El espionaje al que somete la tiranía cubana a su población

Un thriller y una "comedia" han protagonizado la nueva jornada del Festival de Málaga.

Sergio Pérez (Málaga)

El Festival de Cine en Español de Málaga sigue su curso y no precisamente en una edición que se vaya a recordar por una gran cosecha cinematográfica. Una de las películas que a priori más llamaba la atención era un thriller con tintes de terror argentino-español con Belén Rueda y Natalia de Molina entre su reparto y dirigido por el uruguayo Gustavo Hernández, No dormirás.

El argumento es bastante llamativo, un grupo de teatro dirigido por Alma (Belén Rueda) experimenta sobre el modo de conseguir la inspiración llevando a cabo un insomnio extremo. Pasadas las 108 horas sin dormir comienzan las alucinaciones y la línea entre la vida y la muerte se difumina mientras los actores se ven sometidos por sus miedos y sus propios personajes. Todo ello aliñado con un escenario de los que piensas "ahí no me metía ni loco", un antiguo psiquiátrico abandonado. Por fortuna el director uruguayo no ha recurrido al susto fácil, con subida de música mediante, y nos mantiene en la butaca entre la sugestión y el suspense.

hqdefault.jpg

Otra coproducción, en este caso cubano-norteamericana(sí, han leído bien)-española ponía el toque de humor a la jornada, Sergio y Serguéi, de Ernesto Daranas. La historia nos sitúa en la Cuba de 1991 con la Unión Soviética en plena descomposición y la pérdida del sostenimiento económico del Kremlin. En este contexto Sergio, un profesor de marxismo de La Habana y amante de la radiofrecuencia, contacta inesperadamente con Serguéi, astronauta soviético abandonado a su suerte en la estación espacial MIR. Este personaje está inspirado en Serguéi Krikaliov, astronauta que batió el récord de permanencia en el espacio, estuvo cinco meses más de lo previsto ya que el país del que había despegado ya no existía.

La película sorprendentemente retrata la crudeza de la dictadura, para ello le basta con un par de escenas sobre el espionaje al que es sometido Sergio por el simple hecho de tener un aparato de radiofrecuencia. ¿Y dónde está el humor? Pues en el caricaturizado funcionario que espía a Sergio, suponemos que para pasar la censura de la tiranía.

Película interesante sobre cómo puede nacer la amistad entre dos personas tan diferentes en un momento dado. Hay que mencionar un pequeño papel que desempeña el actor norteamericano Ron Perlman dando vida a Peter, otro radioaficionado que ayudará a Sergio en la misión de intentar devolver a tierra firme a Serguéi.

hqdefault.jpg
A continuación