Play

Los vínculos de los Alba con el descubrimiento de Tutankamón

El Palacio de Liria muestra al público la relación entre Jacobo Fitz-James y Howard Carter.

Laura Galdeano

Hace 100 años, Howard Carter, que llegó a Egipto como un sencillo dibujante, halló en el Valle de los Reyes la tumba de Tutankamón, un hito absoluto para la arqueología. El descubrimiento no tardó en convertirse en noticia internacional y provocó en el mundo una especie de egiptomanía del que España no se libró. Carter celebró conferencias para presenar sus trabajos de excavación. Cuatro de ellas, en 1924 y 1928, se celebraron en Madrid gracias a la amistad que mantenía con Jacobo Fitz-James (1878-1953), XVII duque de Alba y abuelo del actual duque de Alba. De hecho, la relación era tan íntima que se alojó en su propia residencia.

Jacobo fue presidente del Comité hispano-inglés y se relacionó con grandes intelectuales de la época. Conocía a Lord Carnarvon, el mecenas de Howard Carter, quien presumiblemente los puso en contacto en uno de los viajes del duque de Alba a Egipto, un país que le fascinó. De hecho, existe una íntima relación de la Casa de Alba con Egipto desde la época de la Emperatriz Eugenia hasta la actualidad.

Carter dedicó casi una década a inventariar los tesoros hallados en la tumba del faraón niño, pues, a diferencia de la mayoría, esta no había sido saqueada y se halló tal cual la dispusieron para Tutankamón. De estas tareas fue informando puntualmente al duque de Alba, como consta en varias cartas.

Las charlas del arqueólogo británico en Madrid han sido el punto de partida de la investigación realizada por los doctores Myriam Seco y Javier Martínez. "Carter no visitó demasiados países, fuimos unos auténticos privilegiados. Esas charlas tuvieron gran éxito y repercusión, como reflejan los recortes de prensa de la época", asegura Seco. "Después del descubrimiento de Tutankamón, el duque volvió a Egipto con su hija Cayetana. Desde el punto de vista histórico, no tenemos evidencias sobre si visitaron la tumba. Pudo ser", apunta Javier Martínez.

‘Alba y Carter’, la exposición

La Fundación Casa de Alba muestra en una nueva exposición temporal, bajo el título de Alba y Carter: 100 años descubriendo a Tutankamón, la implicación del duque de Alba en la difusión del descubrimiento arqueológico mediante una serie de objetos personales, como cartas, fotografías y documentos, la mayoría procedentes de los fondos de la Fundación junto con préstamos de otras instituciones, como la Residencia de Estudiantes. Para ello se ha habilitado un nuevo espacio en el madrileño Palacio de Liria: el Gabinete del duque de Alba.

carter-alba.jpg
El actual duque de Alba visita la exposición junto a los comisarios.

El itinerario expositivo está dividido en seis bloques temáticos sobre la figura de Tutankamón, Howard Carter, Lord Carnarvon y el descubrimiento de la tumba, el duque de Alba como promotor de la arqueología española y las dos conferencias de Howard Carter en Madrid. La afición de Jacobo Fitz-James por la Historia y hacia la cultura egipcia queda manifiesta a través de sus libros, muchos de ellos expuestos.

El precio de la entrada a la exposición temporal es 7 euros. Además, Liria ofrece una modalidad de visita combinada al palacio y la muestra temporal a un precio de 18 euros.

A continuación