Las 7 preguntas que más inquietan a los padres ante la inminente vacunación de los adolescentes

Los niños mayores de 12 años comenzarán a vacunarse en agosto. La Asociación Española de Pediatría ayuda a LD a resolver todas las dudas.

Sandra León

Con más de 15 millones de españoles inmunizados con pauta completa, las autoridades sanitarias tienen la vista puesta ya en la vacunación de los adolescentes de cara al próximo curso. La propia ministra de Educación, Isabel Celáa, aseguró hace unos días que la intención del Gobierno es vacunar a los mayores de 12 años antes de que empiece el curso escolar.

Sin embargo, la falta de acuerdo a nivel nacional ha hecho que varias comunidades hayan tomado la delantera y hayan anunciado ya sus propios planes. Así, Andalucía, por ejemplo, ya ha concretado que los adolescentes recibirán al menos una dosis antes de que termine el mes de agosto.

Hasta ahora, los padres lo veían como algo muy lejano. Sin embargo, a medida que se acerca la fecha, son muchos los que se plantean si realmente es necesario vacunar a sus hijos, teniendo en cuenta que los niños son los que menos están sufriendo el zarpazo del coronavirus, y si es seguro.

Francisco José Álvarez, coordinador del Comité Asesor de Vacunas (CAV) de la Asociación Española de Pediatría (AEP), nos ayuda a resolver éstas y otras dudas que puedan surgir sobre la vacunación de los más jóvenes.

¿Qué vacuna recibirán los adolescentes?

Se prevé que todos ellos sean inmunizados con Pfizer, la única vacuna que, de momento, ha recibido el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) para su uso en menores de 12 a 15 años. A finales del pasado mes de mayo, el portavoz del departamento de vacunas de este organismo, Mario Cavaleri, explicó que su uso recomendado "será el mismo que en personas de 16 años o más". Es decir, se administrará en dos dosis en los músculos del brazo, separadas por un intervalo de 21 días.

¿Qué nivel de eficacia y seguridad han demostrado los ensayos?

El estudio realizado en más de 2.000 adolescentes arrojó una eficacia del 100% en este segmento de población y una "sólida" respuesta inmunológica, según anunciaron Pfizer y BioNTech. En cuanto a su seguridad, Francisco José Álvarez apunta que, "de producir, produce los efectos secundarios habituales: un poco de fiebre, escalofríos, cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular… Pero no produce ningún otro efecto secundario que se haya conocido".

¿Es cierto que puede provocar miocarditis?

EEUU, Israel y la Unión Europea investigan en estos momentos la posible relación de varios casos de miocarditis en menores de 30 años vacunados con Pfizer y Moderna. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han concluido esta semana que hay "un posible vínculo".

Sin embargo, la Agencia Europea del Medicamento asegura que, de momento, "no hay datos suficientes para establecer una relación causal" entre la inoculación de estos antídotos y la inflamación del músculo cardiaco. En todo caso, desde la Asociación Española de Pediatría llaman a la calma: "Todos, los que han padecido una miocarditis, lo han hecho de forma leve y han precisado un ingreso hospitalario de muy pocos días".

¿No deberíamos esperar a tener más datos?

En las últimas semanas, varios expertos han sembrado la duda asegurando que España debería esperar para vacunar a los adolescentes. "La covid no es una enfermedad grave para ellos, así que se necesitarían millones de vacunados para evitar un único caso grave y, en medio, podrían aparecer efectos indeseables que aún no se conocen", aseguró hace unos días Pere Soler, responsable de Enfermedades Infecciosas e Inmunología Pediátrica en el Hospital Vall d´Hebron de Barcelona.

"Yo lamento ser totalmente contrario a la opinión de esta persona, porque desde luego lo que tenemos que conseguir es vacunar a la inmensa mayoría de la población para que el virus deje de circular", advierte el coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la AEP. El doctor está convencido de que para alcanzar la inmunidad de grupo será necesario superar con creces esa "cifra mágica" del 70% de la que se había venido hablando hasta ahora. "En España, los niños y adolescentes de nuestro país menores de 15 años suponen el 15% de la población, por lo tanto, es imprescindible vacunarles para evitar que el virus circule", advierte.

Respecto a posibles efectos adversos que puedan descubrirse una vez concluidos los ensayos clínicos -como ha sucedido, por ejemplo, con los trombos vinculados a AstraZeneca-, el doctor reconoce que no es descartable, ya que las pruebas se hacen en entornos muy controlados. Sin embargo, insiste en que, "una vez que se ha demostrado la eficacia y seguridad de la vacuna, lo que no podemos hacer es esperar cinco años a ver si todas las personas que se vacunaron en el ensayo clínico desarrollan otro efecto secundario y, mientras tanto, el virus circulando y complicado la vida a las personas".

Además, Francisco José Álvarez asegura que, "de momento, nunca se ha dado la situación de poner una vacuna y tener que retirarla del mercado por un efecto secundario gravísimo, que sea peor que el padecimiento de la enfermedad y que obligue a suspender su comercialización".

¿Hay tantos casos en adolescentes como para asumir el riesgo?

En general, niños y adolescentes suelen pasar la enfermedad de forma más leve, asintomática o con muy pocos síntomas. Sin embargo, según los datos facilitados por la Asociación Española de Pediatría, hasta mayo, 2.500 menores de 15 años habían ingresado en los distintos hospitales de nuestro país y, aunque las estadísticas diarias no distinguen por edad, "también han muerto niños".

Francisco José Álvarez advierte de que "ahora que ya tenemos a los mayores de 50 años prácticamente vacunados, los brotes están apareciendo en personas más jóvenes y, cuando tengamos vacunadas a las personas de 40 y de 30, los casos aparecerán en los de 20 y en los de 12 y, de esos, algunos ingresarán en el hospital, algunos en la UCI y alguno morirá". Precisamente por eso, el doctor insiste en que "teniendo un método preventivo como es una vacuna que ha demostrado ser eficaz y segura, no hay ninguna duda de que debemos vacunarlos".

¿Habrá que vacunar también a los menores de 12 años?

Tanto Pfizer como Moderna -que espera poder recibir el visto bueno de la EMA para inocular su vacuna en adolescentes próximamente- están realizando también ensayos clínicos en menores de 12 años. España, sin ir más lejos, es uno de los países que participa en los ensayos de Pfizer, que en una primera etapa incluye a niños a partir de 5 años y, en una segunda, irá desescalando hasta incluir también a bebés a partir de los 6 meses.

La Asociación Española de Pediatría cree que, una vez que estos ensayos lleguen a su fin y se haya terminado de vacunar al resto de la población, habrá que reevaluar la situación. "Entonces veremos si se les pone toda la dosis, la mitad de la dosis o cómo va evolucionando la pandemia, porque, si acabamos con el coronavirus, a lo mejor no es necesario vacunar a los niños -reconoce el coordinador del Comité Asesor de Vacunas-, pero, desde luego, a los adolescentes mayores de 12 años somos partidarios de vacunarlos sin ningún tipo de duda".

¿No sería mejor vacunar antes al tercer mundo?

Este es otro de los argumentos a los que se aferran aquellos que son partidarios de retrasar la vacunación de los menores. Sin embargo, la AEP cree que éste es un "falso debate", ya que "las dos situaciones son absolutamente compatibles". La Unión Europea -que forma parte de la iniciativa Covax para el reparto equitativo de las vacunas- ha comprado al menos cinco dosis para cada europeo y sólo nos ponemos una o dos, así que el resto podrán ir a esos países para vacunar a las personas más vulnerables y evitar que el virus circule por el mundo".

A continuación