España se queda sola en su rechazo a los test de autodiagnóstico

Países europeos como Reino Unido, Alemania, Austria, Holanda, Francia y Portugal permiten su venta o los reparten gratuitamente entre su población.

Yésica Sánchez

Cada vez son más los países europeos que permiten el acceso a los test de coronavirus para el autodiagnóstico de la covid, autorizando su venta o entregándolos directamente a sus ciudadanos. El objetivo es detectar asintomáticos. "Muchos positivos no se conocerían de otra manera", según asevera en un comunicado el gobierno británico.

Reino Unido ha sido él último en sumarse al reparto de estos productos entre su población, como medida de control de la pandemia. Un modelo que podría seguir Cataluña, al menos eso ha asegurado la consejera de presidencia y portavoz del Gobierno catalán, Meritxell Budó. En estos momentos, estarían valorando distribuir test para que se los ciudadanos puedan hacérselos antes de realizar diversas actividades. Está por ver si pueden hacerlo con la legislación vigente.

Alemania, Austria, Holanda y Portugal han dado un paso más allá: los venden sin receta. Pero España se resiste a cambiar las leyes para permitir su comercialización. En nuestro país, su uso está limitado a profesionales sanitarios. Así que sólo es posible acceder a los de anticuerpos —no los de antígenos— en la farmacia, presentando la correspondiente prescripción médica. Cabe recordar que el propio Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos explicó que "no son útiles en el caso de que exista sospecha de infección".

Venta libre en Alemania

El pasado 6 de marzo, los supermercados Lidl y Aldi alemanes pusieron a disposición de sus clientes sus test rápidos de coronavirus, los primeros de venta libre en el país. Se agotaron en apenas unos minutos. Algo que sorprendió incluso a los responsables de los establecimientos, que se vieron desbordados antes el éxito de estos productos.

Su comercialización es posible gracias a la posición del Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios alemán (BfArM), que empezó a conceder licencias a finales de febrero. Así que, por unos 5 euros, los alemanes pueden adquirir un test de autodiagnóstico.

Pero es que, además, el Gobierno germano entrega de forma gratuita una prueba de antígenos por persona a la semana.

Portugal se suma a Alemania

El 12 de marzo, el gobierno portugués aprobó un "régimen excepcional y temporal" para realización de pruebas de antígenos rápidas para el autodiagnóstico de la covid, de manera que los ciudadanos de a pie pudieran adquirirlas en farmacias y droguerías autorizadas de venta libre, como las parafarmacias. Hasta ese momento, estaban disponibles solo para uso de profesionales.

El 31 de marzo, se ponían a la venta los primeros autotest de Roche. Un producto exento de IVA, cuyo precio oscila entre los 7 y los 10 euros.

De esta manera, el Gobierno luso sigue los pasos de países como Alemania y Holanda, en los que ya se pueden comprar los autotest. El próximo en unirse: Francia.

El siguiente, Francia

El pasado 16 de marzo, la Alta Autoridad Sanitaria francesa (HAS) consideró que los autotest rápidos de antígenos podían ser una alternativa válida, recomendando su uso en personas asintomáticas mayores de 15 años de edad.

A partir del próximo viernes, 12 de abril, el país vecino venderá los autotest en las farmacias. Una distribución más limitada que en otros países europeos, pero que permite adquirirlos fácilmente.

Según explicó el ministro de Sanidad francés, Olivier Véran, no estarán disponibles en grandes superficies porque los debe facilitar un profesional sanitario. "Lo bueno de las farmacias es que hay unas 20.000, abren casi todos los días y están por todas partes", añadió.

Reino Unido los reparte

El gobierno británico ha puesto en marcha nuevas medidas para frenar la pandemia y preparar el país para su reapertura. El 12 de abril, el comercio no esencial volverá a abrir sus puertas, así que a partir del próximo viernes se ofrecerán pruebas rápidas gratuitas a los mayores de 18 años, con el objetivo de alentar la realización de pruebas periódicas preventivas.

Según afirmaron las autoridades del país, en un comunicado, una de cada tres personas con coronavirus es asintomática, por lo que "puede estar propagando el virus sin saberlo". Así se detectarán muchos positivos que "no se conocerían de otra manera", para aislarlos y evitar brotes. De hecho, aseguran que, desde que se introdujeron las pruebas rápidas en el país, se han identificado más de 120.000 positivos en personas que no presentaban síntomas.

Hasta el momento, las pruebas rápidas se destinaban a personas de riesgo y trabajadores esenciales, fundamentalmente. Pero ahora se generalizarán para "reprimir y controlar la propagación de variantes del coronavirus".

Nuevos test de antígenos en EEUU

La FDA estadounidense ha dado luz verde a la venta de nuevos test de autodiagnóstico de covid, para hacer en casa. Detectan antígenos y se podrán adquirir en farmacias, ampliando así la oferta disponible de este tipo de productos.

En noviembre, la Agencia reguladora de Medicamentos de EEUU autorizó el primer test de autodiagnóstico casero para el que era necesario receta médica: Lucira. Y un mes más tarde, daba el visto bueno al primer test de antígenos para el que no era necesaria prescripción médica y podía utilizarse a discreción. Fue el de la compañía australiana Ellume.

Los últimos en llegar son el de Abbott, que ha desarrollado una nueva versión del test BinaxNow pensada para su uso doméstico, y Quickvue, de la compañía Quidel.

El objetivo de su comercialización no es otro que el de avanzar en la detección rápida y precoz de los asintomáticos.

A continuación