Play

'Memoria del Comunismo' de Jiménez Losantos alcanza la trigésima edición

Se perfila por tercer año consecutivo como el libro del verano. Ha alcanzado la cifra de los 125.000 ejemplares publicados.

Nuria Richart

El libro Memoria del comunismo de Federico Jiménez Losantos continúa imparable y ha alcanzado durante esta cuarentena la trigésima edición. Un fenómeno editorial que un año más se sitúa como el libro del verano. Como informa a Libertad Digital la editorial, La Esfera de los Libros, el libro ha alcanzado la cifra de los 125.000 ejemplares publicados.

El voluminoso ensayo, publicado en enero de 2018, analiza y documenta el proceder y las consecuencias de la ideología más perversa y criminal del siglo XX: el comunismo. Y lo hace a través de los hechos, los datos y sus protagonistas.

En estos momentos Jiménez Losantos prepara la segunda parte que tratará del comunismo vigente, para el que no hace falta memoria sino defensas. España está gobernada por una coalición de PSOE y Podemos, partido revolucionario marxista-leninista, y Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del gobierno, en más de una ocasión ha parafraseado a Karl Marx con eso de que "el cielo no se toma por consenso, se toma por asalto". Escribe Federico,

"Ni la Rusia bajo la Cheka ni la España bajo las checas se recuerdan hoy. Solo eso y el éxito de la propaganda soviética desde 1917 explican la irrupción y el éxito de Podemos".

El comunismo está más vivo que nunca. El líder morado presume incluso de tener un padre que militó en un grupo terrorista maoísta que asesinó sin piedad en los años 70 en nuestro país, el FRAP. El prólogo de Memoria del comunismo arranca con este poema de Historia de dos ciudades de Charles Dickens,

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos,

la edad de la sabiduría y también de la locura; la época de la creencia

y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas;

la primavera de la desesperanza y el invierno de la desesperación.

Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada;

caminábamos derechos al cielo

y nos perdíamos por el camino opuesto.

En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual...

Federico Jiménez Losantos psicoanaliza el comunismo, profundiza en sus raíces filosóficas y políticas, en los datos erróneos, en los falseados y en los ocultados. Y no sólo identifica a los ejecutores e ideólogos sino también a sus cómplices, aquellos que aunque no apretaron el gatillo ni firmaron las órdenes de expropiación ni condenaron a pena de hambre a millones de personas sí son responsables de todas esas atrocidades y torturas por su silencio cómplice. En nombre de la utopía comunista se legitiman todo tipo de injusticias, "el robo y el asesinato".

De Rusia a España. El autor también recorre con anécdotas asombrosas los últimos meses de la Segunda República con apuntes fundamentales sobre de la Guerra Civil.

Dice Federico en otro momento del libro,

A diario nos tropezamos con esa inquietante posibilidad.Todos los días hay en los medios de comunicación noticias que no solo por lo que dicen, sino por lo que no dicen o por lo que no se permiten decir, nos recuerdan ese blindaje interior de nuestro pensamiento y nuestra sensibilidad hacia una realidad demasiado incómoda, demasiado nuestra como para reconocerla. Decimos que sí, pero diariamente demostramos que no. En Cuatro cuartetos, escribe T. S. Eliot: "Tuvimos la experiencia, pero perdimos el significado".

El filósofo Antonio Escohotado, autor de la trilogía de Los enemigos del Comercio, ha dicho del libro: "Ni Pipes ni Volkogonov han ido tan lejos como Federico. Volumen extraordinario de investigación crítica". El escritor y crítico Andrés Amorós, "es el recuerdo necesario para entender lo que ahora está sucediendo". El filósofo Gabriel Albiac calificó su lanzamiento de "acontecimiento dentro del mundo intelectual español" y aseguró que "el libro es el acta de una de esas grandes ilusiones que exigen que, cuando el hombre llega a la madurez, tenga que dar la vuelta". Número 1 de ventas en librerías, los clientes de Amazon lo valoran con cinco estrellas.

Los medios han dicho:

El cultural,

Ha escrito un rotundo libro de combate, colosal volumen. Para Losantos el comunismo es, por un lado, una teología de sustitución y por otro y fundamentalmente una gran mentira. Éste es el eje vertebrador de este tratado sobre terror, que lo dota de brillo, solidez y permite entender el fenómeno en toda su trágica y sombría complejidad y actualidad.

