic, en esRadio: "Si FIBA y Euroliga no se arreglan, el baloncesto no va a crecer"

El histórico pívot serbio pasó por ‘Tirando a Fallar’ repasando el completísimo anecdotario de su extensa carrera.

José Manuel Puertas

El ex jugador serbio Dejan Tomasevic, pieza clave de la selección yugoslava de la posguerra, así como antiguo jugador de Valencia Basket y Baskonia, pasó este domingo por Tirando a Fallar, el programa temático sobre baloncesto de esRadio en el cuarto episodio del serial ‘Memorias de Belgrado’.

El pívot recordó el extenso anecdotario de su brillante carrera, comenzando por su cambio de equipo en Belgrado en una época en la que, entiende, era más fácil de hacerlo que ahora. "Cuando me fui del Estrella Roja al Partizan en 1995 ya era algo raro, pero ahora es mucho más difícil. Ahora no lo haría con lo que sé. Pero también digo que fue el movimiento más importante de mi carrera", expuso. Además, contó una curiosa anécdota sobre sus orígenes: "jugué al fútbol unos meses en el Partizan y luego estuve cinco años en Estrella Roja, el equipo de mi familia. Creo que debo ser el único que ha jugado fútbol y baloncesto en Partizan y Estrella Roja", sonrió. Igualmente, dijo que "la rivalidad Estrella Roja-Partizan es parecida a la de Olympiakos y Panathinaikos en Atenas, con la diferencia es que en Serbia la policía es mucho más estricta. En Grecia no hay tanta policia... es quizá más peligrosa", aseguró el que también fuera jugador del Panathinaikos. Ya fuera del baloncesto, quiso hacer un alegato por su ciudad, aclarando que "Belgrado es una de las mejores ciudades de Europa. Después de lo que pasó en los 90, cuando todo el mundo hablaba mal de Belgrado y de Serbia, queremos demostrar que no es así".

tomasevic.jpg
Tomasevic puja por el rebote con Jorge Garbajosa en un partido de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004

Sobre su experiencia en España, comenzando en el TAU Vitoria, admitió que le "costó arrancar, porque empezar con Dusko Ivanovic no es fácil". Sobre el técnico montenegrino, dijo que "es duro, pero cuando asumes que él es así y eres capaz de aguantarlo, mejoras muchísimo. Aquel fue el mejor equipo de mi carrera, sin duda".

Tanto en Vitoria como posteriormente en Valencia, donde jugó tres años, formó una inolvidable pareja con el argentino Fabricio Oberto, sobre la que mostró su certeza de que hoy seguiría siendo exitosa. "No tengo ninguna duda de que ‘Fabri’ y yo podríamos seguir jugando hoy juntos. Era un jugador muy listo, con mucha movilidad. Tendríamos ventaja para jugar interior, sería fácil", argumentó.

En la entrevista lógicamente también se habló sobre su glorioso pasado con la selección yugoslava primero, y serbia después, contando una curiosa anécdota, ya como veterano. "En 2005 le prometí a mi mujer que ese verano descansaría. Iba en coche al mar, a Grecia, y me llamó Obradovic que era el seleccionador. Le había dicho que no a la selección y lo había entendido, pero me dijo que me necesitaba. Hice un cambio de sentido. Y es que a Zeljko no puedes decirle que no", rememoró. De hecho, sobre el técnico de Cacak, dejó claro que "cada jugador que ficha por Obradovic debería pedirle su número de cuenta e ingresarle un 50% de su sueldo, porque va a mejorar seguro con él".

Tras acabar su etapa como jugador, Tomasevic trabajó durante años para la Federación Serbia, inicialmente como vicepresidente de competiciones y luego ascendiendo al cargo de secretario general. De hecho, fue incluso candidato a la presidencia de la FIBA, dejando claro que su primer objetivo hubiera sido llegar a un acuerdo con la Euroliga. "Me molesta que no hablen. Es una barbaridad que coincidan selecciones y Euroliga. Cuando empecé mi candidatura dije que hablaría con ellos cada día hasta que hubiera solución", expuso, asegurando que "si esto no se soluciona, el baloncesto no va a crecer". Además, cuestionado por el que fuera secretario general de FIBA entre 1976 y 2002, el polémico ‘Bora’ Stankovic, declaró sentir "orgullo por mi amistad especial con él. Hablábamos mucho. Seguro que fue patrón del baloncesto yugoslavo, pero prometo que nunca ayudó a Serbia contra otros ni a hacer nada ilegal", zanjó.

A continuación