Reino Unido aprueba el primer antiviral contra la covid-19 que se puede tomar en casa

Molnupiravir reduce el riesgo de ingreso y muerte una vez confirmado el positivo. El ministro de Sanidad asegura que "es un día histórico".

LD/Agencias

El Reino Unido se ha convertido este jueves en el primer país del mundo en aprobar un antiviral que se puede tomar en casa y que reduce el riesgo de ingreso hospitalario y fallecimiento por covid-19. Se trata del Molnupiravir, la primera pastilla contra el coronavirus que podrá usarse en pacientes que han dado positivo en un test y que presentan al menos un factor de riesgo para desarrollar una enfermedad grave. Así, este fármaco está recomendado, por ejemplo, para personas obesas, mayores de 60 años y pacientes con diabetes o con problemas cardíacos.

La Agencia Reguladora de Medicamentos (MHRA, por sus siglas en inglés) asegura que el medicamento es "seguro y efectivo para reducir el riesgo de ingreso hospitalario y muerte en personas con un covid de suave a moderado que sufren un riesgo extra". En un comunicado explica, además, que el medicamento debe ser suministrado inmediatamente después de dar positivo por covid o dentro de los cinco días posteriores a la confirmación de la infección. La recomendación de los reguladores es que la pastilla, desarrollada en un principio para tratar la gripe, sea tomada por estas personas vulnerables dos veces al día.

Con todo, el ministro británico de Sanidad, Sayid Javid, ya ha destacado en sus redes sociales que se trata de un "día histórico" para el Reino Unido, al convertirse en "el primer país en el mundo que aprueba un antiviral para la covid que se puede llevar a casa".

Así funciona el Molnupiravir

Molnupiravir ha sido desarrollada por las compañías farmacéuticas estadounidenses Merck y Ridgeback Biotherapeutic, y se trata del primer medicamento para el tratamiento de la covid que puede ser tomado en forma de pastilla en vez de una inyección.

El fármaco ataca una enzima que el virus utiliza para hacer copias de sí mismo, por lo que se previene su multiplicación y mantiene la carga viral a niveles bajos en el organismo, con lo que reduce la gravedad de la enfermedad.

La consejera delegada del regulador británico, June Raine, ha subrayado que el medicamento se consolida así como "otra terapia para nuestra armadura contra la covid-19", y ha insistido en que su aprobación es importante porque puede ser tomado fuera del entorno hospitalario.

A continuación