¿Por qué los test de autodiagnóstico siguen sin venderse en España?

Mientras otros países europeos venden los test en el súper, en España las farmacias los tienen almacenados a la espera del OK del Gobierno.

Mercedes R. Martín

A principios de marzo, miles de alemanes madrugaron para hacer cola frente a supermercados de la cadena Aldi: eran los primeros en vender test caseros de covid, a cinco euros la unidad. Se agotaron en minutos. Poco después otros países europeos, como Francia o Portugal, se unieron a la estrategia de vender test de autodiagnóstico en un intento de multiplicar la detección de infectados. En España, sin embargo, los test de autodiagnóstico siguen sin estar a la venta a pesar de que algunas farmacias ya los tienen almacenados y listos para distribuir. ¿Por qué?

El primer paso para que España se sumara al resto de países se dio a finales de abril, cuando la Agencia Europea del Medicamento dio por fin el ok al primero de los test caseros. Para su venta, sin embargo, falta un requisito legal: la aprobación de un real decreto modificando otro del año 2000 que establece qué productos sanitarios de diagnóstico in vitro (como, por ejemplo, pruebas de embarazo) pueden venderse sin prescripción médica. La modificación, indispensable para que los test puedan venderse en farmacias sin receta, ha pasado por varios trámites pero aún falta el último paso, su aprobación en Consejo de Ministros. Desde que se conoció el borrador hasta ahora han pasado ya más de dos meses.

brote-fiestero-mallorca-jovenes-universitarios-270621.jpg5 datos esperanzadores y una incógnita ante la escalada de contagios entre los jóvenes

La situación ha provocado un nuevo enfado del sector farmacéutico con el Gobierno durante la pandemia: como recuerda Luis González, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, desde el comienzo de la crisis han querido hacer más y se han sentido ninguneados por las instituciones. Ahora, el retraso del Gobierno, para el que no encuentra explicación, ha provocado que algunas farmacias tengan desde hace semanas los test listos para la venta en sus establecimientos sin que sepan todavía cuándo podrán dispensarlos.

En declaraciones a LD, González señala que ya hay varios test autorizados por la Agencia del Medicamento porque cumplen los requisitos y están a la espera del OK del Gobierno. Según explica, hay pruebas para coger la muestra de forma nasal o mediante saliva y el resultado está en 15 minutos. Sobre la tardanza, apunta que no entienden qué ocurre y recuerda cómo los farmacéuticos llevan meses reclamando que este tipo de test se dispensen en farmacias.

Desde Cataluña también califican de "incomprensible" lo que está pasando. En un comunicado, el Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Cataluña lamenta un escenario que genera "incertidumbre en la población e impotencia entre el colectivo farmacéutico, que no puede dispensar sin receta un producto clave para cribar la población, aislar casos positivos y descongestionar" los centros de atención primaria.

Test en el cajón

La responsable de una de las farmacias que tiene los test en cajas a la espera de poder venderlos, SaniPlus de Madrid, se une a la queja de las trabas que han encontrado en el sector. Susi Martínez cuenta que los compraron cuando se publicó la autorización de la AEMPS pero ahora "están alargando" el cambio en la legislación que lo hará posible.

En su caso, los compraron porque se los ofreció Cinfa, el primer distribuidor autorizado para importarlos. Explica que vienen en cajas de uno y cajas de cinco y su precio, aún sin fijar, podría rondar los doce euros si es de forma individual y los 49 si es el pack de cinco. Para tomar la muestra basta con introducir el hisopo en la parte baja de la nariz dos centímetros.

test-casero-alemania.jpg
Uno de los test disponibles en Alemania: hisopo, cajetín para ver el resultado y solución para la muestra

Tras lamentar que les lleven "dando largas ocho semanas", afirma que cada día entra gente en su farmacia o llaman por teléfono preguntando por los test porque prevén algún reencuentro familiar, despedidas de soltero... El perjuicio que siente, explica, "no es tanto el dinero que cuesten los test que tengas como el hecho de que los tengo en el cajón, tapados con un cartel que dice ‘no se pueden vender’". Lamenta que estén guardados con "lo útiles que pueden haber sido". Sobre su sensibilidad, apunta que es del 97%: "Tiene la misma que un test de antígeno en el médico. Hay mínimos estándar", examinados por la Agencia del Medicamento, y "los supera con creces".

La farmacia de Susi Martínez fue una de las que se sumó a la iniciativa de hacer test de antígenos, reclamada desde verano del año pasado por autonomías como Madrid y que tanto tardó en aprobar Sanidad en otra ‘guerra’ que irritó al sector. Finalmente, se sumaron 600, que sólo podían hacer test en determinadas condiciones: si estaban prescritos por el médico o formaban parte de cribados en zonas de alta incidencia. Desde el Colegio de Farmacéuticos de Madrid recuerdan ese conflicto y subrayan que la satisfacción entre los participantes ha sido altísima. Pero lamentan que no se haya contado con las farmacias para hacer algo más y que ahora también tengan que batallar.

¿Por qué los test aún son útiles?

Aunque algunos farmacéuticos ironizaban con la posibilidad de que los test de autodiagnóstico lleguen por fin cuando la pandemia esté acabada, si se aprueban este mes podrían ser clave ante el aumento de casos entre los no vacunados. La queja más repetida en medio de las noticias sobre la "quinta ola" es el colapso en los centros de atención primaria: la generalización del uso de los test domésticos podría aliviar esa carga al tiempo que se haría más fácil utilizarlos para hacer cribados en reuniones o eventos y un primer diagnóstico ante síntomas leves, que si es positivo debe ser luego comunicado y confirmado mediante otra prueba en el médico.

cribado-test-mwc.jpg
Cribado con test de antígenos en el Mobile World Congress de Barcelona | EFE

Ante las dudas y reticencias que aún siguen suscitando los test rápidos de antígenos, expertos como el catedrático Ignacio López Goñi señalan que si bien las PCR son más eficaces a la hora de detectar el virus, los test rápidos de antígenos son efectivos para localizar a los infectados en el momento en el que son más contagiosos, por lo que los hace especialmente útiles para cortar brotes. Aunque en España de momento serán mucho más caros que en otros países y no está previsto que se vendan en otros lugares aparte de las farmacias, cuando se aprueben será más fácil hacérselos con frecuencia. En Alemania, ya hay test por menos de un euro en algunos supermercados.

El decreto ley pendiente de aprobarse también destaca ahora su utilidad: después de que el ex ministro de Sanidad Salvador Illa denostara los test de antígenos y los cribados masivos e incluso rechazara hacerse uno en el debate de TV3 con la excusa de que no estaba de acuerdo con esa estrategia, la agencia del Medicamento reconoce que la "disponibilidad" de test caseros "permitirá a la población general la realización de las pruebas sin la intervención de un profesional sanitario, lo que por un lado reducirá en cierta medida la presión asistencial de los centros sanitarios y permitirá la identificación rápida de sospechas de casos positivos".

A continuación