Play

'Batman Arkham Origins': todo héroe tiene un comienzo

Su mayor virtud es también su principal pero: esta nueva entrega es completamente fiel a los dos anteriores juegos de la saga.

EP/Jesús Delgado

Warner Bros. Games Montreal recoge el testigo de Rocksteady en el desarrollo del universo de Batman en los videojuegos. Batman Arkham Origins vuelve al principio de la carrera del Caballero Oscuro como justiciero, en donde suple su juventud con un arsenal casi tan increíble como la trama del juego. Este análisis ha sido realizado con la versión digital para PC.

Lo mejor:

  • Una historia larga y super-adictiva
  • Una Gotham ampliada y más grande
  • El nuevo Modo Detective, muy al estilo CSI

Lo peor:

  • Algunos glitches y bugs
  • Pocas novedades respecto a las mecánicas

Batman Arkham Origins ya está aquí. La nueva (¿o primera?) aventura de Batman como protector de Gotham aterrizó el viernes 25 de octubre en PS3, Xbox 360 y PC. Con él Warner Bros. Games Montreal continúa la saga Arkham, cuyo primer título, Arkham Asylum arrancó, hace unos años, convirtiéndose en un éxito de ventas.

Arkham Origins actualiza todo lo vertido en anteriores entregas pero dándole una vuelta de tuerca a la propuesta. En lugar de avanzar hacia el futuro y jugar con un universo ya creado y con cierta similitud al de los tebeos de DC Comics, Batman Arkham Origins vuelve al principio de la saga y narra cómo Batman acabó teniendo tan nutrido grupo de villanos con los que luchar, incluyendo al Joker, Máscara Negra, Bane y otros tantos viejos conocidos de los anteriores Arkham.

De este modo, la nueva aventura empieza una noche de Navidad, en la que Batman en lugar de trinchar el pavo, tiene que poner orden en la ciudad... algo que acabará yéndosele de las manos. Con esta premisa, todos los jugadores quedarán maravillados, ya que Batman Arkham Origins no solo ofrece una enorme y grandísima ciudad, sino también una historia compleja nada lineal y cargada de sorpresas, que no decae en ningún momento. Ni siquiera cuando parece que todo ya ha acabado...

Ahora bien, los puristas encontrarán ciertas divergencias respecto a los otros juegos, no sólo estéticas, sino también de trama. Y aunque estén ligeramente justificadas por la propia evolución de la historia, al final denotan que Paul Dini, guionista de los otros dos Arkham, no está en este proyecto, lo cual también hace que el tono de la historia cambie bastante hacia algo ligeramente más dramático y trascendente. No obstante, podemos decir que es un gran trabajo de guión, ya que además todas las conexiones con los 'futuros' Arkhams quedan perfectamente explicadas.

Las mecánicas del murciélago

Una de las principales características de Arkham Origins es su falta de innovación jugable real. Si bien cuenta con algunas novedades en materia de gadgets, en general no hay nada nuevo en él. Lo cual lleva a la conclusión de que si hay algo que funciona bien, ¿por qué debería cambiarse?

Paralelamente, el modo en el que Batman avanza y ganas habilidades se ha sofisticado notablemente. A partir de ahora, Batman no sólo gana ataques y nuevas capacidades mediante la adquisición de puntos de experiencia. En Batman Arkham Origins, para poder acceder a ciertas habilidades, el jugador antes deberá superar retos como volar cierto número de metros sin uso de garfio, superar un modo depredador con una serie de eliminaciones, lograr un combo determinado, etc.. Desgraciadamente, algunos de estos desafíos deben completarse en el modo historia en el momento preciso, ya que están destinados a completarse en escenarios que no se regeneran en el tiempo, a diferencia de sus antecesores.

Por otro lado, Gotham se ha respetado y ampliado respecto Batman Arkham City, y no sólo se reconocen edificios y áreas enteras de este juego, sino que incluso se han añadido nuevos barrios, como un impresionante puente de más 300 metros de largo y tres barrios completamente nuevos, plagados de rascacielos, a cuyos áticos en algunos casos no podremos llegar, pues sirven de muro y límite del mapa. ¡Ah, y eso sin contar con la Bat-cueva, que también puede visitarse durante la partida!

Desgraciadamente, el precio de esta ampliación de áreas no ha sido otro que el detrimento de los procesos del juego. En sus primeras 72 horas de vida en el mercado se han detectado un buen número de glitches, bugs y fallos de conexión a los servidores, ya sea a la hora de conectar con las cuentas o incluso validar códigos para los DLC. Además, la versión de PC (la analizada en este texto, obtenida a a través de descarga digital), muestra el mayor número de errores, llegando incluso a impedir la realización de una misión secundaria.

Por su parte, cabe señalar que Warner Bros. Games ya se ha hecho eco de estos fallos y en el foro de la página oficial del juego ha anunciado que están trabajando en corregir rápidamente estos errores.

Dando vida a Gotham

Visualmente Batman Arkham Origins no supone tampoco una gran novedad respeto al anterior Batman. Si bien es cierto también que encontramos cambios, como la armadura del personaje o el rediseño de la ciudad previamente mencionado, se ha mejorado su acabado y su presentación gráfica. En general, se agradece que no se trate de un juego de siguiente generación, ya que exprime al máximo los recursos de la presente de manera elegante y eficiente.

La BSO es paralelamente una novedad. Alejándose del estilo similar al de las composiciones de Hans Zimmer que escuchamos en Asylum y City, la nueva banda sonora devuelve al jugador a un tipo de música cercana a la que Danny Elfman realizó para las películas de Batman de Tim Burton. Esto y el alto número de cinemáticas que se han añadido, mucho más que en los otros Arkhams, hacen que Batman Arkham Origins pueda pasar por una película del Caballero Oscuro sin muchos problemas.

Respecto al doblaje al castellano, no puede decirse que la elección del casting de voces sea malo, todo lo contrario. Claudio Serrano y otros tantos viejos conocidos repiten papel, incluido José Padilla, el actor que da vida al Joker. Sin embargo, su dirección deja bastante que desear, y el tono impreso en ciertas ocasiones es poco adecuado para la situación. Eso, y ciertas traducciones literales del texto original hacen que el resultado desmejore bastante. Ahora bien, los más perfeccionistas y críticos preferirán disfrutar del doblaje original debido que la traducción castellana pierde por el camino detalles: el acento británico y cockney del Pingüino y su banda, las inflexiones de voz del doblador original del Joker (de quitarse el sombrero), o incluso la lánguida flema de Alfred al lanzarle pullitas a su señor.

Un viejo nuevo Batman

Batman Arkham Origins no es en modo alguno novedoso. Warner Bros. Games Montreal en muchos sentidos ha sido conservadora y en lugar de arriesgarse y tratar de reescribir el trabajo de Rocksteady ha preferido seguir su estela. Y eso les honra, ya que no han tratado de crear escuela, sino de continuar un modelo que ha demostrado en dos entregas su excelente formula y funcionalidad y que permite perfectamente llevar a Batman a un videojuego.

Por eso mismo, a pesar de sus muchos y numerosos glitches, Batman Arkham Origins sigue siendo un producto de mucha calidad y con bastantes horas de juego. Su dificultad y la multitud de desafíos que ofrece, lo convierte en uno de los mejores juegos del año, además de uno de los más entretenidos y largos. Por ello, se trata de una de las apuestas más seguras para las consolas PS3 y Xbox 360, que con él llevarán al límite sus capacidades técnicas.

A continuación