¿Qué fue de Los Chiripitifláuticos?

Sus canciones vuelven a editarse y Paquito Cano (Locomotoro), que ha cumplido noventa y uno años, recuerda esos años.

Manuel Román

Quienes nacieran en la década de los 60, tan recordada musicalmente, recordarán las tardes ante el televisor contemplando el que sería uno de los grandes programas infantiles de toda la historia de televisión española, Antena Infantil, que comenzó a emitirse a partir del 6 de septiembre de 1966 y permaneció diez años emitiéndose, dentro del cuál figuraba la intervención de Los Chiripitifláuticos, un grupo de excéntricos y divertidos personajes de los que era su responsable su guionista y director, el argentino Óscar Banegas, injustamente olvidado, al que se deben no pocos imaginativos espacios de variedades. Éste especialmente era seguido por millones de niños y consecuentemente en familia también por adultos. Scketchs, gags y canciones animaron en ese decenio la programación con imágenes todavía en blanco y negro,

Los personajes de Los Chiripitifláuticos tenían nombres "de tebeo", o cómic, si se quiere ahora. Destacaba Locomotoro, incorporado por un veterano actor teatral especializado en revistas musicales, Paquito Cano quien, vestido de ferroviario, con una gorra, camisa roja a cuadros y mono, repetía aquello de "Se me mueven los mofletes" o "¡Soy más pirindolo…!", frases que repetía la grey infantil desde sus casas.

Paquito Cano utilizaba una voz característica siempre en él como actor, aflautada, para acentuar su comicidad. Era secundado por una excelente actriz, cantante, locutora de radio y especialista en doblaje, María del Carmen Goñi que, en el personaje de Valentina saludaba a los pequeños con un "¡Hola. señores chicos!" y aportaba, sabihonda, cierto sentido común a las ocurrencias de los demás pintorescos intervinientes. Menos extravagante resultaba asimismo el tío Aquilas, que con gran vis cómica defendía otro veterano de la escena, Miguel Armario, ataviado de tirolés con pantalones cortos y tirantes.

Estaba el capitán Tan, que aparecía con salacot de explorador dispuesto a irse a cazar tigres… a la cercana Casa de Campo madrileña, a medio kilómetro de los estudios de Prado de Rey. Félix Casas era quien le daba vida, con su larga experiencia en los escenarios. Y un niño de color, que con siete años hacía las travesuras propias de su edad, un caribeño que en el guión figuraba como Barullo y en la vida real, respondiendo a los nombres de José Santiago Martínez. En una segunda etapa del programa se incorporaron otros actores, entre ellos Nicolás Romero, que popularizó el apodo de Poquito vestido de payaso.

Aportaciones inéditas

Cuando han transcurrido más de cuatro décadas de aquellas aventuras televisivas de Los Chiripitifláuticos, una editora musical especializada en extraer del baúl del olvido antiguas grabaciones ha sacado al mercado un cd en el que se incluyen canciones de aquel grupo y aportaciones inéditas. "El barquito" puede que sea el título más recordado, aunque haya otros como "La vaca Paca", "Somos chiris", "Buenasombra" y canciones que llevan los apelativos del "Capitán", "Locomotoro" y "Valentina". Una mirada al pasado con toda la ternura, ingenuidad y risueños recuerdos de quienes en esa época eran niños que no tenían como los de hoy modernos artilugios tecnológicos para entretenerse. Y hay que señalar que las letras eran del antes citado Óscar Banegas, musicadas por experimentados músicos.

https://www.youtube.com/watch?v=FmK7oHP_Zgk

A la presentación del disco, coincidiendo con la de un libro con la biografía de los responsables y protagonistas del programa, asistieron Paquito Cano, Nicolás Romero, José Santiago Martínez y la viuda de Óscar Banegas, Rita Varola que recordaba lo mucho que su marido se implicaba con el programa, al punto que a veces, a las cuatro de la madrugada, la despertaba: "Gorda, vámonos al despacho, que se me ha ocurrido una idea para el programa".

Paquito Cano hizo oídos sordos al médico que le ha recomendado cuidarse y no recibir muchas emociones, pero no dudó en asistir al acto antedicho, donde se sintió muy feliz y algo conmovido por el afecto recibido. Tiene noventa y un años, muy bien llevados, con un sonotone que advertido por sus interlocutores les obliga a hablarle en voz alta. Se retiró de los escenarios y de la televisión después de una densa biografía en la farándula. Me contó que había sido primer actor cómico con Celiz Gámez y otras grandes estrellas de la revista. Desde 1972, que dejó la profesión, dedicóse a su empresa de construcción, muy contento al emprender levantamientos de viviendas, que le han reportado una vida cómoda para él, y toda su familia compuesta ya de nietos y bisnietos. Un caso poco frecuente el suyo, como lo es que se le siga llamando Paquito, orgulloso de sus modestos orígenes en el madrileño Puente de Vallecas.

Otros componentes de Los Chiripitifláuticos no pudieron estar presentes en esta cita discográfica, como María del Carmen Goñi (Valentina), que reside en Pamplona, con ochenta y nueve años, ya con la salud muy mermada. La misma edad que tiene Félix Casas (el Capitán Tan). Miguel Armario (Tío Aquiles) falleció en el año 2000.

A continuación