Play

Análisis 'Yakuza 6: The Song of Life': el Dragón de Dojima se despide con una entrega notable

Una buena historia, su sentido del humor y el catálogo de juegos clásicos de SEGA hacen olvidar la simplificación de su sistema de combate.

Carlos de Ayala / Elsotanoperdido

Dentro de pocos meses se cumplirán cinco años desde que viera la luz PlayStation 4. Durante todo este tiempo, hemos tenido que esperar para ver como el primer juego de la serie Yakuza llegaba a la actual generación con el esperado The Song of Life, que presenta el final de la historia de Kiryu Kazuma, personaje más conocido como El Dragón de Dojima. Sin embargo, al mismo tiempo que el juego representa el final, también es una recomendable entrada a la serie para aquellos que no se hayan aventurado antes por ella.

La accesibilidad a la secuencia histórica de hechos hay que agradecérsela a la incorporación de un resumen con todo lo ocurrido en los capítulos anteriores, algo recomendable antes de comenzar a poner el punto final a la trama. El interés de los antecedentes no se puede negar, pero la aventura que nos espera no depende en gran medida de lo sucedido anteriormente, es decir, Yakuza 6 logra dar continuidad al trabajo anterior sin llegar a confundir a los nuevos jugadores.

De vuelta a casa

En la trama, Kiryu regresa al orfanato que ayudó a fundar para descubrir que su protegida Haruka ha desaparecido y que su última pista se pierde entre las calles de la populosa ciudad de Kamurocho. Al llegar descubre que la mujer ha sido víctima de un atropello, y lo más desconcertante es que estaba acompañada de un niño. Ahora, el protagonista debe descubrir quién es el padre del bebé y qué estaba haciendo Haruka en la ciudad (y si su atropello fue o no un accidente).

yakuza6-1.jpg

Incluso usando la ciudad de Kamurocho (una de las señas de identidad de la serie) como escenario de fondo, Yakuza 6: The Song of Life ofrece la sensación de una nueva ciudad. En los tres años que Kiryu ha pasado en la cárcel, el populoso distrito ha sufrido una serie de cambios tanto en su geografía como en su dinámica de poder. Parte de la ciudad ahora está dominada por la Tríada, que libró una cruenta guerra con la familia Tojo, la cual nuestro protagonista llegó a liderar en el pasado, y ahora domina el área central. Aprovechando el cambio en el equilibrio de poder, la mafia coreana también intenta hacerse con algo de territorio con un nuevo grupo empeñado en tomar su cuota en los mercados ilegales.

Kiryu intentará apartarse de estos juegos de poder, influencias y traiciones con la determinación de no caer de nuevo en la Yakuza o la delincuencia. Pero tan pronto como surge la oportunidad, no dudará en usar los golpes para corregir las injusticias que surgen en su camino, lo que hace que se involucre de nuevo en el mundo criminal. La historia se estructura con un formato familiar para los seguidores de la serie. Hay momentos donde la trama adopta un tono bastante serio y siempre tiene en consideración cuestiones como el honor y la responsabilidad, mostrando la violencia como el último recurso. En las misiones secundarias, el humor característico de la serie es la tónica general, generando un efecto cómico muy interesante gracias al contraste que los PNJ (personaje no jugador o no jugable) producen en relación a la composición firme y serena de Kiryu.

yakuza6-2.jpg

Si estás interesado en no perderte nada de la trama debes estar preparado para leer mucho, y en inglés, ya que no hay subtítulos en castellano. El juego desarrolla la historia a un ritmo lento y se toma todo el tiempo necesario para desarrollar personajes y relaciones. Esto es algo que puede ser frustrante en un primer momento, pero generalmente el resultado acaba por contener una trama rica y fácil de entender.

