Sanidad también se lava las manos con la vacunación infantil y la mayoría de dosis llegará en enero

Las comunidades autónomas serán quienes organicen la campaña, que arranca el día 15, y establezcan prioridades.

LD/Agencias

Este martes se conocieron más detalles sobre la vacunación infantil contra el coronavirus que la Comisión de Salud Pública y las comunidades autónomas han autorizado para los niños de 5 a 11 años. Como en el caso de la vacunación de adultos y adolescentes, los encargados de organizarla serán las autonomías. El Gobierno será quien distribuya las dosis adquiridas de forma conjunta por la UE.

Según anunció desde Bruselas la ministra de Sanidad, Carolina Darias, el primer envío llegará a España el 13 de diciembre y constará de 1,3 millones de dosis. Ya en enero llegarán otras dos millones. En España hay más de 3,2 millones de niños en esa franja de edad.

Darias anunció que se repartirían de forma equitativa en función de la población diana y que estas serán las que establezcan la "modalidad" en la que se procederá a su inoculación. Entre las opciones barajadas por las autonomías están los hospitales, vacunódromos, centros de salud e incluso colegios.

Fuentes de Sanidad señalan a Efe que, como recomendación general, la estrategia aconseja iniciar con los niños con inmunodepresión y otras vulnerabilidades para después priorizar en función de su edad, empezando por los más mayores, pero se ha dejado la puerta abierta a las autonomías para que la apliquen en función de sus características. La estrategia difiere de la utilizada con la vacunación con adultos, cuando Sanidad al menos sí marcó los grupos prioritarios en la administración de las dosis.

La vacuna infantil se dispensará en viales diferentes a los utilizados para la población adulta; la fórmula para niños no requiere de disolución y recibirán un tercio de la dosis que se le da a los adultos.

Por el momento, la de Pfizer es la única vacuna pediátrica autorizada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) -que tiene previsto pronunciarse sobre la de Moderna este mismo mes- y está regulada solo para niños de 5 a 11 años, ya que por debajo de esa edad los estudios siguen en marcha.

En el caso de los niños, las dos dosis no estarán separadas por 21 días, sino por 8 semanas, de acuerdo a lo que ha pactado la Comisión a propuesta de los expertos de la Ponencia de Vacunas, que estiman que ello contribuye a incrementar la respuesta inmune y a tener vacunados a todos los menores entre 5 y 11 años en un corto espacio de tiempo con al menos una dosis.

Sanidad estima que la vacunación infantil servirá para "disminuir la carga de enfermedad de este colectivo y la transmisión en el entorno familiar, en los centros educativos y en la comunidad". Además, indican que se les protegerá "no solo de la enfermedad en su faceta aguda, sino también ante posibles afecciones a futuro y frente al síndrome de covid persistente".

A continuación