Harold Bloom, el último de los mohicanos