Javier Sierra: "El virus de la ignorancia es el más peligroso de todos"

Publica El mensaje de Pandora, una novela en forma de fábula que pretende explicar "qué es lo que somos, de dónde venimos y qué nos ha pasado".

Laura Galdeano

Los griegos inventaron mitos para explicar la realidad. Hoy tenemos ciencia. Aun así, algunas teorías parecen más cercanas a las fábulas de Zeus. El escritor Javier Sierra (Teruel, 1971), apasionado de los misterios sin resolver, ha combinado ambos campos en una suerte de "carta al futuro" que debemos leer sin prejuicios, dispuestos a cuestionar nuestros dogmas, para tratar de comprender cómo hemos llegado a la covid-19. Eso es El mensaje de Pandora (Planeta).

"He tratado de hacer algo que los escritores emprendemos con mucha frecuencia, explicarnos lo que está sucediendo en clave literaria, en un relato. El mensaje que yo quiero trasmitir al lector es que estas cosas que estamos viviendo ahora no son una novedad, que las ha habido mucho peores y que de todas hemos salido, siguiendo a veces caminos que hoy nos parecerían inverosímiles. Este es un mensaje en una botella lanzada al futuro para tratar de explicarle qué es lo que somos, de dónde venimos y qué nos ha pasado", asegura el escritor a Libertad Digital.

Durante las primeras semanas de confinamiento ha escrito "una novela que se lee como un relato", a modo de carta —resultado de su "veneración casi obsesiva" por este formato—, con una parte de viajes y muchos diálogos, que lleva incorporado un apartado de notas con artículos científicos que sirven de fuente. "Son las teorías de grandes mentes que han aportado una perspectiva diferente sobre las preguntas que nos hacemos todos y quería presentárselos al lector", explica. "Durante los peores días de la pandemia, pensé en qué podía escribir algo que aliviara a millones de lectores y les ayudara a comprender este proceso que estamos todavía pasando. Brotó en días febriles de trabajo, nunca me había pasado algo parecido", confiesa.

En El mensaje de Pandora se desgranan las teorías que sostienen que la evolución humana está ligada a agentes extraterrestres, a patógenos llegados del cosmos. "Para contar esto, recurro a un método provocativo: los mitos clásicos. El mito de Pandora fue creado por los griegos para explicar el origen de las enfermedades. Zeus envía a la tierra a la primera mujer, a Pandora, con una caja en la que están encerrados todos los males. Le da la instrucción específica de que no abra la caja bajo ninguna circunstancia. Sin embargo, en cuanto pone un pie en Grecia, abre la caja y se desata el caos. Encuentro coincidencias con una teoría científica de principios del siglo XX, la panspermia, defendida por varios premios Nobel. Según esta teoría, la vida en la Tierra se generó cuando meteoritos, asteroides y cometas llegaron desde el espacio, entraron en nuestra atmósfera y se abrieron desatando la carga vírica que llevaban en su interior. Generaron la vida primero y después muchas de las dolencias que hoy padecemos".

Reitera Sierra que solo quiere sembrar la duda en el lector. "Mi propósito es apelar a ese niño curioso que todos llevamos dentro que quiere saber cómo funciona el mundo. Una vez que despierto esa curiosidad aprovecho para darle opciones. Es un libro antidogmático, no me adscribo a ninguna teoría ni discurso dominante. No quiero venderle ninguna verdad al lector, pero sí quiero ponerle en el camino de la búsqueda de su propia verdad".

Material del espacio

Este material, llegado desde el espacio exterior, habría "fecundado" nuestro planeta con su "carga vital". Sierra recoge la caída de un meteorito en Wuhan en las fechas previas a los primeros brotes de covid-19. A pesar de que sabemos muy poco de este virus que se está cobrando la vida de millones de personas en el mundo, seguimos siendo muy escépticos con teorías que se salen de los convencionalismos. "La panspermia parece muy exótica, pero cuando se examina en profundidad, no lo es. No es tanto que la covid-19 haya llegado a través de un meteorito, sino que la propia vida en el planeta Tierra surgió a raíz de este tipo de bombardeos naturales que recibimos desde el espacio. Recibimos cada día cien mil kilos de polvo de cometas y asteroides, que termina depositándose en el suelo. No sabemos qué contiene ese polvo. Lo que sostienen los astrobiólogos es que podría contener microorganismos. La covid-19 no se puede distinguir de un organismo terrestre porque los organismos terrestres también son extraterrestres". Estamos ante un proceso, sostiene, que se parecería al de la "polinización o la fecundación de un óvulo por parte de un espermatozoide".

javiersierrapandora2.jpg
Javier Sierra publica 'El mensaje de Pandora' | Carlos Ruiz

Cree el escritor que, ante todo, deberíamos pasar de un antropocentrismo a un cosmocentrismo para, al menos, reflexionar en estos asuntos: "Será un tránsito lento, tampoco la mentalidad de la Edad Media cambió de un momento a otro. Toda esta nueva carrera espacial, llena de planes para la explotación minera de la Luna o de Marte, o los proyectos de colonias fuera del ámbito terráqueo, nos van a hacer tener una visión del cosmos más amplia, menos ombliguista de la que ahora tenemos".