ABC,

Aquí se encuentra el sentido verdadero de la obra, memoria generacional de los últimos cincuenta años de la vida de España, archivo asombroso de fuentes insospechadas y también intento de ordenación de vivencias personales que configuran para el autor, hay que decirlo, una trayectoria feliz. Muy bien escrito y narrado con precisión.

El Mundo,

Historia, política, biografía, confesión, periodismo, sátira, denuncia... En todo eso consiste Memoria del comunismo.

La Razón,

Se trata de un ensayo intelectual y psicológico de lo que ha sido el espíritu del comunismo, una reflexión sobre lo que vivió una generación y que sigue inserto en la mentalidad actual. Un "qué es el comunismo", más que un "qué han hecho los comunistas".

El Confidencial,

'Memoria del comunismo', su último libro (tiene más de 700 páginas), ha sido el ensayo más lucrativo del año según fuentes del sector editorial.

El Español,

Comunismo. Lenin. Podemos. Losantos. Junten estas cuatro palabras en la portada de un libro, añádanle la foto de una hoz y un martillo oxidados, y tendrán ustedes un superventas súbito de 1 kilo y 95 gramos. Memoria del comunismo. De Lenin a Podemos, de Federico Jiménez Losantos, no ha salido todavía a la venta (lo hace la semana que viene) y ya anda por la segunda edición.

El País,

Del libro de FJL, que ha recibido una cobertura tan excepcional en los medios afines (empezando por la apabullante del propio autor en la radio que dirige) como mezquina o inexistente en los demás, se han publicado ya 17 ediciones y vendido unos 70.000 ejemplares.

Fundación Faes,

El texto, de más de setecientas páginas, provee al lector de una amplísima revisión bibliográfica sobre el mayor desastre de la historia: el comunismo real. Durante todo el texto se hace hincapié en la esencia asesina del comunismo revolucionario soviético y su versión española en los duros años de la Guerra Civil. En definitiva y como indicamos al inicio, un libro que merece la pena ser leído. Entretenido, bien documentado y combativo. Un texto sin duda necesario en los tiempos que corren.

El Imparcial,

Un ensayo perfectamente documentado y escrito con excelente y ameno estilo que desenmascara mentiras sobre una ideología destructora y criminal, y nos advierte de que hoy sigue vigente para algunos, por lo que no hay que bajar la guardia.

El debate de hoy,

En Memoria del Comunismo, Jiménez Losantos describe con expresividad un drama que no ha muerto. Ofrece serios ejemplos de la senda de este totalitarismo en páginas vivas que no permiten dudar sobre la validez de la argumentación ni abandonar el libro.

En el libro de Jiménez Losantos se pregunta por qué "cien años y cien millones de muertos después, el comunismo sigue teniendo el respeto y el reconocimiento de políticos, académicos y periodistas de todo el mundo, mientras que sus víctimas han caído en el olvido". Todas ellas, merecen un rearme moral e intelectual de la sociedad. Arranca el libro:

Cuenta Anne Appelbaum en su libro sobre el Gulag que de las fosas comu nes en los campos de concentración a orillas del Círculo Polar Ártico se desprenden a veces, dentro de bloques de hielo, montones de cadáveres apilados un día y olvidados bajo la nieve años atrás. Los imagino flotando en el silencio del mar helado, roto de vez en cuando por la fractura de los icebergs, hasta que un día se funden y los pobres muertos van dejando caer sus huesos en la tiniebla del fondo del mar, más clemente que sus verdugos. No es imposible que algún día, ante los ojos asombrados de los turistas que hayan ido a la Vorkutá como hoy van al Kremlin a ver la momia de Lenin, empiecen a aparecer, con la última mirada atónita del fusilado, uno, otro y otro cadáver, conservados en el hielo de la minúscula memoria de cada uno de ellos, que en nombre de la Memoria Histórica con mayúsculas, la del crimen impune y el triunfo del mal, tantos historiadores tratan de borrar. A la memoria de cualquiera de ellos va dedicada esta modesta memoria mía.

A continuación