Nuevas localizaciones, antiguos horizontes

Además de Kamurocho, Yakuza 6: The Song of Life también transporta la acción hasta Onomichi, una ciudad costera en la que se resuelve buena parte de la trama. En esta localización nos presentan a la mayoría del elenco de secundarios, figuras que consiguen ser tan determinantes como interesantes en la serie. Desde el punto de vista mecánico, el nuevo juego simplifica bastante los conceptos vistos en Yakuza 0 y Kiwami. Ahora Kiryu cuenta con un único estilo de lucha que mezcla los elementos para atacar, esquivar y agarrar de entregas anteriores, algo que termina por dejar un juego menos rico y variado en sus tácticas de combate. Lo mismo encontramos en el sistema de progresión. Ahora no es necesario gastar dinero para perfeccionar habilidades: cada actividad acumula puntos en diferentes áreas del personaje que el jugador puede invertir en mejorar sus características o para desbloquear nuevos ataques. En general, la dinámica es más sencilla y accesible que en el pasado, sin llegar a ser excesivamente fácil; en cambio, el precio de los accesorios se ha aumentado considerablemente.

yakuza6-3.jpg

Yakuza 6 es un juego bastante compacto en su área de exploración, al contrario de la tendencia que dicta que con cada entrega hay que ofrecer un escenario más grande, el equipo de desarrollo ha optado por densidad en lugar de espacio perdido. Tanto Kamurocho como Onomichi están rebosantes de misiones principales, objetivos e historias secundarias, además de las características actividades paralelas de la serie con las que pasar el rato. Mientras no estamos golpeando mafiosos o resolviendo la trama, podemos aprovechar para cantar en algún karaoke, jugar a los dardos, pasar algún tiempo entrenando a béisbol o charlar con la anfitriona de algún club. Pero si esto no es suficiente, también es posible dedicar tiempo a jugar clásicos de SEGA como Outrun, Puyo Puyo o una versión completa de Virtua Fighter 5: Final Showdown entre otros.

Una franquicia con personalidad propia

Por otro lado, Yakuza 6: The Song of Life es un juego que no tiene reparos en mostrar su personalidad, algo que acaba permitiendo situaciones un tanto inverosímiles a la mirada occidental. Sin embargo, gracias a esas referencias, en ocasiones explicitas, alcanza matices muy ricos, convirtiéndolo en una experiencia muy valiosa si te gusta Japón y las buenas historias. En la forma que se presentan las misiones secundarias, los enfrentamientos contra diferentes clanes mafiosos o en las mismas conversaciones se percibe cristalino el característico estilo de humor que acompaña a la serie desde sus inicios, un sarcasmo fuera de lo convencional con el cual el juego consigue tener una identidad única en un universo repleto de títulos de mundo abierto. Para completar la oferta, la obra también tiene un nuevo sistema de creación de clanes que permite dedicar decenas de horas a reclutar miembros para nuestra banda. Si a todo esto añadimos las decenas de misiones secundarias que ofrece el juego, no se puede negar que Yakuza 6 es un título lleno de contenidos que se puede aprovechar durante muchas horas independientemente de la misión principal.

Otras novedades bien recibidas en la entrega están ligadas al sistema de guardado. En Yakuza 6 ya no es necesario utilizar cabinas telefónicas para guardar. Se puede salvar la partida de forma automática en algunos checkpoints o de modo manual usando el smartphone; y se terminaron los tiempos de carga al entrar en las tiendas. El motor del juego también se ha actualizado y presenta escenarios y modelados aún más bonitos, aunque se sigue percibiendo gran disparidad entre los detalles de los personajes principales y los PNJ secundarios.

Conclusiones

Yakuza 6: The Song of Life puede presumir de cerrar de una forma excelente la trayectoria de Kiryu Kazuma en el mundo de los videojuegos, presentando una trama que ata cabos sueltos del pasado. Al mismo tiempo, presenta sistemas y un guion bastante atractivo para aquellos que no han tenido la oportunidad de conocer la serie en la actual generación, algo que no es precisamente sencillo cuando llevas tantos y tan ricos capítulos a la espalda. Aunque el sistema de combate se ha simplificado en relación a sus predecesores y a nivel gráfico denota algo de incoherencia en virtud de las calidades dispares de los personajes. En conjunto, Yakuza 6 tiene entre sus virtudes una historia bien desarrollada y envolvente donde nos encontraremos con personajes carismáticos y un mundo repleto de cosas que hacer, sin olvidar el catálogo de juegos clásicos de SEGA completos.

A continuación