Rubias pero listas

Rosa Belmonte

En 2020 Nacida ayer cumple 70 años. La dirigió George Cukor con un guión que Garson Kanin vendió a la Columbia por un millón de dólares. Y Judy Holliday ganó el Oscar con su papel. El de rubia tonta no tan tonta de voz estridente (parece que la puso en su declaración ante el subcomité del Senado que buscaba comunistas y la dieron por boba y por imposible). Antes había hecho La costilla de Adán (1949). Para que miraran bien a Judy Holliday en la Columbia (y sobre todo para que Harry Cohn creyera en ella) Katherine Hepburn se puso a decir por ahí que su actuación en la película del matrimonio de abogados había sido tan buena que había eclipsado tanto a Spencer Tracy como a ella.

La vida de Judy Holliday se ha llevado a Broadway en Smart Blonde y esa misma obra está ahora mismo en preproducción cinematográfica. A Judy Holliday la interpreta Annaleigh Ashford. No se me ocurre nadie más judyhollidayana. Igual de rubia, igual de fea, igual de fascinante. Espero que ahí le llegue el estrellato, aunque ya lo tiene. Es una Thelma Ritter rubia, da igual el tamaño de su papel.

Cuando la ves lo primero que te preguntas es de qué demonios te suena esa chica. Annaleigh Ashford es el tipo de actriz que está en todos sitios. Sin hacer de protagonista. Pero destacando. Es como ser Diane Lockhart y cruzártela por la escalera en The Good Fight. Yo te conozco de algo. En el capítulo del sueño, cuando Hillary era presidenta, era la abogada de Harvey Weinstein. De eso la conocía en el capítulo siguiente. Pero para su sorpresa no es la abogada de Weinstein, se llama Georgette Stoddard y dibuja redondeles rellenos en una libreta porque le relaja. Ni que decir que Diane acaba pintando los redondeles. Y todo es culpa de Trump.

Los King sacan a Annaleigh en dos capítulos de esta serie y en uno de la nunca bien elogiada Evil. The Good Fight es mejor, claro, pero Evil es estupenda y nos ha reconciliado con el piolet después de la muerte de Trotski. En Evil, Annaleigh Ashford era una endemoniada a la que van a visitar Kristen, David y Ben para ver si lo suyo es cuento o necesita exorcismo.

La primera vez que me fijé en ella fue en Masters of sex. En la temporada uno tenía un papel pequeño como Betty DiMello. A partir de la segunda se le dio más importancia. De prostituta a mujer de un ricachón. Y luego recepcionista de Bill. También vuelve una novia con la que se va. Esta tiene un hijo y muere, con lo que llega la lucha por la custodia con los abuelos. Un lío y un gran personaje.

También la hemos visto en Creedme y en Día de lluvia en Nueva York (a Juliet Taylor no se le escapa alguien así). Lo más reciente es La estafa como sobrina también trincona de Allison Janney. Nos queda disfrutarla en American Crime Story: Impeachment, de Ryan Murphy. Si Sarah Paulson es Linda Tripp, la funcionaria que fue confidente de Monica Lewinsky, Annaleigh Ashford es Paula Jones, que demandó a Clinton por acoso sexual (la actriz ya había estado con Murphy en El asesinato de Gianni Versace como una de las amigas de Andrew Cunanan).

Y sobre todo nos queda lo de Judy Holliday, actriz que ganó el Oscar en 1950 por esa maravilla que es Nacida ayer. Sus rivales eran Gloria Swanson por El crepúsculo de los dioses y Bette Davis en Eva al desnudo. Siete años después ganó el Tony por Bells Are Ringing (también sería su última película) y enfrente tenía a Julie Andrews por My Fair Lady y Ethel Merman por Happy Hunting. Los premios no dicen nada de la valía de las personas, pero con todos esos nombres alrededor (y dos veces) merece la pena mencionarlos. Lástima que muriera a los 42 años de un cáncer de mama. Annaleigh la resucitará un poco. 'Nacida ayer' fue una de las películas que Holliday hizo con George Cukor con guiones de Garson Kanin. En otras también escribía Ruth Gordon. En 'La rubia fenómeno' estaba solo Garson Kanin. Como en Nacida ayer. Annaleigh Ashford es otra rubia fenómeno.

A continuación