El libro sueco que ha despertado conciencias sobre el legado de los ancianos

Se publica en España La agenda roja, de Sofia Lundberg, un bestseller en Suecia que ha impulsado un movimiento social en las redes.

Laura Galdeano

Nuestra memoria es como una biblioteca. A cada uno de sus volúmenes le corresponde una persona. Hay tomos más usados, otros nunca consultados, el preferido, el odiado, el que rompimos en pedazos y otros que ya ni recordamos cuando lo leímos. Son historias que han ido confeccionando nuestra vida y memoria, pero para cualquier desconocido no significan nada. Doris, una anciana sueca de 96 años, trascribió esta biblioteca virtual. Se propuso no olvidar ninguna de esas historias y fue anotando los nombres de todas aquellas personas que ha conocido y querido desde 1928 en su agenda roja. Una tras otra hilan su vida y configuran cómo es y por qué.

Doris es la protagonista de la novela La agenda roja (HarperCollins), de Sofia Lundberg, un personaje ficticio pero inspirado en la propia abuela de la autora sueca. Cuando ésta falleció, Sofia Lundberg encontró entre sus pertenencias una agenda con nombres tachados y fue consciente de que ya nunca sabría quiénes eran esas personas y qué habían significado para su abuela. Como homenaje nació La agenda roja, bestseller en su país nativo y una novela que ha impulsado un movimiento en las redes sociales para adquirir conciencia sobre la soledad que sufren los ancianos y la necesidad de recordar su legado.

Precisamente, el gran valor de este libro es esa invitación a la reflexión. Doris vive sola en un apartamento del centro de Estocolmo y tan solo recibe visitas del servicio de atención a la tercera edad. De vez en cuando habla con su sobrina nieta, Jenny, que vive en Estados Unidos y hace malabares para conciliar vida y trabajo. Doris suele hojear su cuaderno desgastado con nombres que no significarán nada de aquí a unos años. Por eso, un día empieza a escribir la historia de cómo conoció a esas personas para que sus recuerdos no mueran cuando ella lo haga.

Vuelve a dar vida a los nombres de esa agenda. Pocas de ellas han logrado permanecer con vida tanto tiempo como ella. Se estremece, y la soledad de esa habitación fría se hace más tangible que nunca. (Pág. 141)

La novela se articula a base de flashback que reconstruyen la vida de la anciana,en primera persona para contar el pasado y en tercera para el presente. Cada capítulo está encabezado por un nombre de esa agenda. Recuerda bastante al estilo de El cuaderno de Noah, de Nicholas Sparks –sin tanto edulcorante, eso sí–, mimando mucho la narración para emocionar al lector con los episodios de amor, felicidad o tristeza.

Pensé que te habías olvidado de mí. Seguí con mi vida. Ahora estoy casado y, por desgracia, no podré verte. (Pág.128)

La soledad va acompañando a Doris mientras pone en orden sus recuerdos, el mejor legado que puede dejar a su sobrina nieta.

Cuando me enteré, taché lentamente su nombre en mi agenda y escribí la palabra MUERTA en tinta dorada. Dorada como el sol, como el oro. (Pág. 92)

Sofia Lundberg. La agenda roja. HarperCollins, 2018. ISBN:9788491393269. 304 páginas. 18 euros.

A continuación