Xiaomi presenta Black Shark, su móvil para videojuegos con refrigeración líquida

Seis pulgadas de pantalla, aspecto agresivo y hasta 8 GB de RAM son las señas de identidad de un smartphone que por ahora sólo saldrá en China.

Daniel Rodríguez Herrera

La compañía tecnológica Xiaomi ha presentado este viernes en China su nuevo móvil Black Shark, un terminal específicamente orientado a la experiencia con videojuegos que supone la primera incursión de la empresa asiática en un producto de estas características. El móvil incorpora una pantalla IPS de 5,99 pulgadas con los marcos laterales reducidos y relación de aspecto 18:9, con 2160x1080 píxeles de resolución (lo que supone 403 píxeles por pulgada) y soporte para HDR10.

Como características orientadas a los videojuegos, el Black Shark integra el procesador de gama alta Qualcomm Snapdragon 845 y ofrece entre 6 y 8 gigabytes de memoria RAM y entre 64 y 128 gigabytes de almacenamiento interno. Para que el procesador pueda funcionar más tiempo a pleno rendimiento cuenta con un sistema de refrigeración líquida que enfría hasta en 8 grados tanto el SoC principal como el procesador de imagen independiente que incluye, según la compañía. No obstante, al contrario que su principal rival, el Razer Phone, su tasa de refresco no llega a los 120 hercios sino que se queda en los 60.

Aunque la fotografía no sea su punto fuerte, dispone de una cámara trasera dual de 20 y 12 megapíxeles y una frontal de 20 megapíxeles. La batería dispone de la respetable cifra de 4.000 mAh. Su diseño frontal es clásico, con bordes escasos y un sólo botón físico que funciona como lector de huellas. Los laterales ya son algo distintos a lo normal, con unos bordes de color verde. Y por detrás la cosa cambia notablemente con una mezcla de plástico y metal más grueso en el centro que en los laterales y un aspecto que recuerda mucho a los ordenadores hechos para gamers.

También dispone de un par de toques de hardware específicos para videojuegos. Uno de ellos es un botón físico situado en un lateral que activa el Shark Space, una suerte de clon de Xiaomi del Game Center. Además, el móvil es compatible con un accesorio que funciona como una suerte de gamepad que se acopla a un lado del móvil y ofrece un pequeño joystick y varios botones. Cuenta con batería propia de 340mAh y no se conecta físicamente al móvil, al funcionar por bluetooth. Cuesta 179 yuanes (23€ al cambio).

El Xiaomi Black Shark saldrá a la venta en China el próximo 20 de abril, a un precio de 2.999 yuanes (387€), con una configuración de 6 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento interno, y de 3.499 yuanes (452€) con 8 GB de RAM y 128 GB de memoria interna. Estará disponible en los colores negro y gris, aunque en este último caso será difícil explicar que se llame "tiburón negro". Incluye el sistema operativo Joy UI, una variación de MiUI pensada para jugar que se basa en Android Oreo. La compañía no ha dado ninguna pista sobre la futura disponibilidad de este terminal fuera de su país.

A continuación