Iñaki Arteta desenmascara a los escritores vascos que apoyan al etarra Mikel Antza

Kirmen Uribe, Premio Nacional de Narrativa, es uno de los cien escritores vascos que ha firmado un texto en apoyo del exdirigente etarra investigado.

Libertad Digital

Un total de 124 escritores y editores han firmado una declaración de apoyo al exdirigente de ETA Mikel Albisu, Antza, al que la Audiencia Nacional prohibió el pasado diciembre salir de España por estar investigado por el crimen en 1995 del teniente de alcalde del PP en San Sebastián Gregorio Ordóñez. Antza se desvinculó de este asesinato durante su comparecencia realizada el pasado 21 de diciembre por videoconferencia desde el Palacio de Justicia donostiarra, donde el exdirigente etarra fue recibido entre aplausos por una treintena de simpatizantes de Sortu.

Bajo el título "Eman bakea" (Dar la paz), la declaración ha sido presentada este martes en un acto celebrado en el Boulevard de San Sebastián, al que ha acudido el propio Albisu. El texto recuerda que Albisu ha cumplido una condena de 20 años de cárcel en Francia y considera que "ahora España quiere volver a castigarlo sin ninguna prueba material" por las "mismas causas" por las que ha permanecido en prisión en el país galo.

Mikel Albisu, que fue entregado a España en 2019 y puesto en libertad al no tener causas pendientes en ese momento, "lleva tres años" ofreciendo "su creación", señala el manifiesto en alusión a la actividad literaria. Entre los firmantes del documento figuran los escritores Eider Rodríguez, Harkaitz Cano, Xabier Mendiguren, Jon Arretxe y los premios Nacionales de Poesía —Miren Agur Meabe— y Narrativa —Kirmen Uribe—, entre otros.

Precisamente de este último ha subido un vídeo Mikel Arteta en su cuenta de Twitter. El realizador vasco, que lleva denunciando la realidad de las víctimas de ETA desde hace años, no quiso pasar por alto la firma de Uribe, y ha rescatado la entrevista que le hizo y que emitió en su documental Bajo el silencio. En ella, puede verse a un Uribe visiblemente incómodo ante las preguntas del entrevistador, que le pide su opinión acerca de cómo se debería explicar a los jóvenes la realidad vivida en el País Vasco durante los años de actividad etarra. "Es muy difícil", es la primera respuesta escueta. "¿Crees que hay una idea clara de lo que se tiene que contar a día de hoy?", le repreguntan. "Sí, hay una idea clara, pero no la quiero contar", responde. "¿Cómo puede una persona que no ha vivido el terrorismo entender lo que pasó, para que no se repita?". "No lo sé". "¿Hace falta tiempo para creer ese relato?". "Sí, hace falta tiempo. Y hacen falta también ganas de escuchar", contesta por última vez, sin especificar a quién hay que escuchar ni quién tiene que hacerlo.

A continuación