Invectivas de un millenial desubicado (I)

Daniel R. Rodero

Los aforismos que siguen, y los que se vayan publicando mes a mes, pertenecen al libro inédito Programa de mínimos. Llevan escritos varios años, aunque es ahora y no antes cuando me siento con ánimo de sacarlos a la plaza pública para solaz y polémica de ociosos y de los biempensantes de todos los partidos.

Están colocados sin orden ni concierto, con la única regla de que leídos unos a continuación de los otros no generen rimas internas o cacofonías. No ignora su autor que este género de literatura jibarizada no está hecho para leerse de corrido sino picoteando, yendo promiscuamente de flor en flor, como un mal novio o un peor marido. Mas justamente por eso, al autor le parece una pérdida de tiempo clasificarlos por temas o por cronologías que nada aportan: lo que se va a mezclar en el lienzo, ¿por qué no mezclarlo ya en la paleta?

Me despido rogando a quien leyere que a la hora de enjuiciarlos recuerde esta máxima de Karl Kraus: "Un aforismo nunca puede ser la verdad completa; puede ser una verdad a medias o una verdad y media". Vale.

-------------------------------------------------------------------

  1. El aforismo que sintetiza una verdad universal seguramente sea un plagio.
  2. Una pincelada oscura es lo opuesto a una pincelada clara, pero en el cuadro ambas confluyen. No por ello decimos que la paleta de un pintor es incoherente, ni oscurantista e iluminista a la vez. Lo mismo sucede con los libros de aforismos, que han de entenderse los unos por los otros y sólo esporádicamente los unos en contradicción con los otros.
  3. El polvo de los siglos ciega únicamente a los adanitas que lo soplan.
  4. Nos sentimos dispuestos a esperar a que un perro agresivo se transforme en cariñoso, pero no a que un alma espinosa, zarandeada por la vida, vuelva a relacionarse afablemente con sus semejantes. A ojos del moderno, sólo los animales merecen una segunda oportunidad.
  5. Ningún título es digno si sólo adorna una esquela.
  6. Cuando dos adversarios rivalizan entre sí practicando el jogo bonito, terminan profesándose una suerte de simpatía bastante próxima a la amistad.
  7. El contemporáneo limita su inteligencia al ejercicio de su profesión y parece renunciar a usarla en todo lo demás. Para beneficiarse de las virtudes del prójimo es preferible no ser su amigo, sino su cliente.
  8. Consolar... como quien desescombra un edificio derrumbado.
  9. Estadística: tortilla de números a los que en otro tiempo se les reconoció dignidad humana.
  10. Si supiéramos cuánto de lo que nos falta no existe, ¡qué fácilmente sobrellevaríamos algunas ausencias...!
  11. Dudo que quienes defienden que el progreso técnico conduce al progreso moral piensen que el canibalismo se solucionaría sustituyendo hogueras por vitrocerámicas.
  12. Confiar en quien dice que estará a la altura aconseja descubrir a cuántos metros comienza a entrarle vértigo.
  13. El fundamentalismo conservador densifica tanto el presente con los sedimentos del pasado que termina obstruyendo el flujo de la historia.
  14. Educación contemporánea: ignorancia en Power Point.
  15. El nacionalismo no es más que la vieja tara de sentirse "el pueblo de Dios" en una época en la que Dios ha muerto.
  16. Convivir significa que los puntos de vista ajenos no se conviertan en el punto de mira propio. (Para el fanático, los únicos puntos de encuentro posibles son los puntos de sutura).
  17. Sólo si uno tiene un poco de suerte y los compañeros de pupitre no le tratan a uno demasiado bien y los profesores cometen la injusticia de lavarse las manos -cuando no de favorecer a los maltratadores- uno puede salir del colegio habiendo aprendido algo realmente importante: que la vida no es ni buena, ni noble, ni sagrada y que, si el tiempo pone a cada uno en su sitio, el de los malos suele ser mejor que el de los buenos.
  18. La clase media es pequeño-burguesía que en vez de construir catedrales les saca fotos… poniéndose de espaldas.
  19. Nunca reprocharemos suficientemente a los primeros liberales haber sustituido el término "persona" por el de "individuo".
  20. X era un narciso y Z no hacía más que repetirle lo guapo que era. Corolario: Z fabricaba espejos.
  21. Decadencia: cada vez que los deudores viven más seguros que los acreedores. (Paráfrasis de una sentencia de Francisco de Quevedo).
  22. Al ratón, el gato negro y el gato blanco le traen la misma mala suerte.
  23. Aun cuando el derecho sirva de cauce a la antropología práctica, adoptar planteamientos jurídicos ante problemas esencialmente antropológicos es como pretender que la economía progrese jugando con las reglas de la aritmética o mejorar un texto literario embelleciendo su tipografía.
  24. A juicio de los populistas, la madera de líder sólo se tiene para echar más leña al fuego.
  25. Es bien sabido que los "excelentísimos" rara vez llegan a excelentes.
A continuación