Muere el escritor y periodista Tom Wolfe

El autor de La hoguera de las vanidades ha muerto en Nueva York a los 87 años.

LD/Agencias

El periodista y escritor estadounidense Tom Wolfe ha muerto este martes a los 87 años, según informa The New York Times. Según su agente, Wolfe había ingresado en el hospital con una infección que finalmente le ha causado la muerte.

Autor de las novelas La Hoguera de las vanidades, Todo un hombre y Me llamo Charlotte Simmons, Wolfe era conocido como el padre del Nuevo Periodismo, caracterizado por la inclusión de elementos propios de la ficción en los reportajes y que también abanderaron Truman Capote, Joan Didion, Gay Talese y Hunter S. Thompson.

Nació en Virginia en 1931 y trabajó como periodista desde que salió de la universidad, primero en el The Springfield Union News de Massachusetts y después en Washington y Nueva York. Llegó a la Gran Manzana en 1962 para trabajar en el The New York Herald Tribune y desde entonces no abandonó la ciudad, donde vivió con su esposa Sheila y sus dos hijos.

Wolfe, que insistía en que la única manera de contar una buena historia es salir a por ella, adoptó una actitud experimental con apoyo del director de ese diario, Clay Felker, quien animaba a sus reporteros a ir "más allá del periodismo objetivo". Fue entonces, a partir de la década de los 60, cuando contribuyó a crear un estilo híbrido que rompía con las formas convencionales de narrar utilizando técnicas novelísticas.

Ese "nuevo periodismo" se consolidó en EEUU a partir de 1973, con relatos escena a escena, diálogos completos y descripciones sobre comportamientos, formas de hablar o de vestir, que daban detalles "de categoría social".

Entre las publicaciones que deja Wolfe están también El buen género, donde relata la personalidad humana de un astronauta con motivo del primer viaje a la Luna, o La palabra pintada, en la que ironiza acerca del mundo actual del arte.

"No es solo un icono estadounidense, tenía una enorme reputación internacional", dijo al WSJ Nesbit, quien lo calificó como una de las personas "más modestas y nobles" que conoció y nunca intercambió "una mala palabra" con él durante su larga colaboración.

A continuación