Juan Pedro Domecq: "Este Gobierno nos ha estado maltratando a los ganaderos y a la tauromaquia por motivos políticos"

El ganadero comentó en esRadio la situación de la tauromaquia y habló de su base de datos con más de 40.000 animales.

esRadio

Más de noventa años lleva en la familia Domecq el emblemático hierro del duque de Veragua. Con una antigüedad que se remonta a finales del siglo XVIII, los toros del duque siempre fueron los preferidos de las figuras de todas las épocas del toreo. Actualmente, el cuarto Juan Pedro Domecq sigue criando los preferidos por los ases de la tauromaquia.

Juan Pedro Domecq Morenés (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1968) es uno de los criadores de toros más prestigiosos en la cabaña brava. Actualmente, además, ejerce como vicepresidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia (UCTL) y junto con su presidente, Antonio Bañuelos, se reunió con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. En el programa Es Toros de esRadio, el ganadero andaluz aseguró que "hay una predisposición del ministro que, eliminando el motivo ideológico, representa a todos los ganaderos y agricultores españoles". Las palabras de Planas fueron "reconfortantes".

"Yo le insistí en que esta es la ganadería extensiva, en términos económicos, más importante de España y que el apelativo de lidia deben olvidarlo desde un punto de vista político" contó el ganadero que espera que esas "palabras de ánimo" del titular de Agricultura, Pesca y Alimentación "no se queden sólo en palabras".

Sin embargo, pese a los buenos gestos de Luis Planas o de otros ministros taurinos como Carmen Calvo o José Luis Ábalos, Juan Pedro no tiene la mejor opinión del Ejecutivo que comanda Pedro Sánchez. El criador de toros bravos cree que "este Gobierno nos ha estado maltratando a todos los ganaderos y a toda la tauromaquia en general por motivos exclusivamente políticos". Para el ganadero "eso es una tristeza" y explicó que "la tauromaquia es la expresión artística y cultural más importante de este país y eso lo han obviado simplemente por motivos políticos".

Sobre el momento que vive el mundo del toro el ganadero dijo que "tristemente es muy difícil ser optimista". "No son momentos óptimos y mantener la ilusión cuando te estás jugando tu patrimonio es tremendamente difícil. Ahora mismo nos lo estamos jugando de verdad y lo estamos perdiendo", señaló Juan Pedro Domecq. "Ser ganadero es una quimera absoluta y esperemos que seamos capaces de aguantar", añadió.

juan-pedro-las-ventas-david-de-miranda.jpg
David de Miranda con el toro 'Molador' en Las Ventas.

Domecq destacó que esa es "la realidad" del campo bravo español aunque le gustaría que "fuera otra". "No sólo por lidiar sino cómo se lidia y a qué precios uno es capaz de conseguir vender sus toros. Hay un grandioso problema porque hay un excedente en el mercado terrible y hasta que haya una adaptación de oferta y demanda los precios no se acomodarán", explicó.

Por este motivo el criador de toros aseguró que "sin duda el gran damnificado es el ganadero". "Tiene un producto que es perecedero, hay que pagar sueldos y alimentar toros todos los días", dijo. Estos "costes fijos que el torero o el empresario no tienen" los tiene que asumir el ganadero. "En el estamento taurino nadie tiene duda de que el que está sufriendo de una forma dramática es el ganadero, yo lo que creo es que hay un riesgo de que se pierda una genética insustituible y al final corremos el riesgo de que la tauromaquia desaparezca por falta de materia prima, ese riesgo existe", advirtió. Juan Pedro Domecq cree que es "lo más dramático: si yo estoy sufriendo imagínese todos los demás ganaderos".

Pese a todo el criador de toros bravos mantiene una pequeña ventana de esperanza que es "que se ponga la rueda en movimiento". El ganadero cree que "es fundamental" que se empiecen a dar festejos taurinos. "Con la rueda ya nos iremos adaptando, se harán esfuerzos, cada uno lo que pueda, pero volverá a hablarse de toros y la afición, que es la base de este espectáculo, volverá a ir a las plazas en la medida que nos dejen", indicó. También pidió que "esta maldita pandemia se acabe y que podamos disfrutar todos los que nos apasiona la tauromaquia de ella y nos podamos agarrar a un futuro ilusionante".

Sobre la eliminación del segundo hierro de la casa, Parladé, el ganadero dijo que "ahora mismo es un hierro que no hierra, es un hierro vacío". Juan Pedro Domecq señaló que "es imposible y en estos tiempos" y que fue una "bendita decisión". "No se pueden tener dos ganaderías cuando encima estoy recortando ampliamente mi ganadería principal. Hay que adaptarse a los tiempos que a uno le toca vivir y no vivir de los sueños porque uno quebraría y entonces no habría ni ganadería", sentenció.

