El país que vacunará primero a los trabajadores y después a los ancianos

El Gobierno también priorizará las vacunas para los influencers, con la esperanza de que sirvan de ejemplo para el resto de la población.

Libertad Digital

Indonesia ha optado por un programa de vacunación contra la covid-19 con un criterio inusual con respecto a los grupos de población prioritarios. En primer lugar administrará la vacuna a los sanitarios y en segundo lugar, a los trabajadores de entre 18 y 59 años, en vez de priorizar a los ancianos en la primera fase como están haciendo la mayoría de los países.

La idea es de uno de los asesores del gobierno, el profesor Amin Soebandrio, que ha afirmado en BBC Indonesia que el objetivo es "apuntar hacia aquellos que probablemente propaguen el virus". La estrategia es priorizar a los trabajadores "que salen de su casa a todas partes y por la noche regresan a sus hogares con sus familias".

Indonesia, con una población de 270 millones, tiene el mayor número acumulado de casos de covid-19 en el sudeste asiático. Según datos del gobierno, el 80% de los casos se encuentran entre la población activa.

La estrategia del gobierno indonesio también incluye un claro componente económico. Aunque en el país no se han aplicado confinamientos totales o el cese de la actividad no esencial, la mayor parte de los trabajadores del país no pueden optar por el teletrabajo, por lo que resulta especialmente necesario facilitar su vacunación para evitar una crisis económica aún mayor de lo que ya temen las autoridades.

La agencia indonesia para el Control de los Medicamentos autorizó el pasado 11 de enero el inicio de la campaña con la vacuna de Sinovac, que se encuentra en su tercera y última fase de pruebas con personas, con una efectividad testada en Brasil del 50%.

Vacunas para los 'influencers'

Dentro del grupo de trabajadores, Indonesia también ha decidido dar prioridad a los influencers más conocidos del país. El gobierno espera que este grupo, que acumula gran cantidad de seguidores en las redes sociales, pueda convencer al resto de la población para que también se vacunen.

Uno de los primeros en beneficiarse de su fama ha sido Raffi Ahmad, que cuenta con casi 50 millones de seguidores en Instagram. El presentador de televisión publicó un vídeo en su perfil en el que se puede ver cómo le inyectan la vacuna con el siguiente mensaje: "No tengáis miedo de las vacunas".

Desafortunadamente para el gobierno de Indonesia, poco después Ahmad publicó otro vídeo en el que se le ve junto a un grupo de amigos sin mascarilla y sin respetar las distancia de seguridad, una conducta que le ha obligado a tener que disculparse públicamente.

A continuación