Los médicos de Sudáfrica insisten en que ómicron es más contagiosa, pero más leve que delta

Los médicos de atención primaria aseguran que no han enviado a ningún paciente al hospital. El 86% de los que ya están ingresados son no vacunados.

Sandra León

Nada más constatar la aparición de ómicron, los expertos ya advirtieron de que necesitaban entre dos y tres semanas para conocer el alcance real de la nueva variante. Ahora que la fecha se acerca, parece que todos los estudios apuntan en la misma dirección: ómicron es más contagiosa, pero también más leve que delta.

Al mensaje enviado la semana pasada por Richard Friedland, CEO de las clínicas Netcare -el mayor grupo privado de Sudáfrica-, se suma ahora el de decenas de médicos del país que tratan a diario con los nuevos contagios.

omicron-vacuna-coronavirus-301121.jpgMensaje desde Sudáfrica: "Ómicron puede indicar el fin de la covid-19"

Unben Pillay ejerce en la provincia de Gauteng - epicentro de la nueva variante- y dirige una asociación que representa a unos 5.000 doctores de medicina interna en todo el país. Su región, la más poblada de Sudáfrica, registró un incremento del 400% en nuevos casos en la primera semana de diciembre, y las pruebas muestran que la variante es la responsable de más del 90% de ellos, según las autoridades sanitarias. Sin embargo, ni él ni sus colegas han enviado todavía a ningún paciente al hospital.

Recuperarse en casa

Según el doctor, aquellos que se infectan con la nueva variante "pueden controlar la enfermedad en casa" y "la mayoría se han recuperado en el periodo de 10 a 14 días de aislamiento". Lo más alentador es que esto no sólo estaría ocurriendo con los jóvenes, sino que, según Pillay, tanto las personas mayores como aquellos con patologías previas también estarían cursando la enfermedad de forma más leve que en olas anteriores.

Con delta, sus pacientes "tenían problemas para respirar y niveles de oxígeno más bajos. Muchos necesitaron hospitalización en cuestión de días". Los de ahora presentan síntomas más leves, similares a los de una gripe, incluyendo dolor corporal y tos.

A pesar de que todavía es pronto para elevar a categoría a estos análisis preliminares, el propio director del Centro de Investigación de Salud de Sudáfrica, Willem Hanekom, también ha asegurado en las últimas horas que, "por el momento, casi todo apunta a que es una enfermedad más leve".

Los datos clave

Su afirmación no sólo se basa en lo que cuentan los médicos de atención primaria, sino en la situación de los hospitales. A la espera de que las secuenciaciones corroboren la variante de los últimos ingresados, el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica ha realizado un informe sobre la situación actual del país, del que se desprenden tres conclusiones fundamentales:

  • Solo el 30% de los hospitalizados por covid-19 en las últimas semanas estaban graves, menos de la mitad que durante las primeras semanas de olas pasadas.
  • Apenas el 3% de los pacientes ingresados han fallecido, frente a casi el 20% de los brotes previos.
  • El promedio de las estancias hospitalarias ha sido más corto: 2,8 días frente a los 8 anteriores.

Además, según Waasila Jassat, responsable de monitorear los datos hospitalarios para este organismo, en estos momentos, el 86% de los ingresados no están vacunados.

Una situación manejable

Angelique Coetzee, presidenta de la Asociación Médica de Sudáfrica y la doctora que descubrió ómicron en este país, corrobora estos datos y asegura que "por el momento, es una situación que podemos manejar".

La situación en su consulta es la misma que describía Unben Pillay: "De los 70 pacientes que he podido atender en estos días no he mandado ni a uno de ellos al hospital", asegura en una entrevista concedida al diario El País.

angelique-coetzee-sudafrica-omicron-coronavirus-29112021.jpgLa doctora que descubrió la variante ómicron: "Estoy en el epicentro y es extremadamente débil"

Ómicron "nunca" será tan grave

"Lo que está ocurriendo en los hospitales es que acuden por otro motivo y cuando les hacen la prueba dan positivo, pero no iban porque se sintieran mal con síntomas de covid -explica Coetzee-. Por eso la mayoría no necesita oxígeno". Y aun así insiste en que, entre los nuevos hospitalizados en Sudáfrica todavía no se sabe con certeza si están contagiados por ómicron o delta porque, "por el momento, no se está facilitando esta distinción en los datos".

Sea como fuere, la doctora está convencida de que "ómicron no será nunca tan grave, en la misma escala de casos severos, que la delta". De hecho, Coetzee recuerda que, pasadas tres semanas de la aparición de dicha variante, la Asociación Médica de Sudáfrica ya pidió al Gobierno que empezara a cerrar las escuelas y lugares públicos "porque la gente estaba muy enferma". Y la mejor prueba de que la situación no es comparable es que "eso no está pasando ahora".

A continuación