¿Quién es Dolores Vázquez?

Han pasado 20 años ya del caso Wanninkhof pero el juicio vuelve a ser de actualidad gracias a HBO MAX. En LD te contamos quién es Dolores Vázquez.

Belén Lázaro

Rocío Wanninkhof perdió la vida hace 20 años y, por primera vez en todo este tiempo, ha hablado Dolores Vázquez, quien fue acusada y juzgada como su asesina y después se demostró que no era cierto. Ahora, HBO ha sacado a la luz una serie llamada Dolores. La verdad sobre el caso Wanninkhof en la que, durante seis episodios, cuenta la versión de los hechos de la acusada.

Pese a lo que pueda parecer sin haber visto nada de la serie, simplemente con los avances y tal y como se han dado estos años, la serie no es un acoso y derribo de la figura de Dolores Vázquez sino un poner sobre la mesa lo que aquel juicio dijo de este país, por primera vez poniendo en el foco a la acusada en primera instancia. ¿En qué momento se produjo este juicio? El juicio de Vázquez tuvo lugar en el año 2000, en una España en la que una mujer fue condenada sin pruebas, con los argumentos de que era el tipo de mujer que habría hecho lo que quien asesinase a Rocío Wanninkhof hizo. Esto abrió la veda al juicio mediático y social que se llevó a cabo contra Dolores Vázquez.

Cabe recordar que Dolores Vázquez había sido la amiga especial, como se dijo en ese momento, de la madre de Rocío, Alicia Hornos. La madre de la joven fallecida es la otra gran protagonista de la serie. Ambas mujeres quedan retratadas como rotas y a la deriva, una por la vida que perdió en la cárcel y por el juicio mediático y la otra por la muerte violenta de su hija y, como no puede ser de otra manera, está marcada por el despecho.

¿Qué sucedió realmente en el caso Wanninkhof?

El caso Wanninkhof es un caso de error judicial en España en un ambiente de histeria social creado sobre todo por los medios de comunicación y que, como resultado, dio lugar a un juicio plagado de irregularidades por parte de las autoridades judiciales y policiales. Dolores Vázquez fue condenada por el asesinato de Rocío Wanninkhof, que tuvo lugar en octubre de 1999. Sin embargo, en 2003 el asesinato de Sonia Carabantes llevó a descubrir que el ADN del asesino de Sonia coincidía con el hallado en pruebas del caso Wanninkhof.

El juicio contra Dolores Vázquez se llevó a cabo con jurado popular y, durante el mismo la fiscalía se centró en descalificar a la persona de Dolores sin aportar pruebas concluyentes que la inculparan. ¿Cómo lo hizo? Se centró en la relación que la acusada había mantenido en el pasado con la madre de Rocío y la relación que la acusada mantenía con la joven fallecida, por su parte, el juez no intervino para frenar esta irregularidad.

El veredicto del jurado fue básicamente un resumen/ repetición de las conclusiones del fiscal, por ello, en septiembre de 2001 Dolores Vázquez fue declarada culpable de asesinato. Por ello, el 25 de septiembre de ese mismo año Vázquez fue condenada a 15 años de prisión y a indemnizar a la familia de Rocío con 18 millones de pesetas.

El caso desató un frenesí mediático en España que conmocionó al público y presionó a la Policía para que encontrara respuestas rápidamente. En la prensa, Dolores fue estigmatizada por su sexualidad, su carácter y su aparente indiferencia hacia el caso. Fue descrita como una asesina fría, calculadora e inteligente. Todo esto se vio agravado por la reacción de la madre de Rocío, quien se convirtió en una invitada frecuente en televisión, culpando a su expareja por la muerte de su hija y destruyendo la percepción que el público tenía de Dolores. Las consecuencias cambiarían la vida de Dolores para siempre: fue encarcelada y pasó 519 días en prisión por un crimen que nunca cometió.

A continuación