El empleo de neuronavegadores en cirugía ofrece mayor seguridad para los pacientes

La neuronavegción es una realidad médica, una suerte de GPS que orienta a los profesionales por el cerebro durante la operación.

LD/Agencias

La neuronavegación aplicada a la medicina ya no es parte del futuro, sino una realidad en el día a día de los profesionales sanitarios, así como un aval para los pacientes. Supone una herramienta más, una guía ya esencial para los cirujanos durante sus intervenciones. ¿Su principal beneficio? Una mayor seguridad para los pacientes de que todo va a ir bien. Es como un GPS que orienta a los profesionales por el cerebro durante la operación, aportando al mismo tiempo precisión en las intervenciones.

Esta tecnología, por suerte, está cada vez más asentada en nuestro país. Según el doctor Ricardo Díez Valle, neurocirujano del Hospital Ruber Internacional de Madrid y experto en la misma, "la informática aplicada a la cirugía posibilita los abordajes mínimamente invasivos para la localización de lesiones cerebrales y la realización de craneotomías maximizando la precisión y la seguridad".

En concreto, los sistemas de neuronavegación suelen emplearse para patología craneal o espinal, si bien su mayor aplicación se concentra en los tumores cerebrales, aportando un aumento de las tasas de resección y de supervivencia de los pacientes, así como una disminución en las complicaciones o efectos no deseados de estas cirugías.

Se trata de sistemas con varios componentes, sistema de referencia en el paciente, instrumentos guiados, y elementos de visualización de los detalles anatómicos, entre otros; que convierten a los neuronavegadores en definitiva en un GPS por el cerebro. Otra de sus ventajas es que permiten hacer reconstrucciones tridimensionales en tiempo real, aparte de localizar de forma precisa cualquier lesión o estructura neurológica.

Precisamente, el Hospital Ruber Internacional de Madrid dispone del último modelo de neuronavegador de la compañía alemana Brainlab, en concreto, el último modelo denominado ‘Curve 2.0’.

A juicio del doctor Ricardo Díez Valle, neurocirujano del citado centro hospitalario perteneciente a Quirónsalud, este dispositivo es la plataforma de navegación quirúrgica "más potente y versátil" ya que ofrece "mucho más" que una cirugía guiada por imágenes: "Es una puerta de entrada móvil a la cirugía digital, equipado con una pantalla 4K de gran tamaño, que nos permite planificar, revisar y guiar la intervención utilizando toda la información de multiples tipos de imagen, resonancia, TAC o PET, con mejor acceso que nunca a toda la información"

Eficacia y sencillez

Las innovaciones de Brainlab en cirugía aportan eficacia y sencillez incluso a los procedimientos más complejos, ofreciendo soluciones para que las intervenciones de cráneo, columna, y otras diversas especialidades sean más eficaces y menos invasivas.

Este ha sido el caso reciente del doctor Ricardo Díez Valle y la doctora Sonia Tejada que concretamente han estado asistidos por este novedoso software de navegación y de planificación, cuya última versión del navegador ha sido utilizada para una cirugía craneal compleja.

"En este equipo es muy sencillo utilizar imágenes multimodales, ya que podemos dirigir la cirugía al tumor como lo indica una resonancia normal, pero también, al mismo tiempo utilizar la información del PET y de secuencias avanzadas de resonancia, como la tractografía o la RM funcional", destaca el doctor Díez Valle.

Según el neurocirujano de Quirónsalud, gracias a esta última tecnología se puede identificar "mejor que nunca" lo que es tumor, así como las zonas del cerebro que realizan las distintas funciones cerebrales y sus conexiones.

"La pantalla 4K hace que toda esa información se presente de forma simultánea en resolución completa, sin que se produzcan pérdidas de calidad. En el caso ya realizado recientemente en el Ruber Internacional era importante extirpar la parte metabólicamente más activa, indicada en PET, sin afectar a las fibras de la función visual. Este equipo lo hizo muy sencillo", asevera el neurocirujano.

Precisión

De hecho, la doctora Sonia Tejada defiende que gracias a este neuronavegador es posible planificar en 3D y adaptarlo a los hallazgos intraoperatorios, así como una apertura mínima en el cráneo, asegurando un acceso perfecto por el corredor más pequeño posible.

"Entre los beneficios de la neuronavegación se encuentran que esta tecnología asegura tasas de resección tumoral más altas, y un porcentaje de efectos neurológicos no deseados muy bajo, lo que se asocia a una mayor supervivencia a los pacientes con tumores. Permite también aplicar técnicas de cirugía mínimamente invasiva en cualquier procedimiento. Por ello, la precisión que los neuronavegadores aportan en cada intervención quirúrgica es sinónimo a su vez de menores complicaciones postoperatorias", confirma la especialista de Ruber Internacional.

Asimismo, la experta de Quirónsalud asegura que ‘Curve 2.0’ combina "a la perfección" las prestaciones del software de Brainlab, con la obtención de imágenes intraoperatorias, las soluciones robóticas quirúrgicas, se integra con otros dispositivos necesarios para la intervención como microscopios, ecógrafos intraoperatorios, etc.

En última instancia, Ricardo Díez Valle afirma que este equipo está diseñado para coordinarse perfectamente con el microscopio robotizado Kinevo 900, ya disponible en el hospital madrileño, permitiendo guiar todo el abordaje de forma milimétrica según la planificación marcada.

La empresa germana Brainlab, creadora de estos neuronavegadores de última generación, se distingue por desarrollar software y tecnología médica innovadora, permitiendo en consecuencia gestionar y hacer el mayor uso de los datos clínicos disponibles para enriquecer los tratamientos, la toma de decisiones por parte de los cirujanos y, por tanto, los resultados en pacientes

A continuación