Micky, Mochi y Helena (de Los Mismos), unidos en "Los Reyes del Guateque"

Pioneros del rock and roll español, nuncan ha dejado de subirse a un escenario.

Manuel Román

De viaje, coincido en la cafetería del Parador de Albacete con el cantante Micky, que almuerza camino de la costa alicantina, donde ahora vive con su esposa, Dulce, después de vivir muchos años en Madrid, su ciudad natal. Es posible que muchos lo crean ya retirado, pero este pionero en España del rock and roll no ha dejado nunca de subirse a un escenario, desde aquellos lejanos primeros años 60, cuando actuaba en los Festivales del Circo de Price y lo llamaban "El hombre de goma", por las contorsiones que ejecutaba sobre la pista.

Micky (llamado Miguel Ángel Carreño, hijo de padre diplomático) me cuenta que prepara un disco con su actual banda, que desea aparezca antes de las próximas Navidades. Entre tanto lleva unos meses unido artísticamente a otros dos artistas de su misma generación: Mochi y Helena Bianco (que antes de solista fue la voz femenina de Los Mismos). El espectáculo con el que actúan este verano lleva como leyenda "Los reyes del guateque". Lo de apropiarse de ese reinado puede que sólo sea un ardid publicitario, mas lo cierto es que en la década de los tan traídos y llevados 60 cada uno de los citados tuvo mucha difusión con sus discos.

hqdefault.jpg

Digamos primero, por si alguien que nos lea desconoce el término guateque, que era una reunión entre amigos de ambos sexos, que generalmente se programaba para los fines de semana en casa de alguno de ellos. De ese modo se ahorraban pagar la entrada en algunas de las primeras salas juveniles que hubiera, las que aún no se llamaban discotecas, palabra que empezó a utilizarse ya en la segunda mitad de ese mismo decenio. La vivienda elegida para el guateque se suponía la más adecuada, primero porque los padres no estarían presentes a la hora de esas reuniones, conscientes o tal vez no de su celebración. Básico era que allí hubiera un tocadiscos, o de otro modo lo aportaba alguno del grupo. Y por supuesto vinilos. Sépase que en esos años en España no había apenas propietarios de esos aparatos reproductores de música. Dos, tres, cinco mil, si acaso. Y en consecuencia las tiradas que las fábricas de discos ejecutaban tenían muy en cuenta tal dato. Un disco de éxito era ya el que rebasaba las ventas de un millar.

En esos años 60 de los familiares guateques, entre copas de una bebida algo alcohólica y azucarada, el "cup", los muchachos escuchaban al rockanrolero Micky, voz cantante del grupo Los Tonys, en "No sé nadar", "El problema de mis pelos", "No se puede ser vago", o sus versiones en español de éxitos norteamericanos de Elvis, Chubby Checker, Bill Haley, Jerry Lee Lewis, Little Richard y otros grandes del género. El estilo de Micky seguía de modo ortodoxo las pautas del mejor rock and roll, y le añadía un aire festivo y divertido. En cambio, Juan Erasmo Mochi (que también utilizó las abreviaturas de su nombre compuesto, J.E) resultaba más romántico; un galán de la balada, barcelonés de nacimiento, de la misma quinta que Micky, cosecha de 1943, que se hizo muy conocido como presentador en Televisión Española del primer programa en el que se utilizó entre nosotros el "play-back", allá hacia 1965, "Escala en Hi-Fi". Coincidió con su antes mentado compañero en la película "Megatón ye-yé", de las escasas cintas que reflejaron en esa década los ecos de la música juvenil. Popularizó "Mamy Panchita", de Juan Pardo, como también gozó de éxitos propios: "Gitanito", "Carita mimada", "María Teresa" y muchos otros. Si Micky hizo un buen papel en el Festival de Eurovisión de 1971 con "El chico de la armónica", que le cedió el "Brinco" Fernando Arbex, Mochi se alzó con el primer premio del certamen de Benidorm en 1974 con "Un camino hacia el amor", luciendo unos impresionantes agudos.

hqdefault.jpg

Respecto a Helena Bianco, digamos que es una tesonera vallisoletana, que mantiene una espléndida voz pese al tiempo que lleva en activo, casi ahora como si iniciara su fructífera carrera, que ha tenido varias épocas. La primera, que situamos en la segunda mitad de los años 60 cuando formaba parte del trío Los Mismos, le reportó gran notoriedad con temas que aún se recuerdan: "Pon una cinta en el viejo roble", "El puente, "Voy a pintar las paredes con tu nombre", "Polca del barril"… Ya disuelto el grupo, aunque después continuara con un integrante nuevo, Guillermo, que a la postre sería su segundo marido, Helena, combinó el viejo repertorio con otras novedades, para finalmente convertirse en solista y brindar, por ejemplo, en los últimos tiempos, un homenaje a Mari Trini, interpretando en un mismo concierto las canciones más importantes de la desaparecida cantautora murciana.

Ha sido muy sensible para sumarse a homenajes a otros compañeros, como la asturiana Maya, que pese a sus notorias condiciones musicales viene arrastrando desde hace tiempo serios problemas de supervivencia. No ha renunciado en la actualidad Helena Bianco a actuar ella sola allá donde la contraten, como hace pocos días en las fiestas de San Sebastián de los Reyes. Lo que alterna con el espectáculo con el que abríamos la presente información, "Los reyes del guateque". Habría que recurrir al citarlos echando mano del conocido dicho "Los viejos rockeros nunca mueren". Porque la juventud la llevan dentro con sus canciones y su ilusión, compartidas con el público que les sigue, no necesariamente de su misma generación.

hqdefault.jpg
A continuación