El Unicaja acusa las bajas en Moscú y pierde su condición de invicto en la Euroliga

El equipo malagueño plantó resistencia en Moscú pese a las bajas de Markovic, Stefasson y Carlos Suárez.

LD / Efe

El Unicaja puso fin a su racha de tres triunfos consecutivos en la Euroliga al perder (95-85) en la cancha del CSKA de Moscú, al que plantó resistencia a pesar de las bajas del base serbio Stefan Markovic, del escolta islandés Jon Stefasson y del alero Carlos Suárez.

El equipo malagueño se presentó al partido igualado con tres victorias con el conjunto ruso, que ahora lidera en solitario la clasificación del Grupo B tras la cuarta jornada. Los de Joan Plaza siempre fueron por debajo en el marcador ante un rival en el que sobresalió el base serbio Milos Teodosic, con 27 puntos y diez asistencias.

En el primer cuarto, el Unicaja intentó mantenerse en el encuentro con una fuerte defensa y rápidas transiciones, aunque el CSKA de Moscú apretó desde todos los puntos y pareció inaccesible (29-21). El conjunto ruso no dio tregua (42-28, minuto 15), con Teodosic inconmensurable anotando desde la línea de triples (12 puntos) y asistiendo (seis) ayudado por el alero estadounidense Sonny Weems, quien logró catorce puntos.

El Unicaja tuvo muchos problemas para defender a estos dos jugadores y en ambas zonas sufrió, tanto en el rebote como en el juego interior. Solamente el alero lituano Mindaugas Kuzminskas (once puntos) y el base uruguayo Jayson Granger (nueve puntos) pusieron su impronta en el parqué del Palacio de los Deportes moscovita (52-39, minuto 20).

El Unicaja no se rindió y empezó a funcionar tras el descanso y a recortar distancias con los triples del escolta estadounidense Ryan Toolson y el liderazgo de Granger, que cogió el mando en ataque (61-56, minuto 25). El CSKA de Moscú se vio en peligro y su técnico, el griego Dimitris Itoudis, pidió un tiempo muerto para calmar y aplacar a su equipo, lo que le vino bien porque Teodosic cerró el cuarto con un triple (72-66).

Los últimos diez minutos fueron vibrantes y emocionantes con un Unicaja volcado (75-71, minuto 31) y un conjunto ruso liderado por Teodosic. El encuentro entró en unos instantes finales con superioridad del CSKA, que tuvo más acierto en sus ataques y que cerró el enfrentamiento con diez puntos de ventaja (95-85).

A continuación