Penélope Cruz: "Asghar Farhadi ha conseguido que veas vida, que te olvides de que estás viendo una película"

La actriz ha regresado de promocionar Todos lo saben, película que ha protagonizado junto a Javier Bardem.

Andrés Arconada

El último año de Penélope Cruz ha sido especial por muchas razones. Nominada a los Emmy en la categoría de mejor actriz secundaria por su interpretación de Donatella Versace en la miniserie El asesinato de Gianni Versace, acaba de regresar a España después de promocionar por medio mundo la película Todos lo saben, otro de los tres grandes proyectos que han marcado su agenda estos meses. La alegría que completa el tridente, evidentemente, no podía ser otra que ese papel "pequeño pero especial" que ha asumido en el último trabajo de Pedro Almodóvar, al que ella misma ha calificado de "emotivo precisamente por lo especial que es para él, ya que es un personaje muy inspirado en su madre".

En lo relativo a la película de Asghar Farhadi, en la que se ha tenido que enfrentar a un personaje extremadamente difícil marcado por una transición al dolor abrumadora, ella se muestra entusiasmada. Responde a las preguntas con la emotividad propia de la actriz que se ha comprometido profundamente con su personaje, y que ha crecido mucho, también. "Yo nunca me llevo los personajes a casa, pero aquí tenía que poner más distancia aún", explica. "Al final tenía que hacer lo que intento siempre: entrar al cien por cien cuando estaba en el rodaje y luego salir de esa ficción, dejarla ahí y retirarme, cargar pilas para el día siguiente y… bueno, intentar dar el máximo. Y hay días y días". En todo ese proceso, sin embargo, destaca el papel del director,"nuestro guía en todo momento" y una persona, ante todo, "honesta". "Gracias a Dios le teníamos a él. Siendo una ficción que exige que te metas en una piscina muy dolorosa, fue una delicia trabajar con él. Porque sabes que siempre te va a decir la verdad y va a intentar sacar lo más verdadero de sus personajes".

La actriz solo tiene palabras de admiración para el iraní, al que considera "un genio". "La gente se pregunta cómo un extranjero ha podido hacer una película tan verdaderamente española, sin clichés…", comenta. "Yo creo que ha conseguido que el espectador vea vida. Que se olvide de que está viendo una película".

Respecto a su carrera, destaca sobre todo el amor que sigue profesando por su trabajo. "Yo llego ahora a los estudios y siento la misma sensación que cuando llegaba con quince años, y eso es algo que creo que nunca hay que perder", explica, antes de profundizar. "Creo que lo más bonito de nuestra profesión es que siempre eres un estudiante. Siempre estás aprendiendo porque cada nuevo papel es un nuevo reto completamente distinto al anterior. Es un alimento para el alma porque es pura creatividad y porque te pone constantemente en un sitio de humildad". "Yo siempre he tenido la tendencia de intentar controlarlo todo, pero sobre todo por miedo. Y la interpretación cada día me da esa lección: que no controlamos nada y que hay que saber adaptarse siempre", sentencia.

A continuación