El beneficio añadido para los niños que ven los pediatras en la vacunación contra el coronavirus

La campaña de vacunación infantil ha arrancado en toda España. Estas son algunas de las claves del proceso que arranca ahora.

M. R. Martín

Los casi 3,3 millones de niños entre 5 y 11 años están llamados a vacunarse contra el coronavirus desde este miércoles. Como ocurrió en el arranque de la vacunación adulta hace ahora un año, son las comunidades autónomas las encargadas de acometer el proceso, desde la citación hasta el lugar donde se colocarán las dosis, e incluso las prioridades en la vacunación, que Sanidad dejó en manos de las consejerías.

Aunque el pasado lunes llegó la primera remesa de vacunas de Pfizer para niños, 1,3 millones, el grueso no llegará hasta enero. Como el año pasado, ha sido Sanidad quien ha recibido y luego repartido las dosis después de que la EMA diera su ok a la vacuna infantil de Pfizer.

Estas son algunas de las claves del proceso que ahora se abre:

¿Dónde y cuándo se ponen las dosis?

El lugar varía según la comunidad autónoma, aunque la opción predilecta son los centros de salud o los "vacunódromos". Cinco comunidades han optado también por los colegios (Comunidad Valenciana, La Rioja, Extremadura, Castilla-La Mancha y Andalucía).

La dosis para niños de la vacuna de Pfizer es un tercio de la administrada a los adultos. También varía el intervalo: en lugar de esperar 21 días, los niños tendrán que esperar ocho semanas para el segundo pinchazo. Se cree que así se consigue una mejor respuesta inmune.

¿Quién se las pondrá primero?

La Comisión de Salud Pública recomendó iniciar la campaña con los niños de alto riesgo y los de mayor edad aunque las comunidades autónomas podrán adaptar esa recomendación En estos primeros días se está vacunando mayoritariamente a los niños entre 8 y 11 años, aunque hay variaciones según la autonomía.

En cuanto a los niños con perfil de riesgo, la Asociación Española de Pediatría (AEP) y el Comité Asesor de Vacunas considera que son todos los pequeños con enfermedades crónicas, cáncer, tratamientos inmunosupresores. Para ellos, los pediatras recomiendan una pauta de tres dosis. Serán, sin duda, los grandes beneficiados de este proceso.

Razones para vacunarse...

La Asociación Española de Pediatría recuerda que en el caso de los niños y adolescentes menos del 1% de los infectados por covid necesita ingreso, y de ellos necesita cuidados intensivos un 15/20%. Entre los efectos más temidos del covid en niños están por un lado el síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (SIMP), y por otro la covid persistente, aunque se considera, también, menos frecuente que en adultos.

Entre las cifras que ofrece la AEP está el dato de que la mayoría de los niños con infección presentan una evolución favorable incluso con enfermedades previas, y que casi todos los niños que acaban en UCI presentan enfermedades anteriores.

Pese a la constatación del riesgo muy bajo de esta enfermedad en menores, la inmensa mayoría de pediatras está a favor de la vacunación para evitar las "formas graves" asociadas al SARS-CoV-2 entre las que mencionan además del SIMP y la covid persistente la neumonía. "No sería justo privar a la población infantil del beneficio que aporta la vacunación, del que ya gozan los mayores de 12 años (aunque los objetivos en términos de salud sean diferentes)", añaden. También mencionan que vacunar a los niños podría dificultar la circulación de virus y obstaculizar así la aparición de nuevas variantes.

... y un beneficio clave

Cabe señalar otra razón que lleva a los pediatras a apoyar la vacunación de los niños: "Hay que considerar los efectos colaterales que la pandemia ha tenido en los niños y adolescentes, entre los que se encuentran la falta de normalidad en la escolarización, derecho fundamental de la infancia y base imprescindible para el bienestar y desarrollo personal de cada niño, y los trastornos de salud mental que se han evidenciado como consecuencia de la pandemia". A este respecto, el pediatra del Hospital Niño Jesús David Andina señalaba en Es la Mañana de Federico hace unos días el aumento "brutal" de ingresos de causa psiquiátrica entre niños y adolescentes.

"El principal beneficio indirecto de la vacunación es que les permite recuperar la vida social y de relación imprescindible para su buen desarrollo emocional", apuntan. También mencionan, "adicionalmente", que la vacunación infantil "puede contribuir a la menor circulación del virus y, por consiguiente, a reducir el riesgo de infección en adultos".

¿Cuáles son los efectos secundarios?

Los observados son leves y parecidos a los padecidos por los adultos, según la Sociedad Española de Inmunología. Entre los síntomas, citan fiebre, cansancio y dolor del brazo.

En cuanto a los efectos adversos graves, la Asociación Española de Pediatría señala que en los ensayos clínicos no se han detectado y que los estudios entre adolescentes vacunados, mayores de 12 años, han permitido detectar casos "muy raros" de anafilaxia y miocarditis entre los 10 y 14 días tras la vacunación. La Sociedad Española de Inmunología destaca al respecto que entre los millones de dosis ya inoculadas en Estados Unidos y en Israel a niños entre 5 y 11 años no se ha detectado ningún caso de miocarditis.

¿La vacuna es segura?

Ante estos datos, tanto la Asociación Española de Pediatría como la Sociedad Española de Inmunología, como antes la Agencia Europea del Medicamento, afirman que las vacunas, también en niños, son "seguras" y "bien toleradas". De nuevo, la experiencia previa en Israel y Estados Unidos es clave.

A continuación