Muere el pintor Xavier Grau, integrante junto a Federico Jiménez Losantos del grupo de 'Trama'

Encarna Jiménez

La madrugada del pasado sábado ha muerto en Barcelona a causa de un cáncer el pintor Xavier Grau Masip (1951). El artista fue uno de los cinco integrantes del grupo pictórico e intelectual de Trama junto a José Manuel Broto, Gonzalo Tena, Javier Rubio y Federico Jiménez Losantos.

La obra de Grau ha sido expuesta en La Fundación Juan March, en el IVAM, en el MACBA, en la Colección de Arte Contemporáneo de la Fundación La Caixa o en el Reina Sofía, donde tiene dos obras. En la última edición de Arco presentó dos obras de gran formato.

xavier-graupelikan.jpg
Pelikan II (1996)

Grau era un pintor de ojos risueños e inquietos. En los años 70, antes de que muriera Franco, los del colectivo Trama ya estaban metidos hasta las cejas en el activismo pictórico y político. Zaragoza fue la base de un proyecto ambicioso. Defensores de la pintura/pintura, amantes del movimiento soporte/superficie, seguidores de Lacan, maoístas telquelianos y militantes y, sin embargo, a veces amigos de los conceptuales que se situaban enfrente en aquellas trincheras teóricas que nada tienen que ver con las de hoy.

Grau siempre fue un pintor fiel. A la pintura y a sí mismo. Era discreto en aquellas noches setentonas de las Ramblas pero enérgico en su pintura. Pintura abstracta, llena de color, ritmo en las formas, de fuerza expresiva y potencia emocional, con más regusto de De Kooning que su amigo Broto que tanto añorará su ausencia. Juan Manuel Bonet, ex director del Museo Reina Sofía la describía como "llena de ecos de otras pinturas en las que a veces reina el caos y súbitamente se hace la luz y todo se ordena".

Grau ha sido un pintor persistente, desde los comienzos en 1979 en la galería Buades, Maeght, con la complicidad siempre de Miguel Marcos, galerista y pintor que ha mantenido viva la llama de la pintura que se fraguó en España en los 80 y se formó en los 70 del pasado siglo. Desde la galería Miguel Marcos le dedican estas palabras:

Es uno de los puntos fuertes del debate plástico español de los años setenta. El inmenso legado que has dejado va a quedar en la memoria histórica y cultural de nuestro país y, muy especialmente, de todos los admiradores de tu obra.
¡Adiós amigo!

xavier-graumarcos.jpg

Debemos a Javier Lacruz una documentación imprescindible sobre el grupo Trama, incluido en su volumen primero una entrevista con todos sus integrantes. Ahí se puede percibir quien fue Grau, el único catalán de ese grupo que luego dio origen a personalidades diversas, unas mezclando escritura y pintura, como Javier Rubio y Gonzalo Tena y otras más genuinamente plásticas como Broto y Grau. Su mujer, la pintora Charo Pradas, nacida en la provincia de Teruel, parecía cerrar el corchete aragonés de un pintor de raza.

En los últimos tiempos, no han remado los museos a favor de la pintura, inmersos como estaban en darnos lecciones ideológicas , pero hay grandes ejemplos de quienes siempre persistieron en la práctica de su esencia. Pintura, pintura, fue la vida de Xavier Grau.

A continuación