El Real Madrid aplasta al Fenerbahce en el adiós de Campazzo a la Euroliga (94-74)

El Facu firmó siete puntos y 12 asistencias. El domingo jugará su último partido con la camiseta blanca ante el Baxi Manresa.

Libertad Digital

El Real Madrid ha vencido por 94-74 al Fenerbahce en la décima jornada de la Euroliga celebrada en el Wizink Center, imparable en su racha y juego para mirar ya a las primeras posiciones de la tabla, una paliza que apunta a la despedida europea de Facundo Campazzo del cuadro blanco para irse a la NBA.

El argentino tendrá el teléfono ardiendo en unas horas cuando se abra el mercado de agentes libres de la NBA. Su propio representante reconoció en la previa la más que posible marcha de uno de los mejores jugadores de Europa si no el mejor. El Facu firmó 7 puntos y 12 asistencias para liderar la quinta victoria seguida del Madrid en Euroliga, la décima en total.

El cuadro blanco repitió un guion parecido al del miércoles ante Maccabi: fuerte defensa y acierto de tres para abrir brecha de inicio. Con un marcador favorable y las buenas sensaciones del momento que atraviesa, el Madrid pudo lidiar con el cuadro turco sin problemas. Los de Laso, con Abalde en su mejor versión de blanco (17 puntos), aprietan ya por el 'Top 4', con un 6-4. Randolph fue ese artillero inicial desde el triple, pero la clave fue la defensa. A Fenerbahce le costó la vida anotar, con los tapones y la intimidación de Tavares y una defensa intensa a coro con los gritos de Laso que tan bien se oyen sin público. El cuadro turco reaccionó en el inicio del segundo parcial, con un 0-6 de regreso, pero el tiempo muerto local devolvió la línea correcta.

El Madrid se marchó de 16 puntos (34-18) con buena aportación de Abalde. Faltaban los puntos de Campazzo pero el base se dedicó a repartir juego con nueves asistencias en el primer tiempo. Muhammed y Barthel fueron el paraguas visitante, que trató también de defender más y mejor, para lograr agarrarse tímidamente al partido con mucho aún por jugarse (49-36).

Aún la desventaja exigía un partido que este Fenerbahce no parece tener dentro, lejos de sus mejores tiempos, menos aún sin el lesionado Nando de Colo. Además, los puntos del Facu no iban a faltar en el día de su posible despedida. El base argentino volvió anotador tras el descanso y disfrutó quizá por última vez de su perfecta conexión con Tavares. Abalde siguió con su serio partido y el Madrid dio la estocada final (72-48).

Así quedaron sin historia los últimos 10 minutos, pendientes eso sí de Rudy Fernández tocado de su espalda. Los turcos siguen sin dar caza a la zona de playoffs (4-6) y el Madrid no se baja de su tren de alta velocidad. Ahora, está por ver si quien se baja es su maquinista, un Campazzo que después de una decena de títulos parece querer probar la conocida como mejor liga del mundo.

A continuación