Revelan los motivos por los que Borges nunca ganó el premio Nobel

La Academia Sueca ha desclasificado los informes de 1967, el año en que el escritor sonó con más fuerza como vencedor del galardón.

Laura Galdeano

Jorge Luis Borges (1899, Buenos Aires, Argentina / 1986, Ginebra, Suiza) supuso un punto de inflexión en la literatura gracias, en parte, a su forma de entender conceptos como el tiempo, la realidad o el destino, dotados de una originalidad y profundidad que han terminado por ser ideas universales. A pesar de ser de uno de los padres de la novela latinoamericana, el argentino murió sin ver en su estantería el Premio Nobel. La falta del galardón en el palmarés llegó a ser más notorio que su concesión. "Es una antigua tradición escandinava: me nominan para el premio y se lo dan a otro. Ya todo eso es una especie de rito", reconoció el autor de El Aleph en una entrevista en 1979.

Ahora, más de 30 años después de su muerte, sabemos por qué nunca se le concedió este premio. La Academia Sueca ha desclasificado los informes de 1967, el año en el que Borges sonó con más fuerza como vencedor y que se fue en manos del guatemalteco Miguel Ángel Asturias.

Según publica el diario sueco Svenska Dagbladet, que ha tenido acceso a los documentos guardados en secreto por más de 50 años, el presidente del Comité del premio, Anders Osterling, rechazó a Borges por ser "demasiado exclusivo o artificial en su ingenioso arte en miniatura".

Siempre circularon distintas versiones sobre los motivos por los que la Academia sueca no quiso reconocer la trayectoria de Borges. La más difundida fue la que apuntaba a razones políticas –el autor de Ficciones(1944) había recibido anteriormente un premio por parte de Pinochet–.

Otra de las teorías señalaban hacia rencores laborales. Borges criticó la obra del poeta sueco Artur Lundkvist, quien más tarde se convertiría en secretario permanente de la Academia. "La sociedad sueca no puede premiar a alguien con esos antecedentes", aseguró el poeta en alusión a la visita de Borges a Pinochet.

"Todo el mundo sabe que fue una cuestión política", comentó María Kodama, la vida del escritor en 2016. "El no fue invitado por Pinochet, sino por la Universidad de Chile. La gente es muy perversa, porque cuando un hombre como él recibe un doctorado, es protocolo que vaya el presidente del país", añadió.

A continuación