Eduardo Mendoza: "La Literatura debe volver a ser una asignatura"

El autor, galardonado con el Premio Cervantes, dejó su legado en la Caja de las Letras, donde permanecerá guardado hasta el 21 de abril de 2037.

Laura Galdeano

Este viernes es un día de resaca para Eduardo Mendoza. Tras recoger el Premio Cervantes de manos del Rey, el autor barcelonés compareció ante la prensa para comentar sus impresiones sobre la ceremonia y adelantar algunos de sus proyectos –tan solo algunas pinceladas porque el autor de La verdad sobre el caso Savolta reconoce ser bastante supersticioso en ese sentido–. Mendoza aprovechó este encuentro para reivindicar el valor de la literatura y abogó por su vuelta a las aulas como asignatura obligatoria.

"La Literatura debe volver a ser una asignatura. Las Humanidades son parte de nuestro desarrollo cerebral y nuestra forma de entender y estar en el mundo. Hay que enseñarla de esa forma. Se está perdiendo la literatura en favor de la lectura, que es una cosa que solo beneficia a la industria editorial. La literatura es otra cosa", insistió.

"No es importante que todo el mundo lea, sino que algunos lean y lean bien, con sabiduría. Eso no sucederá si en la enseñanza no se hace hincapié en la lectura de los clásicos, los libros difíciles pero enriquecedores. Los demás, si quieren que lean solo en verano o bestsellers horrorosos. Es el derecho de cada individuo".

Polémica con Marta Sánchez

Mendoza, que reside la mitad del año en Londres, aseguró que le gusta "intercambiar un divertimento" entre sus novelas serias. "Si escribiera solo novela de humor no estaría cómodo conmigo mismo", explicó. "Los libros de humor los escribo muy deprisa, no tengo que consultar nada y se venden como churros, por lo que a veces me pregunto por qué me empeño en escribir lo otro, pero es que tengo que hacer las dos cosas: estudiar e ir al cine".

También se refirió al humor mal entendido, aquel que se confunde con la ofensa. Concretamente, se refirió a Sin noticias de Gurb, una novela en la que un extraterrrestre aterriza en la Barcelona preolímpica y decide adoptar el aspecto de la cantante Marta Sánchez para pasar desapercibido. "Me dijeron que Marta Sánchez se había sentido algo molesta, que pensaba que la había utilizado como un personaje para ridiculizarla. Para nada fue mi intención. Pido disculpas si se ha sentido ofendida", zanjó.

Sobre sus próximos proyectos, descarta ocupar una silla en la RAE: "En varias ocasiones me han preguntado por qué no presento mi candidatura. Nunca he tenido ganas de hacerlo. No se qué haría en la Academia ni qué podría aportar. Soy muy vago y perezoso, me quito de encima todas las responsabilidades que puedo".

Para San Jordi, solo un deseo: "Pido que me dejen comprarme el libro que yo quiero, que me regalen otra cosa. Recibo tres libros al día, no tengo tiempo ni de tirarlos por la ventana".

Mendoza dejó su legado en la caja de seguridad número 1.484 de la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, donde permanecerá guardado hasta el 21 de abril de 2037, fecha elegida por el propio novelista. "Esto es una especie de entierro anticipado, es inquietante, pero mi venganza es que hasta dentro de 20 años nadie va a saber lo que hay", dijo.

A continuación