Las claves de la nueva variante de coronavirus: ¿hay razones para entrar en pánico?

Una nueva variante de coronavirus que acumula más de 30 mutaciones ha desatado una preocupación global. ¿La alarma está justificada?

Mercedes R. Martín

Científicos sudafricanos dieron este jueves la voz de alarma por la aparición de una variante del coronavirus que presentaba "una constelación muy inusual de mutaciones". La denominada variante B.1.1.529 es "realmente preocupante", afirmó Tulio de Oliveira, director del Centro de Respuesta e Innovación frente a Epidemias de Sudáfrica. También avisó de que se estaba expandiendo de forma extraordinariamente rápida.

Sus palabras urgiendo a una respuesta internacional y más financiación para investigar encontraron un eco inmediato: la OMS la ha clasificado como una variante preocupante y ha advertido de que "las pruebas preliminares sugieren un mayor riesgo de reinfección en comparación con otras que también son de preocupación". Mientras, una cascada de países, entre ellos Reino Unido, Israel, y los 27 de la UE, han anunciado limitaciones a los vuelos desde Sudáfrica y otros países del sur del continente.

La reacción internacional y de los mercados ha sido inusualmente rápida pero desde el ámbito científico se llama a la cautela porque los datos, aunque preocupantes, son preliminares. Estas son algunas de las cuestiones clave en torno a la bautizada como variante Omicron:

¿Por qué ha despertado una especial preocupación?

La preocupación de la que hablan científicos y medios en torno a la nueva variante se debe a que acumula muchas mutaciones, "más que las habituales", y "sobre todo tiene muchas en la zona de la proteína Spike", la diana de las vacunas actuales, explica a LD la inmunóloga del CSIC Matilde Cañelles. Esa circunstancia, aclara, "podría conducir hipotéticamente a que los anticuerpos reconocieran menos esta variante". Algunas de las mutaciones se habían observado ya en otras variantes pero esta sería la primera vez en que se ven juntas. Además, ciertas mutaciones encontradas "afectarían a las zonas" de unión con los anticuerpos neutralizantes, por lo que "potencialmente ese tipo de mutaciones podrían ser más peligrosas que otras".

Por otro lado, también ha alarmado su rápida expansión, pero Cañelles indica sobre esto que todavía no está claro de cuántos casos estamos hablando. "Es un poco pronto y hay pocos datos", explica la experta, que también señala que se ha expandido en un contexto de "pocos casos" en Sudáfrica, es decir, no habría apenas variantes con las que competir.

¿Qué datos existen sobre eficacia vacunal y transmisibilidad?

Cañelles aclara que aún faltan al menos dos semanas para conocer los resultados de experimentos sobre cómo neutralizan los anticuerpos esta variante. También señala que "es pronto para saber" si producirá una enfermedad más grave mientras que los datos son demasiado escasos, a su juicio, para valorar su transmisibilidad puesto que se ha extendido en un contexto de "poca incidencia".

El catedrático de Parasitología de la Universidad de Valencia Rafael Toledo, que recuerda a LD que "es lo más normal del mundo que aparezcan variantes", coincide en que aún "es todo muy preliminar" y que se trata de mutaciones detectadas en la secuencia genética de las que aún se desconoce qué consecuencias tendrán.

¿Por qué otra vez ha surgido en Sudáfrica?

La inmunóloga señala que se manejan "dos hipótesis" sobre la razón de que esta variante pueda haber surgido en Sudáfrica. Por un lado, un bajo grado de vacunación, de en torno al 25%; por otro, una bolsa importante de población con VIH y por tanto con "la inmunidad bastante comprometida", un contexto que hace más fácil que surjan variantes. Toledo añade que la región donde surgió el brote, Gauteng, tiene unos niveles de vacunación particularmente bajos, algo que podría haber sido determinante para la explosión de la variante, y una incidencia del 20% en casos de sida.

¿Surgirá una variante de escape?

Toledo cree "muy difícil que se genere una variante que evada" todo el "entramado de anticuerpos" que crea la vacuna y considera que para que se cree una variante de escape el virus tendría que "cambiar tanto que perdería su viabilidad", es decir, su capacidad de infectar. "El virus puede cambiar, pero con cada cambio está arriesgando su viabilidad para sobrevivir", destaca. Apunta que se podrían producir "variaciones" que hicieran que se perdiera algo de eficacia en los porcentajes de protección frente a enfermedad grave pero insiste en que "las mutaciones no pueden ser infinitas".

¿Por qué se ha actuado tan rápido?

Cañelles ve "un poco precipitada" la reacción internacional pero apunta que el objetivo puede ser "curarse en salud": paralizar los vuelos un par de semanas hasta ver si se confirma o no si el virus evade la inmunidad y tratar así de controlar su expansión.

Toledo añade que el surgimiento de esta variante llega en "un momento de especial sensibilidad" por el aumento de casos en Europa y se quiere "demostrar movimiento". Pero avisa de que tomar medidas demasiado contundentes puede tener efectos contraproducentes, como reticencias de los países a la hora de notificar mutaciones.

A continuación