El Real Madrid barre al Estrasburgo y mantiene su marcha inmaculada

El balear, que no jugó el pasado domingo ante el Bilbao Basket, fue el mejor en Francia con 24 puntos y 28 de valoración.

Libertad Digital

Diez partidos, diez victorias. Es la espectacular trayectoria del Real Madrid esta temporada, habiendo ganado todo lo que ha jugado hasta el momento. Su última víctima ha sido el Estrasburgo, la cenicienta del grupo B de la Euroliga.

El equipo galo, en el que milita Alexis Ajinça -una de las sensaciones de la selección francesa que el pasado mes de septiembre se proclamó campeona en el Eurobasket de Eslovenia-, no fue rival para los blancos, que desde el primer momento impusieron su autoridad en la pista del Rhenus Sport.

El mejor de la noche fue Rudy Fernández, que firmó un auténtico partidazo al acabar con 24 puntos -anotando cinco triples de nueve intentos- y 28 de valoración. Por la formación local, que dirige el seleccionador francés, Vincent Collet, sólo Ajinça dio la talla con 17 puntos y 24 de nota general.

Las manos rápidas de los madridistas a la hora de defender y robar balones y el acierto de Nikola Mirotic y, sobre todo, de Rudy dieron las primeras ventajas claras al club blanco con un 10-20 en los primeros seis minutos. Pablo Laso hizo las primeras rotaciones dando juego a Sergio Rodríguez, Carroll y Slaughter. Esta vez el Madrid, al contrario de lo que suele ocurrir, no mejoró con Rodríguez al mando y los franceses, con Ajinça de líder, recortaron distancias hasta ponerse a sólo dos puntos al comienzo del segundo período (28-30).

Sin embargo, el Madrid tiene tal seguridad en sí mismo esta temporada que sus jugadores no se pudieron nerviosos, se aplicaron de nuevo en defensa, en los tiros triples y, de la mano de Rudy, Carroll y Llull, ya lograron su máxima diferencia a un minuto para el descanso: 15 puntos (31-46). Aún Carroll tuvo la ocasión de conseguir la última canasta antes del intermedio, pero le faltó una décima, pues lo hizo sobre la bocina. En los primeros 20 minutos, Rudy fue el mejor de los blancos con 19 puntos y 20 de valoración y Ajinça en los franceses con 11 puntos y 15 de nota general.

En la primera jugada de la reanudación, Llull, otro de los destacados, aumentó inmediatamente la diferencia con un triple (31-49). Y Darden, Bourousis y, cómo no, Rudy siguieron su camino de tres en tres hasta cobrar 28 de ventaja (35-63) en el minuto 24 y obligando al seleccionador galo y entrenador del Estrasburgo a pedir un tiempo muerto, ya que veía que el choque no solamente se le iba de las manos, sino que la derrota podía ser histórica.

Solamente Ajinça y la zona posterior mantuvieron a los alsacianos en el partido, aunque el parcial de 17-8 favorable a los visitantes dejó ya sentenciado el choque: 45-71, al final del tercer cuarto. El último cuarto iba a servir de poco. El Madrid se relajó, sus números empeoraron levemente y el Estrasburgo se hizo con ese último parcial (27-22). Un magro consuelo, porque los españoles siguen al frente del grupo B y los franceses en el fondo sin conocer la victoria.

A continuación