El próximo Android M podrá sustituir a las pantallas multifunción de los coches

Android Auto ha sido la apuesta de Google de este año de introducirse en los automóviles, pero al igual que Wear necesitaba de un móvil.

Libertad Digital

Ha sido un año de grandes novedades para el sistema operativo Android. Además de la versión 5.0 Lollipop, que ha traído un buen montón de nuevas características y un diseño completamente renovado, Google ha puesto en marcha dos proyectos: Android Auto, para integrar el sistema operativo en los coches, y Android Wear, para hacer lo propio con los dispositivos ponibles, léase relojes.

Sin embargo, tanto Auto como Wear tenían un requisito: funcionaban como sistemas auxiliares de un teléfono equipado con el Android fetén, de modo que si nos olvidamos de coger el teléfono o se nos queda sin batería, su utilidad queda severamente limitada, cuando no desaparece por completo. Un problema que, al menos en el caso de Android Auto, Google parece querer solucionar el año que viene.

La próxima versión de Android, conocida por el momento como Android M, vendrá con un sistema operativo para automóviles completamente independiente de otros dispositivos, de modo que podamos usarlo para navegar con el GPS o escuchar música sin necesidad de emplear el teléfono, aunque podamos seguir conectándolo. El nuevo sistema estaría mucho más integrado con el vehículo, pudiendo sustituir los actuales paneles de los fabricantes, ya que también permitiría escuchar la radio, configurar el volumen de los altavoces, controlar el aire acondicionado, ver datos de conducción, avisos de mantenimiento, etc.

Aunque marcas como Mercedes, Hyundai, Mazda, Nissan, Renault, Seat, Volvo, Volkswagen o Honda han firmado con Google para incorporar la versión actual de Android Auto a sus coches a partir de comienzos de 2015, está por ver si los fabricantes de coches aceptarán integrar el nuevo Android M Auto y perder así el factor diferenciador entre marcas que son las actuales pantallas multifunción.

A continuación