Emilia Clarke estudió vídeos de Hitler para el final de 'Juego de tronos'

La actriz que ha dado vida a Daenerys Targaryen confiesa que pasó dos meses casi sin dormir pensando en la escena de su discurso.

Libertad Digital

El final de Juego de tronos nos sigue dejando anécdotas cada día. La última llega de la mano de Emilia Clarke, la actriz que ha interpretado a Daenerys Targaryen, tras confesar a la revista Variety cómo preparó una de las escenas más importantes del último capítulo de la ficción de HBO.

Clarke desveló que la arenga que da a sus tropas en la Fortaleza Roja le quitó el sueño más de una vez. "A lo largo de la serie he tenido que aprender idiomas falsos y he dado muchos discursos, pero sentí mucha presión con este. Cualquier actor puede decir que los días en el set son largos y luego te vas a casa y haces tu tarea, que es aprenderte el papel para el día siguiente. ¡Pero además de eso hay que hacerlo en un lenguaje falso! Casi me mata. Normalmente lo hago rápido pero este discurso significó mucho para mí".

La actriz repitió una y otra vez su discurso. "Estaba muy preocupada. Me quedé levantada hasta muy tarde todas las noches durante unos dos meses. Le lancé el discurso a mi cocina, a mi nevera… ¡Se lo dije a todo Belfast desde mi ventana! Bueno, la ventana estaba cerrada porque en realidad no quería que la gente pensara que estaba ladrando", contó.

Emilia Clarke reconoce que el reto era tal que hasta llegó a llorar pensando que no podría hacerlo. Asimismo, ha desvelado uno de los trucos de la ficción pues, aunque en pantalla aparece delante de un ejército que se cuadra ante ella, en realidad solo había una pantalla verde: "No había nadie allí, solo una cámara y una habitación verde y vacía. Sentía cierta desconexión y sabía que tenía que estar totalmente concentrada y que tenía que estar absolutamente preparada para no hacer el ridículo".

Para prepararse esta escena cumbre del final de Juego de tronos vio vídeos de Hitler. "Vi muchos vídeos de dictadores y líderes poderosos que hablan en un idioma diferente para ver si podía entender lo que estaban diciendo sin saber el idioma. ¡Y puedes! Puedes entender absolutamente lo que dice Hitler aunque hable en una lengua extranjera. Así que pensé: 'Si puedo creerme cada palabra que digo, el público no tendrá que mirar demasiado los subtítulos'".

A continuación