Los gobiernos de Primo de Rivera, Franco y Aznar, los más corruptos según el hispanista Paul Preston

Pedro de Tena

Resumido por el diario izquierdista eldiario.es, lo dicho por el hispanista Paul Preston, conocido por su interpretación izquierdista de la Historia de España, ha sido que hay tres periodos, en el último siglo y medio de la Historia de España, en los que la corrupción política ha alcanzado su mayor magnitud.
 

Por orden cronológico, "son la dictadura de Primo de Rivera durante el reinado de Alfonso XIII, la dictadura de Franco y los gobiernos del PP presididos por Aznar cuando funcionó la trama Gürtel. Son las conclusiones a las que llega en su libro Un pueblo traicionadoEspaña de 1874 a nuestros días: corrupción, incompetencia política y división social, publicado en octubre de 2019.

Resulta más que curioso que no haga referencia a la corrupción durante la Segunda República, denunciada incluso por Francisco Largo Caballero en la figura de Juan Negrín, que hizo un uso escandaloso del oro del Tesoro español, ni de la corrupción protagonizada por el PSOE en España desde 1982, muy singularmente grave y generalizada en Andalucía.

Así lo ha declarado durante la entrevista en el programa La Memoria (RAI, Canal Sur Radio) este veterano historiador que lleva centrado en la investigación sobre el pasado reciente español más de medio siglo desde que llegara a Granada a finales de los años 60 y que acaba de publicar Un pueblo traicionado (Debate), un libro de 800 páginas donde analiza con detalle la historia de la corrupción y la incompetencia política en España desde la restauración borbónica en 1874 hasta la actualidad, incluyendo el reinado de Felipe VI.

Ha ocurrido en Canal Sur Radio el pasado 12 de septiembre durante una entrevista que puede escucharse de nuevo aquí. Según el anuncio que proyecta a programa y presentador, La Memoria de RAI (Radio Andalucía Información) es un programa semanal que responde a la demanda social y al creciente interés ciudadano que suscita la recuperación de la memoria histórica, sobre todo en relación con la II República, la Guerra Civil y la postguerra española.

Es el primer espacio, se dice, dedicado exclusivamente a la memoria histórica en toda la radio española y aborda con estilo sereno, respetuoso y ponderado una temática histórica polémica y controvertida, con un tratamiento periodístico contrastado y documentado. Dirige y presenta Rafael Guerrero.

Sobre Alfonso XIII, al que pone como ejemplo de corrupción, dice que huyó de España al proclamarse la Segunda República el 14 de abril de 1931 con 85 millones de pesetas. Y añadía que, además, "se quejaba de no tener dinero, pese a que vivía bastante bien, primero en París y después en Roma. Yo descubrí casos de corrupción de Alfonso XIII, antes y durante la dictadura de Primo de Rivera, porque el rey estaba metido en asuntos bastante turbios".

Se ha calculado, con base en el INE, que 1.000 pesetas de 1938 – no hay datos anteriores -, equivalen a 1.670 euros actuales. Según ello, Alfonso XIII, aceptando lo expuesto por el hispanista británico y suponiendo que no tuviera derecho a hacer lo que se le atribuye, podría haber sacado de España 141,9 millones de euros. Recuérdese que el caso ERE, el de la formación, el de la Agencia IDEA y otros, pueden superar los 4.000 millones de euros. Pero estos datos quedan al margen de la conclusión de Preston.

Las afirmaciones de Preston, base de la "memoria democrática"

La dictadura de Miguel Primo de Rivera, al que compara con Donald Trump, fue "alucinantemente corrupta", y pone como ejemplo la guerra del RIF y el desastre de Annual, la fortuna de los March. Tampoco se olvida de Alejandro Lerroux, durante la II República, al que llama "corrupto, chaquetero y redomado sinvergüenza".

Curiosamente, Preston ataca con dureza la figura de Largo Caballero, al que acusa de incompetente y de indolente: "No cambiaba el ritmo de su vida. Se levantaba a la hora de siempre y se iba a la cama a las 8, sin permitir que lo despertaran por muy grande que fuera la catástrofe en plena guerra. Fue un desastre inmenso".

