Las puertas para la Catedral de Burgos encargadas a Antonio López siembran el debate

El organismo consultor de la Unesco en materia de patrimonio ha emitido un informe desfavorable sobre esta intervención artística.

LD / Agencia

El Arzobispado de Burgos defendió el proyecto que ha encargado al escultor y pintor Antonio López para decorar las puertas de la fachada principal de la catedral y sobre el que Icomos, organismo consultor de la Unesco en materia de patrimonio, ha emitido un informe desfavorable.

Con motivo del octavo centenario de la colocación de la primera piedra en la catedral de Burgos (1221-2021), el Arzobispado sustituirá las puertas de madera de la fachada principal (Puerta del Perdón o de Santa María) por otras de bronce cuya decoración, en clave de arte contemporáneo, ha encomendado a Antonio López.

Ante una campaña lanzada en Change.org, contraria a esta intervención artística y que ya cuenta con más de 30.600 firmas, el Arzobispado explica a través de un comunicado que las nuevas puertas serán "una obra de arte contemporánea, firmada por un autor de enorme prestigio, Antonio López, artista de incuestionable reconocimiento internacional y premio Príncipe de Asturias de las Artes, que ha gozado de absoluta libertad para concebir su propuesta".

El comunicado añade que esta contribución pasará a formar parte de un monumento en el que conviven cinco estilos artísticos, fruto de cada etapa a lo largo de ocho siglos. Desde el Arzobispado se considera que el programa conmemorativo del VIII Centenario es la ocasión perfecta para "dejar huella, impulsar el turismo en el momento más necesario y situar a Burgos en primera línea de cara al exterior".

"Absoluta transparencia"

Agrega que durante todo el proceso, el Cabildo ha actuado con "absoluta transparencia", recuerda que las actuales puertas se encuentran en mal estado por lo que el cambio "es necesario", y que también otorga "una oportunidad única para abrir el arte, la catedral y la ciudad al mundo".

Respecto a las voces contrarias a la intervención, afirma que se trata de una "campaña de difamación" por afirmar que las nuevas puertas se financian con dinero público, sino mediante el mecenazgo "que siempre ha estado del lado del arte y de la cultura, que perdura y genera valor incalculable a lo largo de los siglos".

En este sentido, el alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, ha dirigido una carta al vicario general de la Diócesis en la que indica: "lo cierto y real es que el Ayuntamiento no aporta ninguna cantidad económica al posible cambio de las puertas de la Catedral de Burgos".

El proceso de renovación e intervención artística ha seguido todos los cauces establecidos para una modificación de este tipo en cualquier monumento Patrimonio de la Humanidad, y que se ha aportado "la documentación necesaria a todas las instancias pertinentes y en los plazos requeridos, con absoluta transparencia", apostilla el texto diocesano.

No es la primera vez que Icomos, organismo consultor de Unesco en materia de patrimonio, elabora un informe desfavorable sobre proyectos que afectan al patrimonio cultural y que, sin embargo, finalmente han visto la luz porque no es vinculante, insiste el Arzobispado.

A continuación