La EMA da luz verde a la pastilla anticovid de Pfizer, que reduce un 89% el riesgo de morir

El tratamiento oral de Pfizer contra el coronavirus podría ser usado en la UE tras sus prometedores resultados.

Libertad Digital

A la vacuna contra el coronavirus, el arma más eficaz contra la pandemia, están a punto de unirse varios tratamientos médicos por vía oral. Este jueves, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha avalado el uso en contexto de emergencia de Paxlovid, la pastilla de Pfizer contra la covid, bajo decisión individual de cada país mientras llega la licencia oficial europea.

La noticia llega poco después de que se difundieran los últimos estudios de la farmacéutica sobre su pastilla anticovid: Pfizer anunció este miércoles que ha logrado un "inhibidor potente" contra el coronavirus, incluida la variante ómicron, e insistió en que según sus datos reduce en un 89% el riesgo de hospitalización o muerte en adultos.

Según Pfizer, el medicamento puede usarse para tratar a adultos con covid-19 que presenten riesgo de padecer la enfermedad grave pero que aún no necesiten oxígeno. Los dos principios activos de Paxlovid, PF-07321332 y ritonavir, disponibles en comprimidos separados, deben tomarse juntos dos veces al día durante cinco días.

En el estudio de la farmacéutica participaron 2.246 adultos en Norte américa y Sudamérica, Europa, África y Asia (41 % de ellos en EE.UU.) a los que se les había diagnosticado covid-19 en los cinco días anteriores, y todos ellos tenían por lo menos una característica o condición médica que les convertía en pacientes de riesgo. De los que recibieron Paxlovid, sólo el 0,7 % fueron hospitalizados en los 28 días posteriores a su participación en el estudio, y ninguno de ellos murió. Mientras, de los participantes que no recibieron la pastilla el 6,5 % fueron hospitalizados o o murieron.

A la prometedora pastilla de Pfizer se suma la de la farmacéutica Merck, Molnupiravir, autorizado también por la EMA para usos de emergencia y que ha empezado a usarse en Dinamarca.

Ambas funcionan de forma similar, bloqueando la actividad de una enzima específica que el SARS-CoV-2 necesita para replicarse en el cuerpo infectado.

Merck estima que reduce en un 50% el riesgo de fallecer o enfermar gravemente.

A continuación