"Queipo sí que era un monstruo. Se que es un tema polémico que divide mucho a la gente en Sevilla, pero no estoy a favor de que un psicópata y un asesino siga por más tiempo enterrado en la Macarena como si fuese una figura religiosa", dijo.

De Franco dice que intentó traicionar a los generales que luego lideró reclamando al presidente de la República en 1936, Casares Quiroga, todo el poder sobre el Ejército y las fuerzas de seguridad del Estado, para evitar la guerra civil. Luego aclara que la carta de Franco a Quiroga no es seguro que este la recibiera.

"Un enorme chorizo"

Añade que su corrupción hizo que su amigo e historiador afín, Ángel Viñas, le llamara  "un enorme chorizo", situando al Pazo de Meirás entre sus inmensos chanchullos. Añade que desviaba suscripciones populares para la causa rebelde a sus cuentas particulares y que hizo una fortuna colosal.

"Cuarenta años de dictadura controlando los medios de comunicación y la educación en un régimen de terror habían creado una masa sustancial de gente que pensaba que Franco había salvado a España. Los éxitos posteriores del Partido Popular se deben a esto. Así se pueden explicar, que no justificar, las reticencias de los socialistas, por miedo y por una cierta complacencia", es otra de sus perlas.

Sobre la nueva futura ley de Memoria Histórica y Democrática, Preston dice que se funda en el Derecho Internacional y los Derechos Humanos, que quiere perseguir la apología del franquismo, que dice que va a prohibir las fundaciones fascistas e investigar el origen ilícito de algunos patrimonios y fortunas del franquismo, pero duda que vaya a tener éxito.

El tercer período más corrupto de la historia de España es, para Preston, el gobierno de José María Aznar cuando floreció la llamada trama Gürtel. En el libro citado escribe:

Durante la presidencia de Aznar, comenzaron a gestarse algunos grandes escándalos que tardarían más de una década en salir a la luz. Aznar eligió a Luis Bárcenas como gerente del PP en 1989. Encumbró a Rodrigo Rato en el Gobierno. Eduardo Zaplana era su protegido.[78] Los tres estarían en el centro de escándalos de corrupción multimillonaria, el primero de los cuales arrancó en 2009 cuando, como parte de la investigación de la trama Gürtel sobre la  financiación del PP, el juez Garzón preguntó a las autoridades suizas si Luis Bárcenas tenía fondos en bancos de Ginebra.

Preston, al que Pío Moa llamó el "chafardero indomable", ha sido acusado por los historiadores que no están de acuerdo con sus tesis de manipular abiertamente los hechos históricos.

Por ejemplo, Moa le recordaba en carta abierta de 2006...

...es normal que…la gente empiece a recordar que aquellos "buenos republicanos", en su mayoría marxistas, anarquistas y separatistas, cometieron a su vez una enorme cantidad de atrocidades. Y que no solo asesinaron a derechistas, sino que también se torturaron y asesinaron abundantemente entre ellos, entre las propias izquierdas, cosa que siempre “olvidan” los recuperadores de la “memoria”. Como olvidan que, al terminar la guerra, la represión franquista fue posible en gran medida porque los dirigentes huyeron al extranjero llevándose enormes tesoros expoliados a particulares y al patrimonio histórico y artístico español, y abandonaron a su suerte en España a sus seguidores comprometidos con el terror izquierdista.


Curioso es, además, que defienda con pasión al ex juez Baltasar Garzón, condenado en firme por prevaricación. En el libro mencionado, Preston se refiere a Garzón como "uno de los jueces que se han esforzado en eliminar la corrupción" en España, aunque reconoce que "fue expulsado de la carrera judicial por haber autorizado escuchas telefónicas ilegales de conversaciones entre los acusados y sus abogados".

Ahora habrá que ver si el programa de Canal Sur Radio dedicado a la Memoria Histórica dedica el mismo espacio y tiempo a alguno de los historiadores, por ejemplo, el ya citado Pío Moa, para contrastar las tesis defendidas por Preston, tesis que no son compartidas por otros hispanistas británicos de prestigio.

A continuación