Ya es posible olvidarse de las gafas y de las cataratas en una misma intervención

"En la cirugía, se extraen las cataratas y el cristalino del ojo se reemplaza con un lente delgado y permanente, conocido como lente intraocular".

Libertad Digital

Las cataratas son algo que ocurre naturalmente a medida que envejecemos, según recuerda la Academia Americana de Oftalmología. Suelen desarrollarse a partir de la tercera edad, si bien pueden tener lugar antes por muchas otras causas como los traumatismos, las cataratas congénitas, o aquellas derivadas de alguna enfermedad metabólica, por ejemplo.

A día de hoy, según resalta el doctor Nabil Ragaei Kamel, jefe de Servicio Oftalmología del Hospital Quirónsalud San José de Madrid, el único tratamiento para resolver la pérdida de visión producida por la catarata es la cirugía. "Durante la cirugía, se extraen las cataratas y el cristalino del ojo se reemplaza con un lente delgado, artificial, permanente, conocido como lente intraocular. Hay varios tipos de LIOs, cada uno con diferentes ventajas y distinto costo", agrega la AAO.

En cuanto a la cirugía refractiva, es aquella que está dirigida a corregir o mejorar todos aquellos que presenten un defecto de refracción (miopía, hipermetropía, astigmatismo o la presbicia). En concreto, cita que el tipo de cirugía refractiva más comúnmente realizado es el procedimiento LASIK, que emplea el láser para moldear la córnea; aunque otros procedimientos incluyen la implantación de un lente dentro del ojo.

Así con todo, el experto de Quirónsalud celebra que la tecnología ha cambiado "radicalmente" en los últimos años, tanto en el campo de la Oftalmología como en el campo de las cataratas: "La cirugía de las cataratas era básica y consistía en lograr una opacificación del cristalino, es decir, en eliminar esa ‘cortina’ para que el paciente pueda ver. Desde hace algunos años, se puede combinar en una misma intervención el quitar la catarata con la corrección de las dioptrías".

En concreto, destaca que el último avance registrado en este campo ha tenido lugar en el tipo de lentes y en su tecnología "tan alta" que permite corregir cualquier defecto refractivo, ya sea miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia.

"Ha cambiado a ser una cirugía de alta resolución, en la que se combina la operación de cataratas con la corrección de las dioptrías. Esta intervención lleva desarrollándose ya varios años, pero gracias al tipo de lentes empleadas se permite corregir todo tipo de defecto refractivo", insiste el especialista.

"Casi la totalidad de estas intervenciones se realizan con anestesia tópica (anestesia en gotas), por lo que son indoloras, realizando una pequeña inyección de anestesia cercana al globo ocular. La ausencia de sedación profunda y de anestesia general permite dar de alta al paciente el mismo día de la cirugía", asegura por su parte la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), de la que Nabil Ragaei Kamel es miembro.

Además, la cirugía dura en torno a 5 minutos y la recuperación es muy rápida.

No obstante, el doctor resalta que el mayor avance en este campo se ha producido en cuanto a la corrección de la presbicia, porque se han ido mejorando de calidad y la tecnología de estas lentes en concreto, un aspecto que, en su opinión, ha añadido al paciente una calidad de vida importantísima tras la cirugía.

"Esta combinación permite que un paciente que acude a operarse de cataratas pueda corregir a su vez su visión de lejos y de cerca, y además que no necesite gafas en ningún momento tras la cirugía", insiste el experto del servicio de Oftalmología del hospital madrileño.

Los distintos tipos de lentes

En este punto, el especialista de Quirónsalud mantiene que hay varios tipos de lentes y en el campo de la cirugía de cataratas se encontrarían las trifocales, sobre las que se ha ido avanzando tanto en la calidad de la imagen, como en la precisión, e incluso en los aparatos de medición de la propia lente, para adaptarse a las particularidades de cada paciente.

También en este tipo de intervenciones dice que se emplean las lentes que corrigen las distancias intermedias, un tipo de lentes que antes no existían, y que se emplean para ver de lejos y de cerca al mismo tiempo, "algo realmente novedoso ya que puede aplicarse al uso del ordenador, al hacer deporte, o a la conducción, por ejemplo". "La distancia intermedia supone el 60% de nuestra actividad diaria. Este tipo de lentes ha avanzado muchísimo en los últimos años y hemos estado al frente en distintos estudios de desarrollo de estas lentes", sostiene el doctor Nabil Ragaei Kamel.

Con todo ello, desde la Sociedad Española de Oftalmología insisten en que la elección de la lente a implantar debe ser una decisión individualizada y consensuada en cada paciente. "Su oftalmólogo le informará detenidamente de las opciones disponibles en su caso concreto, teniendo en cuenta las condiciones anatómicas de su ojo, las patologías asociadas que puedan coexistir (glaucoma, degeneración macular, miopía magna entre otras) y el estilo de vida y las necesidades personales y profesionales de cada individuo", subraya.

Por eso, y aunque estemos inmersos en una pandemia, el doctor Nabil Ragaei Kamel, Jefe de Servicio Oftalmología del Hospital Quirónsalud San José de Madrid, anima a los pacientes a que no dejen de acudir a las consultas de los especialistas si su deseo es olvidarse de las cataratas y de llevar gafas, puesto que los centros sanitarios hoy son lugares "seguros" frente al contagio de coronavirus, puesto que han diseñado casi la práctica totalidad circuitos limpios de este virus.

De hecho, algunas instalaciones sanitarias cuentan con certificaciones que acreditan su cumplimiento de los estándares más exigentes de desinfección en esta pandemia, como es el caso del centro antes mencionado, acreditado como Hospital seguro frente a la covid-19 por Applus+.

Este hospital combina el uso de la última tecnología y la experiencia del doctor Nabil Ragei para proporcionar al paciente el mayor beneficio en este tipo de casos, ya que ha formado parte del equipo que ha desarrollado y perfeccionado varios tipos de lentes.

"Con los años que llevo en este campo intento siempre llevar la tecnología a la última, teniendo en cuenta que la última siempre es la mejor, y con la experiencia de todos los años de desempeño profesional he logrado captar todo tipo de tecnología al servicio del paciente, algo que le da a nuestro servicio de Oftalmología un plus muy importante", remarca el oftalmólogo.

A continuación