Sierra cree que es "muy pretencioso" por parte del ser humano creer que lo controla todo, teniendo en cuenta la magnitud de lo desconocido: "Hace 30 años no se pensaba que podía haber planetas en torno a otras estrellas. Hoy en día se calcula que hay seis mil millones de mundos como el nuestro en la galaxia, es decir, podríamos poner a un habitante de la Tierra en un planeta distinto. Y hay dos mil millones de galaxias".

"Tras el Mal, llega el Bien"

"Tras el Mal, llega el Bien" repite la narradora de esta novela. "Viene respaldado por la evidencia histórica", apunta el escritor aragonés. "Ante grandes adversidades nos hemos repuesto. La peste negra, o la epidemia del siglo XVIII, nos dejó muy tocados, con muchísimos muertos, pero la situación repercutió en una trasformación social importante. Los niños de la covid-19 van a ser una generación que va a ver el mundo de una manera distinta a la nuestra".

Con la perspectiva de haber estudiado y conocido otras pandemias a lo largo de los siglos, el escritor cree que ningún gobierno estaba entrenado para una situación así: "Estábamos preparados para una fuga radiactiva o un terremoto, pero no se había planteado que una enfermedad vírica podía poner en jaque a un estado. Ha sido un fallo de percepción de los gobiernos. No lo achaco a una política en concreto, sino a un fallo general en parte motivado por la soberbia científica que nos domina. Buscando economía hemos alejado las fuentes de producción de medicamentos, tenemos que importarlos. Si tienes una catástrofe que paraliza los mecanismos de transporte, estás perdido".

Las pandemias, motores de cambio

El Mensaje de Pandora presenta las pandemias como motores de cambio y sostiene que la peste negra, por ejemplo, desencadenó que dejásemos atrás la Edad Media para entrar en el Renacimiento. "Yo espero que la covid-19 nos conduzca a una sociedad que se replantee su relación con la naturaleza. Tal y como estábamos antes, nuestra civilización se sentía la dueña de la naturaleza, con todo al servicio del ser humano. Nos hemos dado cuenta de que todos estos ataques víricos que estamos sufriendo en las últimas décadas se deben, en buena medida, a que hemos invadido ecosistemas en los que antes vivían esos organismos y se han buscado la vida en nuevos huéspedes que somos nosotros".

La histeria, piensa, es tan antigua como las plagas, y la crisis del coronavirus ha mostrado una fértil veta para el nacimiento de bulos. "El virus de la ignorancia es el más peligroso de todos. Vivimos en una sociedad muy permeable a lo último y eso nos ha quitado capacidad de reflexión. Quizás este confinamiento, que nos ha obligado a detenernos y nos ha dado tiempo para pensar, nos recuerde lo importante que es meditar antes de tomar una decisión".

Es difícil, sin embargo, para un ciudadano de a pie, delimitar la ciencia de la ciencia ficción. En la actualidad, hay un movimiento, defendido por artistas y famosos de todo el mundo, que rechazan las vacunas que trata de desarrollar la fundación de Bill Gates porque contienen microchips que nos controlaran. "Todo esto proviene del miedo y de ciertas dosis de ignorancia. Recuerda a lo que sucedió en Europa cuando se decidió cambiar la iluminación de gas por iluminación eléctrica. Fue todo una revolución y hubo movimientos sociales que decían que eso iba a exterminarnos. Todas estas críticas de hoy en día son el mismo eco, gente que tiene miedo y que se deja dominar por aquella parte de la realidad que no conocen y la demonizan. Hay que ser prudente".

En defensa de las Humanidades

La narradora del libro dice que los dogmas son un freno para el avance del hombre, una afirmación que hace suya Sierra. "El dogma actual es que la ciencia lo controla todo, pero hay cosas que se escapan de la ciencia, como la poesía o el amor. No se pueden medir ni pesar ni predecir pero son importantes en nuestro devenir y en la toma de decisiones. Esa visión de la ciencia hace que los planes educativos hablen de unas carreras abocadas hacia lo técnico, a la creación de recursos materiales y se destierra lo que tiene que ver con las Humanidades, como la filosofía o las mal llamadas lenguas muertas, que se minusvaloran y están en peligro de extinción. El ser humano no es solo un fabricante de tornillos, también es un trovador".

Javier Sierra es autor de doce obras, ocho de ellas novelas como La cena secreta, La dama azul, El ángel perdido o El maestro del Prado. Uno de sus próximos proyectos estará relacionado, de nuevo, con los misterios del arte.

A continuación