La unión de dos leyendas: Sasha Djordjevic entrenará a la Virtus de Bolonia

El seleccionador serbio vuelve a los banquillos doce meses después, a los mandos de un histórico del baloncesto venido a menos en los últimos años.

José Manuel Puertas

Un año después de sentarse por última vez en el banquillo de un club europeo, el serbio Aleksandar Sasha Djordjevic vuelve al trabajo diario, después de haber alcanzado un acuerdo con uno de los clubes más míticos del baloncesto del Viejo Continente, la Virtus de Bolonia. Así lo anunció ayer el club transalpino, tras la destitución de su hasta ahora entrenador, Stefano Sacripanti.

Djordjevic no había vuelto a entrenar a nivel de clubes desde que en marzo de 2018 fuera despedido del Bayern de Munich tras caer en las semifinales de la Eurocup. El que fuera base del Real Madrid y el Barcelona ya tiene una amplia experiencia en la Lega italiana, pues anteriormente ejerció como primer entrenador en el Benetton de Treviso y el Armani Jeans Milán. También jugó en Italia, curiosamente, entre otros equipos, en el gran rival histórico de su nuevo club, la Fortitudo de Bolonia, por lo que el serbio volverá a saber en Bolonia lo que es defender dos escudos enfrentados, como en el caso de Barça y Real Madrid.

Lo que no ha dejado Djordjevic en estos años es su cargo como seleccionador de su país, que ostenta desde 2013 y que ahora compatibilizará con la Virtus. El pasado 24 de febrero Serbia obtenía su billete para la Copa del Mundo de este verano en China, al imponerse a Israel por 97-76 en un partido jugado en Belgrado. Cabe recordar que los plavi son los vigentes subcampeones mundiales y olímpicos, todo ello con Djordjevic al mando.

Respecto a su nuevo equipo, es sin duda uno de los gigantes del pallacanestro. Con 15 Ligas, 8 Copas y 2 Copas de Europa en sus vitrinas, ha pasado por años muy malos, incluyendo un descenso a la Serie 2 de la Lega, y ahora intenta reverdecer laureles. En el campeonato italiano marcha en la décima posición, con diez victorias y once derrotas, mientras que en la Champions League de la FIBA jugará este miércoles el partido de vuelta de la eliminatoria de octavos de final, tras empatar en la ida a 74 con el Le Mans francés en tierras galas.

Para los nostálgicos del baloncesto, la unión entre Djordjevic y la Virtus podría ser la fórmula del éxito para que el histórico club vuelva a sus niveles pretéricos. Ahora falta por ver si la realidad supera o no a la ficción.

A continuación