Genética a base de algoritmo: el toro del futuro

El toro del futuro se está creando en la sierra de Sevilla donde se encuentra el cuartel general de Juan Pedro Domecq en la finca Lo Álvaro. Su padre, Juan Pedro Domecq Solís, fue uno de los ganaderos que más ha influido en la crianza del toro desde que tomó las riendas de esta emblemática casa ganadera. Su hijo ha mantenido ese legado llevando esas enseñanzas al siglo XXI. Gracias a este proyecto puede acceder a una base de datos con más de "40.000 animales".

domecqportada.jpg
Juan Pedro Domecq Solís

"Yo lo que he hecho es numeralizar todos los criterios que mi padre tenía en variantes alfanuméricas. Es intentar tener una base de datos totalmente numérica. Ese paso ya se ha dado. Quedan los resultados de ese paso que es donde interviene la inteligencia artificial utilizando modelos econométricos que te permiten, con cuatro o cinco criterios, crear modelos de comportamiento", contó el ganadero.

Juan Pedro Domecq señaló que "en los criterios que he considerado más importantes he cambiado la base de puntuación y en lugar de hacer una base diez, porque era una base prácticamente sesgada, hacer una base cinco para diferenciar de una forma más clara, sencilla y determinante el bueno del malo". Por ese motivo ahora tienen el toro "extraordinario, el bueno, el menos bueno, el regular y el malo". "Cuando los tiempos mejoren, seguiremos invirtiendo en todo lo que la IA puede ayudar a mejorar en la selección genética", apuntó.

Sin embargo la labor del ganadero seguirá siendo "identificar en qué criterios quiere priorizar" ya que "los ordenadores lo que sirven es para ayudar a mejorar esa selección" y que gracias a este sistema "se podrá buscar con más ahínco y con mayor éxito lo que uno necesita". Juan Pedro remarcó: "Ese es el modelo que estoy creando y espero en el futuro ver resultados que me ayuden a seguir buscando de una forma más eficiente el toro que uno sueña".

toro-juan-pedro-las-ventas.jpg
El toro 'Molador' en Las Ventas

Aunque con la ayuda de la inteligencia artificial y las matemáticas se pueda acercar el ganadero a la creación del toro perfecto Juan Pedro Domecq dio las claves de lo que hace imprevisible el comportamiento de un toro bravo en la plaza. El ganadero contó que "hay factores exógenos que influyen siempre en comportamiento como es la sanidad, el medio ambiente, los propios días, incluso el tiempo, el viento y todo eso lo descontrola". A estos factores unió el "estrés que sufre el toro y que muchas veces no lo valoramos". Es algo "crítico" ya que "muchas veces cuando se llevan los toros a las plazas sufren un estrés tremendo".

Por este motivo Juan Pedro Domecq destacó: "El éxito depende de muchos factores y en esos factores exógenos que uno no los controla. Los días de éxito por eso son tan complicados porque se tiene que unir el comportamiento genético de un animal, el comportamiento de un torero, que sus artes se adapten al animal y luego el momento exterior: el viento, que no llueva, que el toro esté en su sanidad perfecta y que haya descansado. Por eso son un milagro".

Doblete en Sevilla… si la Junta lo permite

En las últimas semanas los rumores que vienen desde la capital andaluza y de la Maestranza es que si la Junta de Andalucía permite dar toros con un 50% de aforo la empresa Pagés dará festejos esta primavera y también en la mini feria de San Miguel. En este adelanto de carteles ha llamado la atención de los aficionados el doblete de algunas ganaderías del gusto de las figuras. Una de ellas es Juan Pedro Domecq.

maestranza-de-sevilla.jpg
La plaza de toros de La Maestranza.

El ganadero salió al paso de esta cuestión asegurando que "uno está donde tiene que estar, justificado porque sus resultados son mejores que los de otros. Si no, uno no estaría, la vida pone a cada uno en su sitio". Juan Pedro también dijo: "Siempre acepto cualquier tipo de crítica, cualquier tipo de visión subjetiva, pero yo lo que trabajo es para que mis toros den el máximo espectáculo y lo demanden las grandes figuras del toreo. Eso es un refrendo de que lo que hago sigue teniendo una valoración que uno estima y es que las grandes corridas pidan mis toros para triunfar".

"No nos olvidemos que el primero que quiere triunfar es un torero y lo que busca es la bravura que más se adapta a sus condiciones y los toros que más posibilidades las dan", afirmó el ganadero. Uno de los avales con los que cuenta la ganadería andaluza es su regularidad y el interés de las figuras por lidiar los juampedros. En este sentido Juan Pedro Domecq aseguró que "los resultados de esta ganadería a lo largo de toda su historia es que todas las grandes faenas de todas las temporadas hay una gran parte de ellas que se han hecho con toros míos, y en eso me baso y por eso estoy donde estoy".

A continuación