Así hubiera sido el final de 'Perdidos' si hubiera habido presupuesto

Los guionistas desvelan en una entrevista que sus planes iniciales pasaban por un volcán en erupción como punto clave. 

LD / Agencias

Hace ya casi siete años que el final Perdidos (Lost) generó una de las grandes polémicas de la historia televisiva reciente. Pero el controvertido final que los creadores de la serie de ABC les dispensaron a Jack, Kate, Hurley, Ben, Desmond y compañía podría haber sido muy distinto. Esa última escena en la que los protagonistas están en una capilla no fue muy bien acogida por gran parte de los seguidores de la serie.

El volcán de la Isla, al que dirigen directamente algunos de los pasajes de la serie, era una de las claves que Carlton Cuse y Damon Lindelof, guionistas de la ficción, tenían en mente para su final. "Siempre buscábamos cómo utilizar cualquier cosa de Hawaii para apoyar la narrativa visual de la serie. Pensábamos en la isla como en otro personaje, y siempre estábamos buscando en elementos que le concedieran más personalidad", afirman en una entrevista.

Cuando la sexta temporada encaraba su recta definitiva, el volcán era el enclave fundamental, según sus planes iniciales. Era el lugar de poder identificado como el origen de los fenómenos paranormales que se vivían en la Isla e incluso el lugar místico del que habría surgido el ente más enigmático de la serie, el humo negro.

La idea clave en el desenlace de la serie que la Isla de Perdidos es como el corcho de una botella que "separa al mundo del infierno y de la destrucción", una especie de tapón que "evita que todo tipo de elementos malignos saliesen a la luz".

"La gran pregunta siempre fue cómo dramatizar y plasmar en imágenes esa idea. Y la respuesta a esa pregunta era el volcán", confiesa Lindelof. Ese volcán, inactivo durante la mayor parte de la serie, se iría reavivando a medida que se acercara el final y sería en él en el que la encarnación del humo negro y Jack librarían su gran lucha final entre las primeros ríos de lava de un volcán a punto de entrar en erupción. En este capítulo también mostrarían cómo el hermano malvado de Jacob se convirtió allí en el humo negro después de ser arrojado al interior por el propio Jacob.

final-perdidos2.jpg

Sin embargo, el alto coste de esa idea tiró abajo los planes. En lugar de eso, el combate entre el bien y el mal tuvo lugar en los sinuosos riscos de la Isla en mitad de la lluvia. Después de derrotar a Locke, con la inestimable colaboración de Kate, un malherido Jack, ayudado por Hurley y Ben desciende hasta el corazón de la Isla, la también conocida como Cueva de la Luz o La Fuente, para impedir su destrucción.

A continuación