‘Empire Divided’, la nueva campaña de 'Total War: Rome II' que explora la crisis del siglo III

Sega y Creative Assembly han confirmado el lanzamiento de una nueva campaña a gran escala para Total War: Rome II disponible el 30 de noviembre.

Elsotanoperdido

Empire Divided contará con una serie de nuevos contenidos que cobrarán vida en el juego, entre los que se incluyen 10 nuevas facciones jugables diferentes, nuevas condiciones para la Victoria, así como renovadas características de campaña tales como plagas, cultos y bandidaje.

Es la crisis de la tercera centuria, y una serie de emperadores ineptos rivalizan por conseguir el poder que se ha desgarrado entre las facciones: el Imperio Romano, los bárbaros y los Imperios del Este, todos ellos listos para sacar el máximo partido del caos, de modo que es el momento de hacer algo o morir en el intento.

Entre las nuevas facciones que estarán disponibles, cinco están clasificadas como heroicas: Roma, la Galia romana, Palmira, los sasánidas y los godos. Las facciones heroicas poseen condiciones de victoria más elaboradas y complejas, además de líderes de facción únicos que no pueden morir en combate. Estas facciones también cuentan con sus propios eventos, en los que se representan las historias de sus personajes, que, a su vez, otorgan bonificaciones a sus habilidades y permiten que los jugadores puedan tomar decisiones importantes en lo que respecta a su propio desarrollo y al de su facción.

Como adelantábamos, los períodos de autoridad gubernamental reducida fomentan un mayor bandidaje, y en Empire Divided cada provincia contará con un nivel variable que aumenta mientras mayor sea el dominio en términos de extensión territorial, así como con la presencia de ciertos edificios locales. El bandidaje se puede reducir con la presencia de ejércitos, generales y edificios especiales. Cuando aumenta el bandidaje, baja la cantidad de alimentos. Asimismo, esta escasez de víveres puede suponer una amenaza para toda la facción.

Aparte de las religiones más consolidadas, en el siglo III empezaron a surgir un número diverso de sectas, ahora representados por cadenas especiales de edificios que cualquier facción puede construir en sus asentamientos. Hay tres cultos disponibles en el juego: el cristianismo, el mitraísmo y el maniqueísmo. No podemos olvidarnos de las plagas, que en el siglo III estaban a la orden del día. Cuando una plaga asola un asentamiento, su crecimiento y el orden público se ven influenciados. Además, los ingresos también se ven reducidos. Por otra parte, las enfermedades también se pueden extender a territorios adyacentes a causa del movimiento de tropas y las rutas comerciales. Los edificios sanitarios pueden prevenir el surgimiento de plagas y, por ende, su propagación.

Junto a la nueva campaña Empire Divided, también se lanzará el parche de actualización gratuito Poder & Política. Esta actualización remodela el sistema político de la obra para crear una experiencia más sutil e interesante con consecuencias de gran alcance. Apuntar que, para poder jugar a la nueva campaña, será necesario disponer del juego original Total War: Rome II.

A continuación